De la honestidad en el relato.

De la honestidad en el relato.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Nemanja Emir Kusturica.La magia de la tecnología. Se ha librado al conocimiento público en la televisión, la película de Emir Kusturica sobre Pepe Mujica1. Hay una catarata de comentarios, casi como lo que ocurrió con la incorporación de la técnica del VAR en la semifinal del fútbol uruguayo. También hay cosas en las que «de eso no se habla» como en el recordado film de Marcelo Mastroiani.

La película tiene un libreto y una interpretación que creemos responde a los objetivos del autor. Si bien pretende tener una base cierta, documental, los hechos que ahí se reflejan no tienen explicación en la documentación exhibida. Son hechos políticos sobre los cuales no encontramos respuesta a como y porque fueron ejecutados, así como y donde fue resuelta su ejecución. El planteo de Pepe Mujica: «nos usaron» no tiene respuesta, una vez más.

Ahora los hechos y los actores son reales, cada uno debe atenerse a lo que se propone. Si bien sus valores personales también son reales y la opinión pública los reconoce, el manejo de los hechos está hecho por autores que en el film permanecen en el anonimato con el riesgo de lo que significa para la verdad histórica de los acontecimientos. No creemos que honestamente Kusturica los conozca, aunque si Mujica debiera sospechar sobre ellos.

Siempre y coincidimos con Mujica, la vida misma es en cada uno de nosotros un milagro. Pero cada cosa en su lugar. Lenin cruza Alemania en un tren blindado para poder ingresar en la Rusia zarista en plena guerra. Sus planes y los planes de los alemanes coincidieron por un instante. Lenin pensando que era el momento en que el Partido podía plasmar el programa que lo inspiraba, los alemanes pensando en que eso no era para ellos un riesgo frente a las ventajas que suponía el debilitamiento militar ruso.

Estos que estamos analizando a través del film de Emir Kusturica son la antítesis. Ahora los planes si existieron y en este caso fueron de parte del plan Cóndor con sus dos pinzas, la depuración fascista de los ejércitos y por otra la táctica del aborto interviniendo en acciones que pasaran el protagonismo de las organizaciones sociales a la organización guerrillera, facilitando la respuesta represiva que un ala fascista de la sociedad sentía como imprescindible.

Es más sencillo promover una guerrilla, infiltrarla y reprimirla, que tener que soportar una acción sindical donde el debate se traslada al plano de la justicia social. No quiere decir que los hechos sean mecánicos ni sencillos. Hay múltiples razones por la cuales puede originarse una guerrilla pero de ahí a constituirse en el único camino de reivindicación social es un campo fértil para ser explotado por las concepciones más reaccionarias de la sociedad.

Lo mismo ocurre en el plano sindical, su organización es un arte social al que recurren los mejores agitadores de la clase obrera –I compañi (Los compañeros) de Marcelo Mastroiani es un buen ejemplo fílmico entre tantos– ahora también es campo en el que la derecha desarrolla sus mejores negociadores en el arte de comprar voluntades y torcer un camino que siempre es largo.

Nuestro propósito no es hacer un análisis del film, ni siquiera somos críticos ni tenemos conocimientos del tema. La libertad del artista está por encima de toda otra consideración y como obra en ese terreno hay que valorarla y tomarla. Difícilmente en este caso pueda separarse de las connotaciones políticas de los protagonistas.

En otro plano pero ya con una notable ficción artística ocurre con el film basado en la obra de Boris Pasternak «Dr. Zhivago», que cuando se estrenó originó las más variadas reacciones. Recordemos que no había nadie dentro del campo conservador que no la recomendara y nadie cercano al Partido Comunista que no la condenara. La vida la ha ido poniendo en su lugar como una notable pintura de la época producto de la pluma de un notable escritor.

Con este film de Kusturica nos aventuramos a pronosticar que va a pasar como una muy buena pintura de la época y a la vez con el tiempo nos hará ver cuáles eran las carencias ideológicas que hoy marcan nuestro andar.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 3 de Enero de 2020.


Nota:

1En Netflix.