[:es]Debemos aumentar la exigencia del estudio.[:]

[:es]

Debemos aumentar la exigencia del estudio.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Debemos aumentar la exigencia del estudio. Las grandes transformaciones siempre vinieron precedidas de épocas de profundo desarrollo de las ideas.

Hay un enorme bagaje ideológico, pero la humanidad está como trabada, los que tienen responsabilidades de organizaciones, a todo nivel, tratan de explicar el mínimo posible, hablan de un futuro incierto.

Ahora la responsabilidad de la izquierda es mayor, porque su objetivo es la defensa y desarrollo del conjunto de la población mundial, mientras que la derecha se abroquela en la defensa de sus intereses de clase.

En lo concreto lo que define es el programa, veamos un ejemplo, en nuestro Uruguay.

El programa económico aplicado por Astori, -15 años de gobierno del Frente Amplio -, no difiere en grandes cosas con el que está aplicando Arbeleche, si lo vemos solo en términos económicos, si difiere en forma esencial en términos sociales, ellos gobiernan para un sector que ni siquiera es nacional.

Ahora si somos contestes sabremos que no tiene destino, que somos un pequeño país a merced de lo que decidan quienes gobiernan en pugna la economía del mundo, los complejos empresariales multinacionales.

Ahora la ecuación no tiene resolución interna.

¿Tiene solución en el mundo?: si, sin dudas, pero para ello hay que desarrollar la comprensión de la base material en la que hoy se desarrolla la economía en su dimensión ecuménica.

¿Putin cuando ataca Ucrania, tiene como objetivo el desarrollo de ese país?: no, tiene como objetivo defenderse y sustentar la industria de la guerra. La OTAN, -que es su oponente-, hoy sostenida presupuestalmente con emisiones demenciales de las monedas de los otrora imperialismos, tampoco. En el 2022 parece inalcanzable, que se elabore en política como lo hacía Lenin, pero hay que intentarlo, es imprescindible para que la humanidad supere esta etapa. Tampoco es casual que Putin mencione a Lenin, el topo está trabajando.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 26 de febrero de 2022.

[:]

[:es]EL PORQUE DE UNA GUERRA.[:]

[:es]

EL PORQUE DE UNA GUERRA.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Tratando de ser fiel a nuestro estilo, y aunque en este caso nos insume espacio, vamos a reproducir las palabras de Putin, para luego comentarlas.

porVladimir Putin – 24.02.2022

Queridos ciudadanos de Rusia! ¡Queridos amigos!

Hoy, nuevamente considero necesario volver a los trágicos eventos que tuvieron lugar en el Donbass y las cuestiones clave para garantizar la seguridad de la propia Rusia.

Permítanme comenzar con lo que dije en mi discurso del 21 de febrero de este año. Hablamos de lo que nos causa especial preocupación y zozobra, de esas amenazas fundamentales que año tras año, paso a paso, son creadas con rudeza y sin contemplaciones por políticos irresponsables de Occidente en relación a nuestro país. Me refiero a la expansión del bloque de la OTAN hacia el este, acercando su infraestructura militar a las fronteras rusas.

Es bien sabido que durante 30 años hemos tratado persistente y pacientemente de llegar a un acuerdo con los principales países de la OTAN sobre los principios de seguridad igualitaria e indivisible en Europa. En respuesta a nuestras propuestas, nos enfrentamos constantemente a engaños cínicos y mentiras, o intentos de presión y chantaje, mientras que la Alianza del Atlántico Norte, mientras tanto, a pesar de todas nuestras protestas y preocupaciones, se expande constantemente. La maquinaria militar se mueve y, repito, se acerca a nuestras fronteras.

¿Por qué está pasando todo esto? ¿De dónde viene esta manera descarada de hablar desde la propia exclusividad, infalibilidad y permisividad? ¿De dónde viene la actitud desdeñosa, desdeñosa hacia nuestros intereses y demandas absolutamente legítimas?

La respuesta es clara, todo es claro y obvio. La Unión Soviética a fines de los años 80 del siglo pasado se debilitó y luego simplemente se derrumbó. Todo el curso de los acontecimientos que tuvieron lugar entonces es también una buena lección para nosotros hoy, pues demostró de manera convincente que la parálisis del poder y de la voluntad es el primer paso hacia la degradación y el olvido completos. Tan pronto como perdimos la confianza en nosotros mismos por un tiempo, y eso es todo, el equilibrio de poder en el mundo resultó estar perturbado.

Esto ha llevado al hecho de que los tratados y acuerdos anteriores ya no están en vigor. La persuasión y las solicitudes no ayudan. Todo lo que no conviene a la hegemonía, a los que están en el poder, se declara arcaico, obsoleto, innecesario. Y viceversa: todo lo que les parece provechoso se les presenta como la verdad última, empujada a toda costa, groseramente, por todos los medios. Los disidentes son rotos a través de la rodilla.

De lo que estoy hablando ahora no solo concierne a Rusia y no solo a nosotros. Esto se aplica a todo el sistema de relaciones internacionales y, a veces, incluso a los propios aliados de Estados Unidos. Después del colapso de la URSS, la redivisión del mundo realmente comenzó, y las normas de derecho internacional que se habían desarrollado en ese momento, y las claves, las básicas, se adoptaron al final de la Segunda Guerra Mundial y consolidaron en gran medida sus resultados. comenzó a interferir con los que se declararon vencedores en la “guerra fría”.

Por supuesto, en la vida práctica, en las relaciones internacionales, en las reglas para su regulación, era necesario tener en cuenta los cambios en la situación en el mundo y el equilibrio de poder en sí. Sin embargo, esto debería haberse hecho con profesionalidad, sin problemas, con paciencia, teniendo en cuenta y respetando los intereses de todos los países y comprendiendo nuestra responsabilidad. Pero no: un estado de euforia por la superioridad absoluta, una especie de forma moderna de absolutismo, e incluso en el contexto de un bajo nivel de cultura general y arrogancia de quienes prepararon, adoptaron e impulsaron decisiones que fueron beneficiosas solo para ellos. La situación comenzó a desarrollarse según un escenario diferente.

No tienes que ir muy lejos para encontrar ejemplos. Primero, sin ninguna sanción del Consejo de Seguridad de la ONU, llevaron a cabo una sangrienta operación militar contra Belgrado, utilizando aviones y misiles en pleno centro de Europa. Varias semanas de bombardeo continuo de ciudades civiles, en infraestructura de soporte vital. Tenemos que recordar estos hechos, de lo contrario a algunos colegas occidentales no les gusta recordar esos hechos, y cuando hablamos de ello, prefieren señalar no las normas del derecho internacional, sino las circunstancias que ellos interpretan como les parece.

