Después de 20 años.

Después de 20 años.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

El documento que reproducimos tiene más de 20 años, podría revisarlo, modificarlo, pero tiene más valor como está, era lo que pensaba en vivo y en directo, con las dudas que el tiempo ha ido aclarando o no.

Repensando lo que hemos vivido.

Juan Pedro Ciganda.
Juan Pedro Ciganda.

Juan Pedro Ciganda, en la búsqueda de respuestas, mantiene la siguiente conversación con Jorge Aniceto Molinari.

Invierno De 1999.

De Paysandu hasta Wonsever y Trotsky.

Las charlas que tuvimos en el curso de este trabajo fueron varias.

Señalo que se trata de un viejo compañero, de un militante político de «toda la vida».

Siempre comentábamos entre muchos que lo vimos las primeras veces, allá por los años sesenta, que era un orador de fuste, un tipo que transmitía argumentos y entusiasmo, convicción y pasión.

La misma pasión con la que hoy transmite, persuade, argumenta, se deshace por ayudar a pensar a otros.

Por supuesto que cuando yo era un veinteañero era para mí y muchos de mis amigotes parte de una especie rara: era «trostkista». En 1962 o l963 cuando yo era un adolescente de l6 años y recién había empezado a trabajar, ir a las asambleas generales del Gremio y verlo a él hablar, como a otras «fieras» del micrófono, era realmente impactante.

Naturalmente yo que a la sazón ni siquiera andaba cerca todavía de nada parecido al P.C.U., menos noción tenía de lo que eran los «trostkistas», quienes –por su parte– eran calificados de bichos raros, locos, agitadores por la gente de la propia izquierda que los miraba con aire de superioridad.

Eran gente «rara» que los sábados de anoche mientras andábamos dando una vuelta por 18 de Julio, eligiendo alguna película para ver o alguna piba para mirar, montaban una tribuna en plena Plaza Libertad y con la bandera del P.O.R. hablaban y decían sus cosas, definían su visión del mundo, hacían algo extraño que nadie se le ocurría hacer.

Yo miraba aquellos hombres y mujeres y por un lado me resultaban raros.

Por otro, me inspiraban un enorme respeto. ¡Había que meterse ahí, en medio de la gente que andaba en la vuelta por dieciocho a decir sus puntos de vista sobre el mundo, la revolución del 17, las transformaciones a impulsar en la sociedad.

Han pasado casi cuatro décadas.

Es cierto que «aquellos muchachos de entonces ya no somos los mismos».

Mas con Jorge hemos estado en muchas citas con la tarea, con la esperanza.

Es un tipo con un nivel intelectual que a mí me impresiona.

Es un compañerazo que siempre respalda, apoya, no busca hacerse notar siendo la «estrella», sino buscando sacudir agitar, convencer, polemizar.

2.

Siempre lo he visto tratando de persuadir. No ha sido un profesional de «ganar» debates.

Como hombre político, como estudioso, como compañero, me ha ayudado mil veces y ha ayudado a toda una generación que hemos tenido la suerte de andar cerca de él en diversos senderos.

Es, por demás, de esos típicos hombres que saben diferenciar la lucha de ideas de las relaciones humanas y que nunca se puede ganar un enemigo por un gesto de soberbia, por un ataque personal.

Por eso, para mí era imprescindible, contar con su aporte, con sus cuestionables puntos de vista, con sus líneas argumentales, en este trabajo que con Federico nos hemos zambullido a hacer.

Bueno, Jorge, además de ser hincha de Nacional, sanducero y algunas cosas más. ¿Por qué no nos contás algo de tu gente, de tus orígenes?–

Como no. Mi viejo era un carpintero y mi madre una ama de casa. Ambos eran, a su vez, hijos de familias numerosas de origen italiano.

Lo del oficio pegaba fuerte en la familia. Mi abuelo y un tío también eran carpinteros.

Mi padre era batllista. Pero de don José Batlle y Ordoñez. Según él, todos los que vinieron después nunca lo convencieron del todo, incluido el propio Luis Batlle Berres, al que votaba.

El viejo era anticlerical y antimilitarista.

No obstante ello las tradiciones de su época y el medio lo llevaron a casarse por la Iglesia.

Yo fui a la escuela pública, obviamente.

Mi primera gran curiosidad política era saber que había sido y que era el batllismo.

