[:es]A MIS COMPAÑERAS, COMPAÑEROS, AMIGOS, AMIGAS y a todos en general. [:]

[:es]

A MIS COMPAÑERAS, COMPAÑEROS, AMIGOS, AMIGAS y a todos en general.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

A modo de despedida del 2020 y el deseo de los mejores augurios para el 2021.

Siento que nunca antes la humanidad estuvo tan cerca de un cambio gigantesco, y que también como nunca antes, la construcción de la voluntad política para hacer posible ese cambio si bien está entorpecida por creencias y dogmas que ya no se sostienen, aunque pululan de mil maneras, tiene todo para construirse.

Estamos ante una pandemia, previsible, pero no prevenida; los medios para tener la guía digital de las enfermedades sufridas y las que puede sufrir cada habitante del planeta hoy se puede hacer y no se hace precisamente por esas creencias y dogmas que abarcan todo el espectro del conocimiento humano, que impiden tomar las medidas económicas y democráticas para poder hacerlo.

El mundo de la ciencia, reflejo fiel del mundo empresarial en pleno combate competitivo producto de un modo de producción – cuya predominancia necesita morir en paz – que hace de la rentabilidad su éxito, ha hecho aún así milagros.

Frente a las teorías del super imperialismo, buscando controlar y aniquilar seres humanos con la utilización del control de su voluntad que hoy se maneja de mil maneras en esa competencia empresarial para acceder a una rentabilidad cada vez más esquiva por la propia naturaleza del modo de producción, los científicos de todo el mundo están desarrollando con éxito casi medio centenar de vacunas contra esta pandemia.

E insistimos, con una inmensa coordinación porque hoy los conocimientos se expanden rápidamente –imposibles de guardar por mucho tiempo en ninguna burbuja – pero a la vez con la descoordinación de un mundo empresarial aún caótico que les impone la pugna que señalábamos antes.

Ante ello el atraso en el desarrollo de la economía política que resuelva la crisis, es terrible. Hay una parálisis ideológica y científica en este terreno que sería llamativa sino comprendiéramos que estamos en la cruz de los caminos, que es precisamente a la que estamos llegando con el 2021.

Hay dos instrumentos, centrales para el cambio, sobre los que recae con mayor intensidad la crisis, ellos son la moneda y los impuestos. En ellos vinculamos la mayor responsabilidad de organismos centrales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Europa y EE.UU. emiten demencialmente en medio de conductas políticas como las de Trump y el Reino Unido que apuestan –hoy en pleno siglo 21- al desarrollo de capitalismos nacionales, emiten sin ningún respaldo en la producción, creyendo que sus efectos negativos pueden volcarse en la población mundial. No es difícil augurarles un pronto y complicado fracaso, como el que ha obtenido Trump, que aumentando sus votos sobre la elección anterior, el pueblo de EE.UU. no le perdonó ir contra una tradición histórica de su construcción económica como lo ha sido el libre comercio.

En medio de todo esto aún voceros de la economía capitalista escriben: pero el socialismo ha fracasado.

Hablar de fracaso del socialismo supone una enorme falsedad e ignorancia.

Así como el trabajador no se libera por trabajar en una cooperativa, pues depende de mil maneras del mercado y del conjunto de la producción, ningún Estado aún teniendo todo en sus manos se libera del mercado mundial que determina sus decisiones.

Se ignora que todo modo de producción nace, se desarrolla y comienza a morir, que es lo que está sucediente ahora en que el centro del capitalismo mundial aún predominante; está desplazando su centro y el del libre comercio hacia China y su entorno gobernada por el Partido Comunista.

Como decíamos al principio de esta nota, un índice de esto se mide en la rentabilidad; Marx hablaba del constante decrecimiento de la tasa general de ganancias.

El problema ideológico que se creó en la izquierda con la derrota de Lenin en 1924, es que se llegó a pensar que socialismo es propiedad estatizada y que cada país debía ir hacia ese fin, cuando el centro es unir a lo mejor de la sociedad para tomar los organizaciones rectoras del capitalismo que son principalmente el FMI y el Banco Mundial e imponer en ellas la moneda única y universal y que los impuestos sean sobre la circulación del dinero dando muerte a los paraísos fiscales y a los sistemas impositivos basados en el consumo, los salarios y las pensiones.