Luego llegó el turno de Irak, Libia, Siria. El uso ilegítimo de la fuerza militar contra Libia, la perversión de todas las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la cuestión libia condujo a la destrucción total del estado, al surgimiento de un gran semillero de terrorismo internacional, al hecho de que el país se hundió en una catástrofe humanitaria que no se ha detenido en muchos años: guerra civil. La tragedia, que condenó a cientos de miles, millones de personas no solo en Libia, sino en toda esta región, dio lugar a un éxodo migratorio masivo desde el norte de África y Oriente Medio hacia Europa.

Se preparó un destino similar para Siria. La lucha de la coalición occidental en el territorio de este país sin el consentimiento del gobierno sirio y la sanción del Consejo de Seguridad de la ONU no es más que agresión, intervención.

Sin embargo, un lugar especial en esta serie lo ocupa, por supuesto, la invasión de Irak, también sin fundamento legal alguno. Como pretexto, eligieron información fidedigna supuestamente de que disponía Estados Unidos sobre la presencia de armas de destrucción masiva en Irak. Como prueba de ello, públicamente, frente al mundo entero, el Secretario de Estado de los Estados Unidos agitaba una especie de probeta con polvo blanco, asegurando a todos que esa es el arma química que se está desarrollando en Irak.

 Y luego resultó que todo esto era un engaño, un farol: no hay armas químicas en Irak. Increíble, sorprendente, pero el hecho permanece. Hubo mentiras al más alto nivel estatal y desde la alta tribuna de la ONU. Y como resultado: enormes bajas, destrucción, una increíble oleada de terrorismo.

En general, uno tiene la impresión de que prácticamente en todas partes, en muchas regiones del mundo, donde Estados Unidos llega a establecer su propio orden, como resultado, hay heridas sangrientas que no cicatrizan, úlceras del terrorismo internacional y del extremismo. Todo lo que he dicho es el más atroz, pero de ninguna manera los únicos ejemplos de desprecio por el derecho internacional.

En esta serie, y promete a nuestro país no ampliar la OTAN ni un centímetro hacia el este. Repito: me engañaron, pero en términos populares, simplemente lo tiraron. Sí, a menudo se puede escuchar que la política es un negocio sucio. Quizás, pero no en la misma medida, no en la misma medida. Después de todo, tal comportamiento de engaño contradice no solo los principios de las relaciones internacionales, sino sobre todo las normas de moralidad y moralidad generalmente reconocidas. ¿Dónde está la justicia y la verdad aquí? Sólo un montón de mentiras e hipocresía.

La expansión en curso de la OTAN es peligrosa para nuestro país. En Occidente, quieren acelerar la expansión de la infraestructura. Ya no podemos mirar. Una mayor expansión de la Alianza es inaceptable para nosotros.

El problema es que se está creando una “anti-Rusia” hostil en los territorios adyacentes. Para Estados Unidos, esta es una política de contención de Rusia, y para nuestro país, es una cuestión de vida o muerte. La cuestión del futuro histórico, la cuestión de la existencia misma del Estado. Esta es la línea muy roja, la cruzaron.

Estoy hablando de la situación en el Donbass. Kiev finalmente abandonó las negociaciones, durante 8 años hemos estado haciendo todo lo posible por una solución pacífica. Es imposible mirar lo que está pasando sin compasión, es imposible soportarlo. Hay un genocidio de millones de personas que dependen solo de Rusia.

Los principales países de la OTAN apoyan a los nacionalistas extremistas en Ucrania en todo. Los nacionalistas nunca perdonarán a los de Crimea por su libre elección. Subirán a Crimea con la guerra para matar, como los cómplices de Hitler durante la guerra.

Todo el curso de los acontecimientos muestra que el choque de Rusia con estas fuerzas es inevitable. Solo están esperando el momento adecuado. Ahora también afirman poseer armas nucleares.

Rusia no puede sentirse segura bajo la amenaza de la Ucrania moderna. Las circunstancias exigen una acción decisiva. Las repúblicas populares de Donbass pidieron ayuda.

Con la sanción del Consejo de Seguridad, he decidido realizar una operación militar especial. Su objetivo es proteger a las personas que han sido objeto de intimidación y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años. Y para ello lucharemos por la desmilitarización y desnazificación de Ucrania. Además de llevar ante la justicia a quienes cometieron numerosos crímenes sangrientos contra civiles, incluidos ciudadanos de la Federación Rusa. Al mismo tiempo, nuestros planes no incluyen la ocupación de territorios ucranianos. No vamos a imponer nada a nadie por la fuerza.

Los resultados de la Segunda Guerra Mundial son sagrados. Pero no contradicen los altos valores de los derechos y libertades, y tampoco anulan el derecho de las naciones a la autodeterminación. A las personas que viven en ciertos territorios de la Ucrania moderna nunca se les ha preguntado cómo quieren definir sus vidas. Y estamos a favor del derecho a elegir: todos los pueblos que viven en el territorio de Ucrania deberían usarlo.

Los acontecimientos de hoy son la defensa de la propia Ucrania de quienes la tomaron como rehén. Nuestras acciones son en defensa propia contra las amenazas creadas.

Debe aplicarse al personal militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Queridos camaradas, sus padres y abuelos no lucharon contra los nazis, defendiendo nuestra patria común, para que los neonazis de hoy tomaran el poder en Ucrania. Hizo un juramento al pueblo ucraniano, y no a la junta antipopular que roba a Ucrania y se burla de su pueblo. ¡No sigas sus órdenes criminales! ¡Les insto a que depongan sus armas de inmediato y se vayan a casa! Todo el personal militar podrá salir de la zona de combate.

Una vez más, hago hincapié en que toda responsabilidad por un posible derramamiento de sangre recaerá enteramente en la conciencia del régimen que gobierna en el territorio de Ucrania. Quien intente interferir con nosotros desde el exterior debe saber que la respuesta será inmediata y conducirá a consecuencias que no ha experimentado. Todas las decisiones han sido tomadas, espero que hayas escuchado.

Siempre se necesita fuerza, pero la fuerza puede ser de diferente calidad. La política del imperio de la mentira se basa en la fuerza bruta. Pero la verdadera fuerza está en la justicia y la verdad. Es difícil no estar de acuerdo con el hecho de que la fuerza y ​​la disposición para luchar se encuentran en la base de la soberanía. El destino de Rusia está en las manos seguras de nuestro pueblo multinacional. ¡Y esto significa que las decisiones tomadas se implementarán, los objetivos establecidos se lograrán, la seguridad de nuestra Patria está garantizada de manera confiable!