El viejo nos decía que él era batllista pero que las ideas más avanzadas eran las de los socialistas y los comunistas aunque nunca nos llegó a explicar bien por qué eran más avanzadas.

De chiquilín me acuerdo de la incidencia fuerte que tenía en la juventud el fenómeno peronista.

Tené presente que yo vivía en Paysandú. Ahí se escuchaban muchos más las radios argentinas que las uruguayas. Yo me escuchaba todos los discursos de Perón y de Evita.

En casa, la opinión del viejo era que algo estaba bien en lo que hacía Perón y comentaba que era bueno que hubiera menos pobres y menos ricos.

Y en definitiva, si contra Perón se «tiraba» la derecha y no los sectores populares, algo debía haber…

3.

Otra cosa que me fue interesando fue la relación entre don Pepe Batlle y los anarquistas.

Me acuerdo que yo accedía a leer «Lucha libertaria» y quería entender el planteo de los anarquistas.

Y éramos muchos que hacíamos nuestras primeras búsquedas en la escuela y en el liceo.

Mirá que el liceo para nosotros tenía algunas cosas duras. A pesar de ser un liceo público se notaba la presencia de ricos, pobres y más o menos. Se podía sentir que había gente que podía hacer muchas cosas y otros que podían hacer menos.

Ya adolescente esos asuntos se sienten más y en el interior más.

Tiene que ver con la forma de vestir, con los clubes, con los círculos de amigos y conocidos.

Y bueno. Temprano a uno se le empieza a prender el bichito de las ideas, de preguntarse muchos ¿por qué?.

Naturalmente ahí empieza a influir en uno gente que en ese momento ya tiene un mayor nivel de formación.

Yo siempre me acuerdo que el querido flaco Bazzano me arrimó el primer Manifiesto Comunista que tuve en mis manos.

Yo lo agarré diciéndole al flaco que lo iba a leer, lo iba a refutar e iba a explicar por qué.

Después que lo leí sentí que se me abría un mundo nuevo, sentí que estaba ante un documento universal que me apasionó. No pude refutarle nada al flaco. ¡Qué tipo bárbaro el flaco!.

Y ahí se te empezó a mover la cabeza a velocidades crecientes.–

La búsqueda fue cada vez más creciente.

Tomé contacto con algún texto de Lenin y no entendía un corno.

Entonces más me preocupaba porque había habido una revolución, la había dirigido ese tipo y yo no entendía.

A su vez el viejo tenía una marcada admiración por doña Julia Arévalo, una mujer que había enfrentado a los estancieros, que se había jugado por la gente.

Cuando llegué a la Universidad de la República, a estudiar Ciencias Económicas, no me consideraba marxista.

Simplemente era un tipo que buscaba ideas que se vincularan con la necesidad de organizar la sociedad de otra manera.

No entendía el proceso del mundo. Buscaba hechos para impulsar, cooperativismo, movimientos, que me permitieran llegar y arreglar la sociedad.

4.

¿Así que ibas a ser hombre de la economía?–

Me acuerdo que fui a dar economía y la mesa estaba integrada por Faroppa, Wonsever y Enrique Iglesias.

La verdad es que no había estudiado mucho.

Había agarrado el programa, lo había leído, había visto los temas y recurrí a lo que me parecía conforme a lo más o menos me había ido formando como ideas que me conformaban a la fecha.

Cuando voy a pasar a dar el oral, llaman a Faroppa y queda la mesa integrada por Wonsever que era el catedrático e Iglesias.

Y bien. Iglesias me hizo una pregunta y yo le contesté que opinaba tal cosa.

Eso lo sorprendió un poco. Me estuvo haciendo preguntas tres cuartos de hora y luego me pasó al profesor Wonsever.

Este me preguntó sobre varios autores y yo no sabía nada.

Luego que me mandaron esperar discutieron y discutieron.

Al cabo de un ratito, se levanta Iglesias y me dice: «Mire Molinari, el examen conmigo fue brillante y usted conoce todo el programa. Pero no le contestó nada a Wonsever. Y él no quería aprobarlo sin una tercera pregunta pero no nos poníamos de acuerdo en quién la hacía y Faroppa no estaba. Al final transó en que lo aprobáramos porque usted el programa lo sabía. Habría merecido nota pero…». «Eso sí, la próxima vez que de un examen en Facultad estúdiele algo a Wonsever.» ( hilaridad en sala).