Si somos capaces de hacer esto, el socialismo no es ya ninguna utopía, pues la humanidad estará en condiciones de reactivar todo su aparato productivo y hacer proyectos que hoy parecen quimeras como el de dar salud, enseñanza, vivienda y alimentación a todos los seres humanos, convertir los desiertos en praderas.

¿Se dará en el naciente 2021 este pequeño paso, gigante para la historia humana? Se lo deseamos para nuestros hijos y los hijos de nuestros adversarios como decía don José Batlle y Ordoñez.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 31 de diciembre de 2020.

 

[:]

[:es]AL GRAN PUEBLO ARGENTINO SALUD!!!![:]

[:es]

AL GRAN PUEBLO ARGENTINO SALUD!!!!

Finalmente será ley la despenalización del aborto en la República Argentina.

Al aborto se llega por errores en la conducta humana, que deben ser atendidos por la sociedad, respetamos los reparos de consciencia que ello supone.

Pero su ilegalización supone un negocio que la sociedad debe eliminar como tal y que no solo es una enorme discriminación social sino además motivo de graves crímenes que hasta ahora no se atendían.

Con ingredientes muy similares a lo que pasa con el negocio de la droga, que se atacan los puntos de destino mientras los sectores financieros involucrados en él se mueven libremente en los paraísos fiscales y en el lavado de dinero, efectuados por personas, estudios jurídicos y contables que gozan de la honorabilidad pública pues el movimiento de dinero no necesita registración legal, más allá de la documentación en el ámbito de las relaciones particulares.

Un importante paso, la esperanza de que el próximo sea sumar esfuerzos para proponerse la muerte de los paraísos fiscales y el entierro de los sistemas fiscales basados en el consumo, los salarios y las pensiones.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 30 de diciembre de 2020.

[:]

[:es]A PROPÓSITO DE UN EDITORIAL DE “EL TELÉGRAFO” [:]

[:es]

A PROPÓSITO DE UN EDITORIAL DE “EL TELÉGRAFO”

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

No siempre, pero leo los editoriales del diario de mi ciudad natal como un ejercicio para saber en qué están. Es lo que he hecho con el de hoy domingo 20 de diciembre del 2020.

Mi incapacidad en el mundo de la tecnología –ni tener al lado a algunos de mis nietos, que tal vez si lo pudieran hacer- hace que no les reproduzca el editorial, pero quien dice que no me lo manden por separado los amigos de “El Telégrafo”.

El editorial refiere a la crisis económica mundial que ha sido agravada por la pandemia.

A su vez sin definirlo cifra esperanzas económicas en la notoria recuperación de China y su entorno y analiza las posibilidades de estos países en función de esa realidad.

Ahora veamos que está pasando. China y su entorno son hoy hacia donde se está desplazando el centro del libre comercio y del capitalismo mundial, con el agregado de la concreción de una zona de libre comercio que es la mayor en la historia de la humanidad.

En el gobierno de China y de varios países del entorno está el Partido Comunista. Algún despistado nos podría decir: “pero eso no es comunismo”, como si el comunismo o el socialismo pudieran desarrollarse en un solo país o aún en una sola zona. Lo que han hecho estos Partidos Comunistas es poner sobre la base de su acción a través del Estado ligados al desarrollo del mercado mundial, beneficiando a sus pueblos. Nada diferente de los objetivos de Lenin o si se quiere ya más polémicos, de los de nuestro Batlle y Ordoñez. Por supuesto que nada de ello sin profundas crisis y contradicciones como está ocurriendo con Corea del Norte muy estimulada a su vez por la derecha universal para alentar las contradicciones en las corrientes de izquierda del mundo que no atinan a una explicación coherente.

Lenin fue derrotado materialmente no en 1989 con la caída del muro de Berlín, sino en 1924, año en que se inicia en la URSS un retroceso ideológico que termina con todos los dirigentes de la revolución, salvo Stalin y su burocracia que la conducen a la encrucijada de la segunda guerra mundial. Batlle lo vio con claridad en su editorial a la muerte de Lenin.