Nuestro comentario:

Días pasado Putin expresó que una de las causas de la disolución de la Unión Soviética, fue porque Lenin se empeñó en una política equivocada de que cada nacionalidad debía tener la independencia suficiente como para adherir o no al conjunto.

Lenin tenía una política económica y la aplicaba hasta sus últimas consecuencias, contraria a la sumisión de una nacionalidad por otra. ¿Qué ello no era fácil? A la prueba está el constante acoso de los imperialistas a la Unión Soviética.

¿Cuál es hoy la política económica de Rusia, o de la Unión Europea que haga que algunos de los estados nacionales que están en la vuelta adhieran o no a una u otra conformación estatal?

Estamos ante una gravísima crisis económica, porque la Unión Europea, ha optado por el camino de financiar sus presupuestos, y permitirse cierto desahogo frente a los reclamos populares, realizando emisiones monetarias sin respaldo, pero esto no es duradero, y es evidente que ven con buenos ojos a organizaciones de extrema derecha en países que no integran la Unión Europea siempre que ello les sirva para estimular confrontaciones que desahoguen la industria de guerra.

¿Rusia ofrece algo distinto, salvo la tradición soviética de estos estados?. Entonces cuando cesa la persuasión aparecen las acciones de guerra, pero sin respuestas a las necesidades económicas de la gente.

¿Qué nos preocupa?: que la izquierda en el mundo no tenga respuesta a esto. Lenin no se equivocó en 1922, pero esa política no tuvo continuidad, fue quebrada.- La izquierda en el mundo debe retomarla.

Jorge Aniceto Molinari

Montevideo, 24 de febrero de 2022.

 

[:]

LA DICTADURA DE LA BURGUESÍA.

LA DICTADURA DE LA BURGUESÍA.

El editorial del 19 de febrero de “El Telégrafo” es claro, el proyecto está, al parecer la plata también, entonces al ciudadano de a pie le queda el camino de aceptar o no, involucrarse o no.

Como sucede, habrá un sector que dirá: nos oponemos y se acabó. Y otro que dirá marchamos para adelante, la democracia es linda pero me importa un carajo.

Nosotros planteamos otra cosa, planteamos que todo el mundo de su opinión, y que se estudie realmente las posibilidades. Que los que saben vuelquen sus conocimientos.

Estamos hablando de una inversión que dará trabajo, pero también estamos hablando en un principio de la afectación de un importante espacio público importante para toda la ciudad, sin una explicación de porque inevitablemente debería ser así, es más, no conocemos si el estudio contratado contempla otras posibilidades, o solo se enmarca en dar una aval al proyecto inicial. El editorial, parece confirmar la teoría de que se avanza con los hechos consumados.

La democracia, no es una traba es un medio por el cual se obtienen los mejores resultados para todos.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 19 de febrero de 2022.

LAS REVOLUCIONES MARXISTAS.

LAS REVOLUCIONES MARXISTAS.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Un apreciado compañero; escritor, historiador, bancario, entre sus múltiples actividades asume un desafío, pone el dedo en la llaga –como vulgarmente se dice- pero abre un debate aún cerrado, pero que se debe abrir para encarar el mundo que se nos viene.

Escribe Jorge Nelson Chagas Fausto:

¿POR QUÉ LAS REVOLUCIONES MARXISTAS SE CORROMPEN Y FRACASAN? (1)

Sí. Lo admito. El título es muy provocativo. Más de uno me podría decir: ¡Epa, compañero! ¿De qué fracaso me habla? Más allá de sus defectos, el comunismo en Rusia convirtió el país de los zares y Rasputín en una potencia respetada y temida a nivel mundial. O en Cuba, para citar un ejemplo en Latinoamérica, el comunismo les devolvió la dignidad a los cubanos, solucionó para siempre “la cuestión nacional”, y amplió la educación y la cultura a toda la sociedad.

Sí, claro. Esto es verdad. Pero sólo una parte de la verdad. Porque la realidad es mucho más vasta, compleja y para nada, agradable.

Se le puede dar otra vuelta de tuerca a esta cuestión. Otros me podrían decir: la pregunta, si quiere ser el principio de un análisis serio y objetivo, está mal formulada. Por la sencilla razón de que en su propia enunciación contiene dos juicios de valor negativos: “corrupción y fracaso”.

Este argumento es de carácter metodológico y tiene una sólida base. Entonces, lo ideal sería buscar una pregunta más neutra. Por ejemplo, ¿por qué se originaron, en el transcurso de la historia, las revoluciones marxistas?

Sinceramente ignoro si existe algún trabajo académico comparativo sobre estas revoluciones (Rusia, China y Cuba, principalmente) pero, hay varios elementos comunes en ellas. En primer lugar, la situación económico-social previa muy mala (o bien, como en el caso de Cuba, no precisamente mala, pero una mayoría importante sentía que no disfrutaba de los beneficios del sistema económico), ausencia de reglas democráticas claras y aceptadas por todos, una clase gobernante inepta, un líder revolucionario carismático, tan inteligente como astuto, sin escrúpulos, con una voluntad de hierro aunada a la convicción de ser  capaces de crear en la tierra una utopía igualitarista (Lenin, Mao, Castro); y finalmente, la diosa fortuna que interviene providencialmente.

A esto hay que agregarle un elemento esencial: las revoluciones se hacen con hombres y mujeres dispuestos a hacerlas. Dispuestos a morir por la causa.

¿Exactamente que mueve a estas masas? ¿Una ideología? ¿Un líder? ¿Un partido? Acaso, una combinación de todos estos factores. Afirmar que el marxismo sabe despertar en las masas la envidia y el resentimiento, revela un claro desprecio por la gente común.

Una cosa es segura: estas masas han dejado de creer en sus gobernantes, en el sistema de convivencia social y política imperante, se sienten excluidos o marginados en su propia tierra y al anhelar una vida mejor ven cerrados todos los caminos pacíficos.

La revolución es, en sí misma, un sueño. Un sueño que parece realizable. El revolucionario es, por sobre todas las cosas, un soñador. Cree haber descifrado mediante un método científico (el marxismo) la naturaleza humana y por eso, está capacitado para transformar la realidad. Pero, al margen de esto, es posible ver este asunto desde otro ángulo.

Desde la propia ideología marxista.