¿Y cuándo te cruzaste por la calle con Trotsky?–

El asunto era que el flaco Bazzano estaba de vuelta de las concepciones trostkistas del P.O.R y particularmente de la política del entrismo.

¿Entrismo?–

Era la política que el P.O.R hacía a los efectos de provocar discusiones ideológicas dentro del Partido Socialista y dentro del Partido Comunista.

Ahora bien. Por un lado en el Partido Comunista era imposible una discusión ideológica y el Socialista había como doscientas corrientes distintas.

Mirá que por el P.S. pasaba todo el mundo.

Ahora bien, el propio flaco Bazzano me arrimó textos de Trotsky.

5.

Y a su vez yo empecé a buscar materiales. ¿Y sabés?: leyéndolo se me hizo más sencillo leer a Lenin.

¿Leías a lo loco?–

Leía mucho, sí. Y ahí si me fui haciendo fanático de la revolución rusa.

Me dolía que se dijeran cosas de la misma que no eran ciertas. Para mí cada vez tenía que ver menos Stalin con la revolución.

Leía mucho aunque tal vez no lo hiciera con el método adecuado.

Fue uno de mis grandes defectos. Porque a su vez, era una época de activismo y las cosas políticas «las teníamos claras». Había que estatizar todo, con control obrero y ya estaba.

El asunto era como metíamos todo aquello en la gente.

Pero de alguna manera para nosotros todo iba explicando todo.

¿…?–

La revolución china explicaba esto, y aquél proceso lo otro y más o menos sabíamos todo.

Ahí me surgían dudas honestas. ¿Cómo era el asunto de que los partidos políticos a pechera y voluntad hacían las revoluciones pero resulta que la mayor movilización de masas de la revolución rusa no la hicieron los bolcheviques sino la guerra?

Y bueno, Juan Pedro, estaban empezando los sesenta y teníamos muchas preguntas y muchas respuestas. Algunas demasiado «indiscutibles».

Más si te parece, bien, la seguimos la próxima.

Charlando con Jorge Molinari. Segunda parte.

Jorge, vos sos consciente que la defensa de las ideas de Trotsky en Uruguay ha tenido –históricamente– poca hinchada y mala prensa en la izquierda. O al menos una significativa ausencia, por llamarlo de alguna manera. Personalmente, te digo que hasta hace pocos años no había leído nada del autor. Entre otras razones porque ni siquiera tenía en el Uruguay difusión.

Como una suerte de tesoro, que valoro por quién me lo prestó y porque efectivamente no tenía pública difusión, he leído la Historia de la Revolución que me cedió para estudiarla nuestro viejo y común amigo Pepe D Elia.

Pero lo cierto es que en la izquierda en general y en el P.C.U. en particular se hablaba con esa solvencia que da la más supina ignorancia sobre el tema.

En realidad, esa imagen que yo tenía de ustedes, allá por los sesenta, como «locos» sueltos que se animaban a subirse en un banquito y hablarle a la gente en la Plaza Libertad los sábados de noche, no es personal, no era personal. Tenía que ver con un colectivo social. La derecha no hablaba del hombre salvo en algún artículo «histórico» sobre el asesinato del hombre en Méjico y en la izquierda eran un sector extremadamente minoritario. Y hasta ridiculizado, como marginales de la política.

6.

Creo que eso, que me consta no funcionaba de esa manera en otros lugares de Latinoamérica, tiene mucho que ver con las posiciones del Partido Comunista del Uruguay y sus corsets teóricos.

Como a su vez, soy un convencido que una cosa bastante distinguida en la izquierda uruguaya es a menudo ser profundamente orgulloso de la ignorancia, me gustaría que me hablaras de eso que tantas veces uno ha oído mencionar sin saber qué es. Me refiero al asunto de la revolución permanente.–

La observación es interesante se ha hablado del tema sin tener idea alguna de que se conversa.

No es extraño lo que vos decís. Estaba entre los autores non santos de la ortodoxia comunista porque ésta, más allá de palabras, y de silencios cómplices, había reverenciado demasiado a Stalin.

Con el paso de los años no se animaba a confesarlo. Esto es así y no califico. Confirmo un hecho que se verificó y que se dio.