Pero volvamos al mundo de hoy en que un editorial busca sin poder desarrollar correcciones a la política que se está aplicando en el mundo, una salida para nuestra jaqueada economía.

¿Cuáles serían entonces las correcciones a aplicar? La Ministro Azucena Arbeleche habló de Keynes, y nosotros pensamos aún con la humidad de nuestros conocimientos que ahí hay un esbozo de salida.

¿Por qué? Porque hoy prima en el mundo el desconcierto monetario. EE.UU. y la Unión Europea emiten sus monedas con la autorización de las autoridades financieras universales en forma demencial, para desahogar sus economías y eso se paga y se paga con hambre y enfermedades por parte de los pueblos del mundo.

Hoy que los pueblos cobren sus salarios y pensiones en monedas nacionales y la producción se cotice en moneda “fuerte” es una fuente constante de deterioro de la sociedad. Hay que ir la moneda única y universal como lo proponía Keynes a la salida de la segunda guerra mundial.

Keynes además hablaba de la eutanasia del rentista. Hoy el funcionamiento de la economía mundial depende de una rentabilidad en permanente caída.

Necesitamos que la predominancia del modo de producción capitalista, que se ha dado imponiendo las condiciones de esa rentabilidad, muera en paz. Defender la eficiencia, combatir el burocratismo estatista, pero a la vez disponer por los organismos financieros internacionales de recursos dirigidos a la salud, a la vivienda, a la educación, al trabajo recaudados sobre la base de impuestos en el giro del dinero, ninguna operación que no esté debidamente registrada, donde la sociedad democráticamente lo determine, puede ser legal, hay que dar muerte a los paraísos fiscales y con ello a todas las lacras sociales que acompañan su existencia. Hay que dar muerte a los sistemas fiscales basados en el consumo, los salarios y las pensiones.

En síntesis el editorial grafica una realidad pero no desarrolla herramientas para poder encararla y hacer de que se cambie en beneficio de toda la gente.

¿Qué es lo más grave?: que los partidos políticos, las organizaciones sindicales, sociales, religiosas…no están eso. Y cuanto más se demore peor. ¿Y quién no nos dice que sea el propio “El Telégrafo” que encabece un movimiento para que por los menos se debata el tema?

Como se hizo –y se hizo muy bien- hay que convocar también en esto a los científicos a que aporten sus conocimientos.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 20 de diciembre de 2020.-

[:]

[:es]Compañero Doctor Tabaré Vázquez.[:]

[:es]

Compañero Doctor Tabaré Vázquez.

Compañero Dr. Tabaré Vázquez, falleció hoy a las tres de la mañana. Difícil separarlo de la mejor historia de nuestro país. Fue el único presidente reelecto por el voto popular. El anterior el Dr. Sanguinetti en su primer mandato para su elección hubo detenidos desaparecidos, el principal líder de la oposición preso, y el líder de la izquierda inhabilitado. Don José Batlle y Ordoñez que fue sin duda en la historia del Uruguay fundamental en su labor que también cumplió dos periodos el sistema era distinto regía la constitución de 1830.

Tabaré no fue un dirigente ideológico de la izquierda, pero si respondió con su tarea a necesidades de la época y muchas de las cosas que se hicieron –siempre aparece en primer lugar las ceibalitas- más que al programa del Frente Amplio respondieron a su percepción –su vida científica fue eso- de las necesidades de la gente.

A nosotros que pertenecemos al gremio bancario hay una de sus decisiones que no han tenido la trascendencia que su importancia va a tener en el país y en el mundo en los próximos años, y está vinculada a su empuje en la concreción del proyecto que le permitió concretar su viabilidad a la Caja de Jubilaciones y Pensiones bancarias. El mismo apunta a un sistema de tributación que seguramente será reivindicado y generalizado para permitirle al mundo la viabilidad de la seguridad social y de un sistema de cuidados que la sociedad necesita.

DE PIE por la memoria del compañero.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 6 de diciembre de 2020.

[:]