Escrito esto y publicado en facebook, las opiniones han sido múltiples y diversas.

A mí me mereció estas reflexiones:

En la que te metiste tocayo, pero bienvenido al debate. Empecemos por acá: don José Batlle y Ordoñez, había leído y estudiado a Marx, se supone que en esa época los documentos tardaban en llegar de un lado a otro del mundo.

Explica la revolución rusa de una manera magistral, como una necesidad de las masas ante la guerra, que hacía que una parte importante de la juventud muriera en ella. Muestra como Lenin hace de esta situación el momento de organizar los soviets y lograr reivindicaciones que ya los trabajadores del mundo habían conquistado y lograr la paz.

Pero a la vez señala que a la muerte de Lenin, no había continuidad, porque la burocracia quería el poder para sus propias necesidades no entendiendo que el capitalismo tenía la vitalidad suficiente para recuperarse de la guerra y ahogar a la revolución encerrándola en sus fronteras.

Pero además esto confirmaba a Marx, que señala claramente que ningún modo de producción predominante abandona el escenario sin agotar todas sus posibilidades, y esto hoy lo vemos claramente cuando los partidos comunistas chino y vietnamitas utilizan sus revoluciones para acompañar el desarrollo del capitalismo y lograr para sus masas un desarrollo que las pone a la altura de las masas desarrolladas del mundo. Masas que Vivian 4 hambrunas por año.

Pero además la crisis del propio desarrollo capitalista hace que los otrora viejos imperialismos ante esta realidad abandonen lo que fue la base histórica de su desarrollo, el libre comercio y sobre la base de emisiones monetarias vuelcan sobre el resto de la humanidad el costo del funcionamiento de su aparato productivo. No es difícil presagiar una grave crisis producida por esta situación.

Luego de la derrota de Lenin en 1924 y el asesinato de los principales dirigentes de aquella revolución, los partidos comunistas que usufructuaron lo que fue la construcción de la Unión Soviética y el haber derrotado al nazismo –recordemos que Stalin se había aliado con Hitler- entraron en un proceso de crisis que hoy los abarca en todo el mundo salvo los que están directamente vinculados al impulso chino y vietnamita.

Entonces hablar de fracaso de las valoraciones de Marx, Engels, y Lenin los principales en desarrollar análisis sobre el capitalismo me parece apresurado o falto de objetividad.

Recordemos además que Lenin preparó la revolución con tres textos formidables, entre muchos apuntes, notas, artículos, cartas, esos textos son “Materialismo y empiriocriticismo”, “El Estado y la revolución” y “El imperialismo fase superior del capitalismo”, en este último analiza como la economía del mundo iba a superar a los estados y pasaría a ser gobernada en pugna por los complejos empresariales multinacional que es lo que hoy ocurre.

Los maestros documentaban todo, hay cartas de Lenin que fueron ocultadas pero se conocieron 30 años después.

Hay compañeros, compatriotas como el Prof. Julio Rodríguez que dejó mucha cosa escrita, porque además fue un estudioso de estos procesos y tenía una idea muy precisa de por dónde iban a ser reivindicadas las ideas de los maestros.

No es un debate fácil. A principios del siglo 20, siglo con dos guerras mundiales, y revoluciones que han marcado un cambio en el rumbo de la sociedad, Lenin escribe “Materialismo y empiriocriticismo” ¿Cuál era su objetivo?, orientar en la comprensión de los revolucionarios de que las ideas tienen un origen material y una relación directa con las relaciones que se generan en la sociedad.

Por eso cuando se dice que el problema es el ser humano, y se omite que nosotros somos producto de las relaciones sociales de la época, estamos entrando en el terreno del idealismo y no del materialismo.

La revolución como tal, es un producto directo de la contradicción de las relaciones sociales materiales, y con los seres humanos tal como se han desarrollado es necesario encarar tareas que determinen relaciones de  progreso. No es que hay que tener seres ideales para después encarar los cambios, sino que esto obliga –la crisis- a construir un ser humano superior.

La revolución rusa los originó, pero a la vez como en la revolución francesa la crisis los consumió. Batlle lo explica con claridad.

Ahora esta época tiene aspectos esenciales que se diferencian de la anterior, en la que el capitalismo sobre la base del libre comercio y de la rentabilidad llegó a todos los rincones del planeta, porque los países que promueven ahora el desarrollo de la zona de libre comercio más grande de la historia que permiten el desarrollo capitalista, son precisamente países que están encabezados por Partidos Comunistas que cambiaron los elementos centrales de esa sociedad, China y Vietnam.

Por otro lado los países desarrollados de los otrora imperialismos se repliegan en sus fronteras a estimular su aparato productivo sobre las bases de emisiones monetarias que descargan sobre el resto del mundo, lo que augura una crisis superior a la 1929.

Lenin presagiaba en “El imperialismo……” un pasaje pacífico de toda la humanidad a la construcción de una sociedad superior, la realidad actual nos muestra por un lado el peligro de una tragedia mayor por la guerra pero por otro la posibilidad de tomar medidas universales, que le permitan a toda la humanidad dar un gigantesco giro sobre la base de movilizar todo el aparato productivo.

Los viejos marxistas formados bajo la concepción estatista (origen stalinista) nos dirán que eso es imposible sin estatizar los medios de producción y de cambio. Nosotros nunca negamos que estatizar fue en muchos casos lograr que el aparato productivo no se paralizara, pero el centro del problema está en dos herramientas que la izquierda no analiza aún, que son los impuestos y las monedas. Recordemos el discurso de Mujica en la ONU, en que lo rodearon los pelucones, luego nadie habló del tema, ni el propio autor del discurso.

El objetivo es que el aparato productivo pase del manejo irracional que necesita para desarrollarse hasta ahora: la rentabilidad, a un manejo racional democrático por parte de los organismos de la sociedad. Los instrumentos ya existen falta la decisión política que hay que construir.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 16 de febrero de 2022.

HACE 51 AÑOS NACÍA EL FRENTE AMPLIO.

HACE 51 AÑOS NACÍA EL FRENTE AMPLIO.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Salud compañeros y compañeras, como hace 51 años, la lucha recién comienza, tenemos un mundo a ganar y la tarea es ímproba, y es antes que nada ideológica, hacer consciencia de que la sociedad puede salir de su estado actual hacia un mundo construido entre todos.

En 1971, teníamos consciencia de que el debate de ideas era imprescindible, pero también que debíamos contar con instrumentos que aseguraran la unidad del pueblo.