Y la pregunta me interesa porque además, tiene mucho que ver con procesos que se vivieron en el Uruguay y con algunas de las mentes más claras de la izquierda de nuestro país.

¿Qué significa la revolución permanente?

Supone que en el mundo el desarrollo de la sociedad no es igual, no es parejo. En sectores del mundo tremendamente atrasados se llega a conclusiones más elevadas en función de las necesidades que plantea esa desigualdad del desarrollo económico.

¿Qué quiero decir con esto?

Trotsky señalaba que era más fácil llegar al socialismo en Inglaterra que en Rusia. Pero, a su vez, era más factible que hubiera una revolución en Rusia que en Inglaterra.

Por un lado, por la base material que no existía en Rusia.

En segundo lugar, porque él era consciente que una revolución en Inglaterra importaba –entre otras cosas– arrastrar a ritmos importantes a las partes desarrolladas del mundo.

En Rusia era más probable que se llevara adelante un proceso revolucionario en virtud de las necesidades de la gente, pero era mucho más difícil construir el socialismo por problemas de la base material, porque no había en la sociedad organismos de la sociedad preparados.

7.

La Revolución Permanente implica que vos tenés que hacer tareas de dirección de la sociedad en tu rol de intelectualidad y de clase obrera.

Debés tomar tareas de la revolución socialista sin llegar al socialismo porque de lo que se trata es de ganar espacios, cumplir etapas, para poder avanzar luego en un curso conjunto de la Humanidad.

A ver si nos entendemos. Por lo que vos decís el asunto tiene que ver con avanzar todo lo que se pueda ganando espacios políticos, organizando política y culturalmente, obteniendo reglas de juego que respeten a la gente y a su participación democrática en la sociedad. Ahora bien, ¿eso no supone llevar hasta las últimas consecuencias todas las posibilidades de la democracia, o si vos lo preferís, de la revolución democrática burguesa?

Es que el tema es precisamente eso. Puede plantearse de formas complicadas y me consta que a veces nos resulta difícil explicarlo. Más ése es el asunto.

Es más voy a afirmar algo que a lo mejor es escandaloso.

Yo no lo planteo como una imputación, tal como vos me comentabas que lo hacía Eugenio Gómez en una lamentable «Historia del Partido Comunista del Uruguay» que publicó a principios de los sesenta.

El teórico, político, orientador, parlamentario, dirigente comunista uruguayo Rodney Arismendi fue quién llevó mejor adelante en el Uruguay el programa de la Revolución Permanente.

Aplica fundamentalmente a partir del 55 o 56 –dentro de la dirección partidaria que él condujo– una concepción clara de avanzar gradualmente, organizar fundamentalmente a la clase obrera, tendiendo vínculos con la intelectualidad, para impulsar en su nación el impulso hasta las últimas consecuencias todas las tareas y las expresiones de la revolución democrática burguesa.

No se trata de otra cosa la expresión, que como a menudo digo, no la inventó en 1983 o 1984 Rodney Arismendi, de democracia avanzada.

Es parte de la elaboración teórica de esos años.

Otro asunto es que por necesidades políticas de un partido político de un país pequeño, con una incidencia muy limitada en el contexto internacional, los comunistas uruguayos siguieran aferrados en una época al stalinismo y luego a la política general de la Unión Soviética en todo lo bueno y todo lo malo.

8.

Y no te estoy hablando de los años ochenta. Te hablo de cuando vos eras chico. Te hablo de los planteamientos que los comunistas fueron gestando desde 1955 en adelante.

En ese momento Arismendi reivindica las ideas de frente popular o democrático de liberación nacional, la unidad de los trabajadores, el acercamiento a toda la intelectualidad, de hacer avanzar a toda la sociedad dentro de los marcos democráticos que los uruguayos integrábamos a nuestra mejor cultura.

La «democracia avanzada» no se inventó para usar un lema alternativo.

En los años cincuenta Arismendi impulsaba esa idea y bregaba adentro de su Partido y en el País por esas ideas.

Por tanto no estoy hablando de asuntos teóricos de marcianos. Te hablo de política uruguaya. Concreta.

Una versión polémica y distinta.

Me temo, Jorge, que sobre esto hay que ser más claro.–

Está bien. Eso forma parte de un concepto de Marx desarrollado por Trotsky y que en algún momento los chinos tomaron con la concepción de revolución ininterrumpida.