El Frente político, vino a complementar lo que en el plano de las luchas obreras había sido la fundación de la CNT.

Hoy la crisis es más profunda, el mundo se debate en una profunda acentuación de las diferencias sociales, cada vez la riqueza se concentra más y a la vez crece la pobreza por todos lados.

La diferencia con 1971 es que por primera vez en la historia lo que fue el imperialismo yanqui, abandona el libre comercio y se sumerge en una política de emisiones junto con la Unión Europea y el Reino Unido que hacen que no sea difícil presagiar una crisis superior a la de 1929.

Por otra parte el desarrollo económico capitalista que ya hace tiempo dejó de estar en manos de los Estados para pasar en pugna a los conglomerados empresariales multinacionales, han tomado como centro de su desarrollo y del libre comercio a China y su entorno, está gobernada por el Partido Comunista.

Los peligros de un mayor desarrollo bélico se acentúan, la industria de la guerra –multinacional- juega su rol como ahora en la llamada crisis por Ucrania.

Sin embargo las circunstancias nos hacen ser optimista, que en definitiva la izquierda va a encontrar su programa para que la humanidad supere esta etapa, y la predominancia del capitalismo pueda morir en paz.

El Frente Amplio a 51 años de su nacimiento debe ser revitalizado, el instrumento con el cual el pueblo uruguayo se conecte con lo más avanzado del mundo, y pueda incidir en la elaboración de un programa común para toda la humanidad.

Salud compañeros.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 5 de febrero de 2022.

[:es]A propósito de una nota de la economista Andrea Burstin.[:]

[:es]

A propósito de una nota de la economista Andrea Burstin.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Andrea Burstin

Publicado en El Observador de Montevideo del 3 de febrero de 2022

MORIR DE ÉXITO

Nunca pensamos que seríamos tan exitosos y que podríamos crecer al nivel que lo hicimos en 2021” decía hace unos días la directora del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.

A menudo las situaciones límites nos dejan pocas dudas con respecto a los cursos de acción. En un incendio en lo primero que pensaremos es en salvar la vida de nuestros seres queridos y la nuestra. Del mismo modo en la pandemia, el mundo actuó de manera muy coordinada y con pocas vacilaciones, aunque con ligeras variaciones para evitar el colapso sanitario y económico.

Mirado en retrospectiva, hubo un muy buen diagnóstico y tratamiento: lo sanitario y lo económico eran simplemente dos términos de la misma ecuación. Continúan siéndolo y del correcto diagnóstico y tratamiento de la situación sanitaria, depende la salida económica.

En lo sanitario en una primera etapa se implementó un amplio abanico de medidas más o menos coercitivas que apuntaban a la reducción de la movilidad y en una segunda etapa, con la irrupción de las vacunas, se desplegaron fuertes campañas de vacunación. En lo económico, se intentó impedir una recesión económica que terminara enquistándose. Numerosos programas de ayuda mantuvieron desde el lado de la demanda las ayudas a las familias y a los empleos y también desde el lado de la oferta en mayor o menor grado se apoyó a los sectores más tocados por los cierres impuestos.

Hoy la situación sanitaria es muy distinta y los desafíos en lo económico son otros. Aunque aún aparecen nuevas variantes, no parece que el bosque se vuelva a prender fuego y tímidamente va creciendo la lista de países dispuestos a dar vuelta la página, declarar el coronavirus como una enfermedad endémica que se seguirá cobrando vidas (como tantas otras con las que convivimos), pero con tasas de letalidad mucho más bajas gracias a las vacunas. Con cifras de fallecidos que representan un porcentaje cada vez menor del número de casos, surge la interrogante sobre la utilidad de esta última variable como guía para transitar esta nueva etapa. La capacidad de testeo está tocando fondo en muchos puntos del planeta. Del mismo modo que seguramente lo haría si en los meses de invierno deseáramos testear a todo individuo susceptible de ser portador del virus de la influenza.

En lo económico, ante una demanda a la que se le suministró grandes cantidades de oxígeno durante los meses pandémicos, la oferta, aún limitada y con cuellos de botella en muchas cadenas de producción y distribución, no es capaz de responder. Numerosos sectores de la economía se ven restringidos por la cantidad de trabajadores aislados dadas las actuales políticas sanitarias. El fantasma de la inflación, un fenómeno que habíamos eliminado del debate económico en los últimos años, está amenazando desde hace meses a varias regiones del globo.

Esta película ya la hemos vivido otras veces y no se puede desconocer la peligrosidad de la inflación. Es raro que no traiga aparejada una pérdida del poder adquisitivo para los asalariados, aun contando con mecanismos de indexación que pueden acentuar más la escalada de precios y acaba siendo peor el remedio que la enfermedad. La inflación genera además, un entorno mucho más inestable para la inversión. En países con monedas más débiles se suma a este escenario, una huida desde las monedas locales a otras más fuertes, provocando fuertes desequilibrios.

A la escasez temporal de recursos humanos debido al coronavirus, se suman cambios que parecen más estructurales. Pensar que todas las capacidades productivas volverían a ponerse a pleno funcionamiento como si simplemente se tratara de encender un interruptor, fue un gran error de cálculo. Han pasado ya casi dos años. Ha habido grandes cambios en el mercado laboral. Han surgido nuevas oportunidades y algunos trabajadores no volverán a sus antiguos puestos porque encontraron opciones más atractivas. La crisis de los camioneros en algunos mercados, como el estadounidense o el británico, es un buen ejemplo de ello.

La Reserva Federal en Estados Unidos ya ha dado señales claras que subirá tipos de interés y puede que en unos meses el Banco Central Europeo vaya por el mismo camino. Aun así, puede que no alcance con calmar la demanda, y las subidas de tipos solo peguen un frenazo a la recuperación sin lograr resolver los cuellos de botella en todas las cadenas de suministro para controlar la inflación.

Urge saber si la comunidad científica considera que podemos dar vuelta la página de manera controlada en lo sanitario, y que sin poner en riesgo la salud pública, se puede prescindir ya de los testeos masivos y las políticas tan rigurosas de cuarentenas y aislamientos, reduciendo así las interrupciones en la economía. Algunos países ya consideran empezar a transitar por esa vía. Realinear las políticas sanitaria y económica no es menos importante en esta salida de lo que lo fue en los meses más duros de la pandemia. No sería buena cosa después de capear semejante tormenta, acabar en el plano económico, muriendo de éxito.

Jorge Aniceto Molinari

Al enfermo le están dando opio, y se siente mejor, como saliendo de lo anterior.

Las economías en sus líneas predominantes ya no se dirigen desde los Estados, se dirigen desde los conglomerados empresariales multinacionales que además están en pugna por el agostamiento de la tasa general de ganancias que se expresa de mil maneras, hasta en la baja de la calidad y de la remuneración del trabajo que tiene el común de la gente.

Pero además porque cada vez hay ricos más ricos, y pobres cada vez más pobres y aumentando en su número.

El centro del capitalismo se está desplazando hacia China y su entorno, y están desarrollando en una superficie enorme del planeta la continuidad del libre comercio que es una fuente de succión hacia el resto de la economía mundial.

A partir de esto surgen fenómenos políticos que inexorablemente van a cambiar el mundo.

En la sede de los otrora viejos imperialismo ha quedado una estructura económica que fue predominante en el mundo, esa estructura económica esté emparentada con la nueva que se desarrolla en la nueva zona de libre comercio, son sus orígenes como en los siglos anteriores el desarrollo de EE.UU. provenía del Reino Unido. Tiene sus propios intereses y los defiende, para ello han recurrido a una medida que les da oxigeno pero que los acerca a una crisis con muchos aspectos de la 1929, que hoy se expresa en la inflación, que es producto de la emisión monetaria sin respaldo.

A mí lo que me asombra – aunque no tendría, porque han hecho tantas cosas- es que los economistas no hablan de la emisión monetaria sin respaldo como que el mundo pudiera bancar sin consecuencias tamaño desaguisado, o mejor dicho semejante medida para salvar la rentabilidad – acotada en el tiempo- de un núcleo de grandes empresarios que han quedado sujeto a los aparatos económicos nacionales de esta comunidad.

Que lo sectores de pensamiento progresista no hablen parece una enfermedad endémica, aparentemente la cosa marcha bien, la gente consume y tiene para consumir, algo parecido pasó cuando previo a la primera guerra mundial el sector mayoritario de la socialdemocracia europea votó los créditos de guerra. Además están atrincherados en los Estados, viendo cuantos votos pueden sacar y cuantos cargos en la administración del Estado le corresponden

Andrea Burstin

Jorge yo creo que estás confundiendo una emisión monetaria sin respaldo, a lo Argentina, que claramente es inflacionaria, con mecanismos de financiamiento del Estado, con los cuales el Estado se endeuda y no puede hacerlo eternamente y alegremente. Mecanismos que resultaron todos estos años bastante inocuos en cuanto a la inflación. Venimos de muchos, muchos años sin inflación. Por un lado propiciado por las tasas tan bajas de interés, los estados se estaban financiando a tasas muy bajas. Pero además con la incorporación de China a la economía mundial, del lado de la oferta las capacidades productivas habían pegado un salto importante. Hoy el escenario es otro y a eso apuntaba mi artículo. La oferta está atorada por varios puntos pero se desatascará en los próximos meses seguramente si entramos en una fase endémica del virus. Los gobiernos tienen el desafío de ir reduciendo deuda, porque con tasas de interés claramente al alza será complicado mantener los niveles actuales de endeudamiento,

Jorge Aniceto Molinari

Jorge yo creo que estás confundiendo una emisión monetaria sin respaldo, a lo Argentina, que claramente es inflacionaria, con mecanismos de financiamiento del Estado”,

En Argentina, como en Uruguay y como en casi todos los países de este continente, salvo EE.UU. y Canadá, hay una doble circulación de moneda. Los dueños de la producción manejan dólares, el resto la moneda nacional. Los impuestos se pagan en la moneda nacional.

Los estados a su vez son presionados a devaluar lo que produce el ajuste inmediato en sus ingresos y en los salarios y las pensiones. Cuando un país trata de defender su moneda se produce lo que ahora se marca en Uruguay “que es un país caro” porque las retribuciones a nivel nacional no han caído en relación con la “moneda fuerte” como en el resto de los países.

En todo el litoral uruguayo la gente cruza a Argentina, para hacerse todo tipo de atenciones: lente, dentaduras, tratamientos médicos…

En Ecuador, agobiada por la crisis un sector de la derecha en el gobierno eliminó la moneda nacional, Correa en el gobierno criticó la medida pero no pudo salir de ella.

Hace poco tiempo Maduro, declaró: si la gente entiende que defiende su trabajo cobrando en dólares el gobierno no se va a oponer, nosotros no somos dogmáticos.

EE.UU. ha aprovechado las diferencias monetarias para expoliar a los trabajadores de estos países. Y los gobiernos nacionales no han tenido el coraje de afrontar la realidad. Ahora es el momento en que por la inflación en EE.UU. el tema se va a replantear.

Uds. hasta ahora no han vivido esto, se trabaja y se comercia todo con “moneda fuerte”

Andrea Burstin

Para los países con monedas menos fuertes el riesgo de una inercia inflacionaria es mayor. En el norte mi impresión es que una vez destrabados algunos nudos del lado de la oferta y enfriando con subidas de tipos la demanda, la inflación no será un problema mayor. Me preocupa más que el enfriamiento se pase de rosca.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 4 de febrero de 2022.-

[:]

La solicitud de consentimiento.

La solicitud de consentimiento.

Recibo de amigos el siguiente comentario: Lo que me pregunto es la razón del pedido. ¿Para cubrir a quién en caso de demanda del paciente vacunado? ¿Será una exigencia de los laboratorios para los paisitos? (creo q a los alemanes no les piden la firma) ¿o será exigencia de este gobierno?

Mi respuesta: Da para que podamos hacer varias conjeturas. De todos modos debemos tener claro que cuando vamos a un determinado médico, y el receta determinados medicamentos, rara vez vamos a analizar el contenido de esos medicamentos. Nuestra confianza es en el médico y aceptamos sus indicaciones.

En este caso el gobierno, con el respaldo de todo el sistema político, manejó el tema con el respaldo de un prestigioso equipo de científicos.

Lo que el gobierno ahora no puede decir y el grupo de científicos admitir, es que se nos diga bueno ahora cada cual decide que hace. Se deben jugar, e incluso el gobierno sería correcto que convocara a todo el sistema político y dijera con el aval de los científicos recomendamos aplicar estas vacunas, en ese caso nuestro consentimiento tiene otro marco y otro valor.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 4 de febrero de 2021.

No he escuchado todo.

No he escuchado todo.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

No he escuchado todo, ni siquiera una parte importante, lo cual no significa que no intuya la línea general que predomina en nuestro carnaval. Si no fuera así agradecería se me informara.

Hay un tema que es tabú, de China no se habla, y si se habla es para señalar que se condena a Cuba y no en forma igual a China por parte del gobierno de Lacalle.

Recordemos que el Directorio del Partido Nacional envió saludos al Partido Comunista Chino por sus 100 años. Y que el Presidente se comunicó directamente con el principal dirigente comunista del mundo el Presidente de China para solicitarles el primer millón y medio de vacunas que vinieron al Uruguay.

Ahora esto no es un problema de los conjuntos de carnaval, es un problema ideológico no resuelto en nuestra izquierda que hace que quienes escriben las letras no lo aborden. El problema es que necesitamos que el tema se aborde lo antes posible, porque la crisis hace que los hechos comiencen a precipitarse.

El Presidente tiene por un lado las advertencias yanquis, y por otro las necesidades de sus “mallas oro” que necesitan del comercio con la principal zona de libre comercio del mundo. El dilema afecta a toda la coalición pero también al conjunto del abanico político del país.

El Presidente de Argentina, se ha visto presionado por el propio desarrollo comercial del país a firmar un acuerdo con el Fondo, que nadie quiere asumir como un mojón para un posible avance, pero que la derecha está dispuesta a acompañar en la medida que le facilita su comercio. Pero el Presidente está viajando a Rusia y China, y es una lástima que la izquierda no analice esto porque de este viaje pueden llegar a hacerse acuerdos que ayuden al pueblo argentino a recuperar el nivel de vida que el macrismo destruyó en gran parte.

Me acotan:

Jorge. Muchas cosas muy profundas como de costumbre. SOBRE EL CARNAVAL….Las murgas cantan para la barra, para desatar pasiones y no razones. Estaría muy bueno un cuplé de LP, hablando con Ji Xinping. Lo de Fernández. Tema y pico. Creo que hizo lo que estaba a su alcance. La situación no le permite gran margen. Si no es tema menor que viaje a reunirse con Rusia y China. Ojalá encuentre ahí la posibilidad de desarrollar un proyecto y que resulte beneficioso para los argentinos. Seguramente Alberto, no va a buscar vodka, ni té. La renuncia de Máximo, el hijo de CFK, a la presidencia de la bancada lo debilita aún más.

Respondo:

Los letristas de carnaval, son por lo general personas que disponen de un alto nivel cultural y un conocimiento político y social importante. Me refiero precisamente a eso a quienes con sus letras les dan el tono a esta fiesta popular.

En el viaje de Alberto a Rusia y China no hay que perder de vista lo que está pasando con la economía en el mundo.

En el mundo empresarial que se mueve en Argentina, Brasil, Chile, y sin duda que en todo el continente hay una gran preocupación con lo que puede pasar con la economía. Alberto ha tomado un camino lógico, todo muestra que tiene inquietud y se mueve y eso le abre un crédito y una expectativa, es el margen que no va a permitir que su frente político se parta, y porque a la vez Máximo expresa un sentimiento pero está lejos de definir una política diferente, ellos quieren el desarrollo nacional de Argentina, o el desarrollo del continente integrado, pero eso ya fue, la historia de la economía mundial camina en otra dirección, y es en esa dirección que hay que obtener los beneficios para la grandes masas.

Lo que no tan increíblemente abrió Lacalle, el acuerdo de libre comercio con China, es hoy un tema de primer nivel, en que sentimos que la izquierda, también nuestra izquierda está timorata, pero el Presidente argentino reaviva el tema.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 3 de febrero de 2022.

[:es]Carta completa de renuncia de Máximo Kirchner 31 de enero de 2022.[:]

[:es]

Carta completa de renuncia de Máximo Kirchner 31 de enero de 2022.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

La carta dice:

He tomado la decisión de no continuar a cargo de la presidencia del Bloque de Diputados del Frente de Todos. Esta decisión nace de no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), llevada adelante exclusivamente por el gabinete económico y el grupo negociador que responde y cuenta con la absoluta confianza del Presidente de la Nación, a quien nunca dejé de decirle mi visión para no llegar a este resultado.

Permaneceré dentro del bloque para facilitar la tarea del Presidente y su entorno. Es mejor dar un paso al costado para que, de esa manera, él pueda elegir a alguien que crea en este programa del Fondo Monetario Internacional, no sólo en lo inmediato sino también mirando más allá del 10 de diciembre del 2023.

Desde el día en que, en el año 2018, Mauricio Macri trajo de regreso a la Argentina al FMI, a quien Néstor Kirchner a través de la cancelación histórica de una deuda de 9.800 millones de dólares, lograra desterrar de nuestro país por ser el detonante clave en cada crisis económica desde la vuelta de la democracia y cuyo símbolo más elocuente fue la crisis del año 2001, sabíamos que este sería el problema más grande para nuestro país. Sobre todo por la magnitud y excepcionalidad del préstamo que alcanzara los 57.000 millones de dólares (casi 6 veces el monto cancelado en el año 2005) y del cual se desembolsaron 44.500 millones de dólares en sólo un año, perdonando además, todos y cada uno de los incumplimientos del Gobierno de Macri y violando su propio Estatuto constitutivo. Macri tenía que ganar la elección.

No aspiro a una solución mágica, sólo a una solución racional. Para algunos, señalar y proponer corregir los errores y abusos del FMI que nunca perjudican al Organismo y su burocracia, es una irresponsabilidad. Para mí lo irracional e inhumano, es no hacerlo. Al fin y al cabo, el FMI demuestra que lo importante no son las razones ya que sólo se trata de fuerza. Quizás su nombre debiera ser Fuerza Monetaria Internacional. Y como veo que siempre se interesan por los gastos, podrían ahorrar en economistas caros ya que para hacer lo que hacen sólo basta con gente que sepa apretar prometiendo el infierno si no se hace lo que ellos quieren.

Y si algunos dudan de mi nivel de pragmatismo les recuerdo que como Jefe de Bloque acompañé la sanción de la Ley que aprobó la reestructuración de la deuda privada en moneda extranjera, sin quita de capital pero con quita de intereses, realizada por el Gobierno en el año 2020, a pesar de estar en profundo desacuerdo con algunos de sus artículos. Comprendí el contexto y arreciaba la pandemia.

Dejé los prejuicios de lado y también los agravios recibidos para conformar el Frente de Todos, no así las convicciones. No lamento haber brindado un trato que no fue recíproco. Entendí desde el momento en que CFK nos dio la instrucción de construir el Frente de Todos que lo sucedido hasta su conformación no podía obturar lo que vendría. Lamentablemente fui uno de los pocos que actuó de esa manera.

Sería más que incorrecto aferrarse a la Presidencia del Bloque cuando no se puede acompañar un proyecto de una centralidad tan decisiva en términos del presente y los años que vendrán.

Algunos se preguntaran qué opción ofrezco. En principio, llamar a las cosas por su nombre: no hablar de una dura negociación cuando no lo fue, y mucho menos hablar de “beneficios”. La realidad es dura. Vi al presidente Kirchner quemar su vida en este tipo de situaciones.

En la cena de fin de año, realizada en la Quinta de Olivos, cada uno de los integrantes del bloque, así como el Presidente de la Nación, me pudieron escuchar cuando aseguré que cualquiera de mis compañeros y compañeras podía hacerse cargo de mi lugar.

Asimismo, ningún Diputado ni Diputada de nuestro bloque recibió una instrucción para expresarse en contra de la imposición del Fondo. Es cierto también, que no recibieron una instrucción para hacerlo en su favor. Y es por ello mismo que decido liberar al Presidente para que no se sienta “presionado”, como tantas otras veces ha hecho trascender su entorno. ¿Presionar? No. Eso lo hace el Fondo Monetario Internacional.

Agradezco a cada compañero y compañera el trabajo realizado: la Ley de Fuego, el Aporte Solidario y extraordinario, Etiquetado Frontal, Ley de Cupo Trans, Ley de Tele-Trabajo, la Ley de Zona Fría, Ley de personas en situación de calle, fondo PREIMBA, Equidad en Medios y otras tantas que buscaron cumplir en parte demandas y necesidades de nuestros ciudadanos y ciudadanas. Muchas de ellas en acuerdo con diferentes bloques y otras no, como es lógico en democracia. Y otras, como fue recientemente en Bienes Personales, de vital importancia para el Gobierno, que se logró por el trabajo de acuerdos realizado en la Cámara de Diputados.

Seguiré trabajando, como lo hice hasta ahora, con una agenda que incluya leyes como Humedales, Producción de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial, Acceso a la Tierra, Envases, Fomento al Desarrollo agro-industrial Federal e Inclusivo y Promoción de la Industria Automotriz.

Agradezco también a los Presidentes de los demás Bloques, con quienes hemos discutido fuerte pero siempre sin faltarnos el respeto y de quienes también aprendí mucho. Entre otras cosas, el lamentarse por no haber levantado su voz cuando no estaban de acuerdo en temas de extrema centralidad promovidos por su propio Gobierno.

Por comprensión histórica, por mandato popular y por decisión política, mi postura no busca señalar a quienes acompañan de manera crítica o directamente festejan, como he leído. Ojalá todo salga en los próximos años como el sistema político, económico y mediático argentino promete y mis palabras sean las de alguien que en base a la experiencia histórica solo se equivocó y no hizo otra cosa que dejar un lugar para seguir ayudando. No busco estar a la izquierda, ni mucho menos a la derecha de nadie, categorías que ya no alcanzan para explicar la realidad.

Abrazo muy fuerte a todos mis compañeras y compañeras, y a cada argentino y argentina, con quienes, voten como voten, compartimos el mismo suelo y la misma bandera.

Mi comentario:

No conocía cuando publiqué mi opinión en Uypress pero esta renuncia la reafirma, siendo importante no hay el menor indicio de con que programa avanzar. Pero reafirma una enorme inquietud que es común en todas las izquierdas de nuestro continente.

Decía:

Una cosa es que Argentina pudiera hacer algo distinto. Es como la política que imprimió el equipo de Astori en los 15 años de gobiernos del FA.-

Además los que proponen romper con el Fondo no tienen la menor idea de que hacer, como tampoco la tenían o la tienen quienes establecen diferencias con la conducción económica del FA.

Ahora en la actual situación del capitalismo, tampoco el Fondo tiene mucho margen, los otrora viejos imperialismos, o el imperialismo yanqui, han inyectados a sus economías emisiones sin respaldo, que a la larga nos harán revivir y superar la crisis de 1929, han abandonado su prédica y accionar universal por el libre comercio, motor natural del desarrollo capitalista.-

Una crisis en Argentina, no es para ellos lo aconsejable, aunque pudieron provocarla, más aún.

Han surgido voces que nos dicen que esto no afecta los ingresos del pueblo argentino y la política que el gobierno pueda realizar en materia de desarrollo económico y social.

Una cosa es que nos digan no hay al menos por ahora otro camino, pero que no afecta es un reverendo disparate sabiendo además como vive la inmensa mayoría del pueblo argentino.

Lamentablemente estamos padeciendo una izquierda –la que cuenta, la otra sueña con una revolución estatista, que pudo tener su tiempo pero que ya no lo tiene- que salvo los desarrollos nacionales, -que no son tales, como las papeleras o las inversiones en el agro- que dependen de la rentabilidad mundial que esas inversiones puedan sostener, no tienen la menor idea de que hacer.

El Fondo Monetario ahora está haciendo de bombero, porque que sabe que la zona de libre comercio que se ha constituido encabezada por China, Vietnam, entre otros, va necesariamente a ejercer en corto plazo una fuerte presión y tratan de sostener por otro lado el pozo monetario en que ha caído el llamado mundo desarrollado.

En lo que se conoce públicamente no aparecen condiciones sobre la moneda argentina y sobre el sistema impositivo, que son las dos herramientas que controla la derecha para ajustar salarios y pensiones, e imponer ingresos por una vía regresiva. Pero no tenemos dudas que esas condiciones existen, razón demás para que la derecha no patee contra el acuerdo y aguarde hacer sus ajustes luego de próximas contiendas electorales, para las cuales el acuerdo con el Fondo no es un hecho que entusiasme a las masas, siempre relegadas en los acuerdos económicos.

Lo que parece insólito es que un gobierno –conservador, su objetivo inmediato ha sido bajar salarios y pensiones-, haya sido el que ha roto el status proponiendo un tratado de libre comercio con China. No creo que el objetivo de Lacalle Pou y de la Ministro Arbeleche sea otro que el de asegurar el curso productivo de las inversiones de los “mallas oro” en el país.

Pero es China gobernada por el mayor Partido Comunista del mundo, y quien te dice que la izquierda al fin despierte y retome el pensar con cabeza ecuménica, comience a analizar a todo nivel la necesidad de intercambios y fundamentalmente de un programa cuya herramientas centrales hoy en mano de la derecha –la que gobierna el aparato económico- son la moneda y los impuestos.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, febrero 1° de 2022.

 

[:]