Más allá de rótulos, lo medular es la idea de vinculación de las etapas de la historia.

¿Estamos hablando de procesos vinculados, atados, concatenados?–

Ese es el punto.

Hay un proceso desigual y combinado, donde todo se vincula, lo económico, lo social, lo político, lo programático.

Ahora bien, la culminación lógica de esa etapa de la historia era la supervivencia del estado soviético sobre la base de una serie de reformas que permitieran transitar una etapa hasta tanto una nueva crisis del capitalismo originara condiciones para que ese desarrollo tuviera materializaciones en el resto del mundo.

¿Volvemos a hablar de revolución permanente?–

Exacto. Revolución permanente, concepto o idea que fue malinterpretada por lo general en toda la izquierda. O directamente no estudiada. No importa las razones pero el asunto es ése. No hay un análisis de la idea de revolución permanente y, fundamentalmente, por qué la izquierda adoptó el programa de «La catástrofe que se avecina y como combatirla».

9.

La izquierda toma un programa de Trotsky pero sin Trotsky. Y para un tiempo que era distinto.

Algo de eso indica el Profesor Julio Rodríguez, señalando que la izquierda adoptó el programa de Stalin, es decir, el camino de la estatización total de la sociedad.

Y nos encontramos con procesos en los cuales esa estatización total de la sociedad que obedecía una etapa muy precisa de «La catástrofe que se avecina y como combatirla» coyuntural, coyuntural por definición, era tomada como la regla general, que pasaba tabla rasa a cualquier desarrollo humano e igualaba todo en la misma situación.

¿Y, a título de ejemplo, como jugó ese asunto en el Partido Comunista del Uruguay?–

Entonces vos te encontrás con fenómenos como estos: en el Partido Comunista Uruguayo, el actual Partido Comunista Uruguayo, hay compañeros que dicen «socialismo es propiedad estatizada».

Se toma todo, se estatiza todo y la fórmula química te da socialismo.

Esa fue una de las deformaciones más brutales que se conocen al no entender en la historia la forma en que se fueron dando los procesos.

Y yo señalaba un ejemplo, que era la valoración que hacía Batlle y Ordoñez de Lenin.

Frente a una crisis tremenda de la sociedad (una de las cosas muy importantes es que Batlle y Ordoñez comprendía con mucha profundidad lo que significaba la primera guerra mundial) había dirigentes como Batlle que entendían cabalmente que el mundo estaba viviendo un proceso tremendamente agudo y que había gente capaz al frente de una sociedad de superar eso organizando la misma con conceptos revolucionarios, que significaban entre otras cosas la atención de las necesidades humanas básicas.

Hubo logros de la revolución rusa que son hazañas de la humanidad.

Por ejemplo alfabetizar como nunca hasta ese momento; Implicó un avance gigantesco.

Batlle, que estaba al tanto de esos procesos señalaba que eso había sido un ejemplo maravilloso de la humanidad.

Sin embargo, el sistema, la humanidad no estaba pronta para pasar a una etapa superior.

Batlle no hablaba de socialismo. Afirmaba que no se podía pasar a una etapa superior y Lenin inevitablemente tendría que tomar pasos capitalistas.

10.

¿Y fue así?–

Lenin no toma las resoluciones posteriores al programa que desarrollo en «la catástrofe que se avecina…» como un invento, sino que era la conclusión lógica de su pensamiento, es decir, adoptaba el programa necesario, en el momento que era necesario para defender a la gente, que en definitiva es el objetivo de cualquier programa social ¿Cuál es el objetivo de un programa?

El objetivo de un programa es fundamentalmente servir a la gente, servir al ser humano.

¿Cuál es la diferencia de un programa que abarca el conjunto de la humanidad? ¿Cuál es la diferencia del programa del Manifiesto Comunista? El programa del Manifiesto Comunista trata de defender al conjunto de la humanidad, frente a otro, del sector de la burguesía que se defiende a sí misma. Dice Marx «el programa de la clase obrera, el programa del proletariado es para liberar al conjunto de la humanidad, no para liberar sólo a la clase obrera» y el programa de la revolución rusa era un programa absolutamente transitorio frente a una determinada etapa para superar problemas de la gente en una situación de tremenda crisis y carencias.

Posteriormente, al otro día, se transformaban en reformistas.

¿Por qué se transformaban en reformistas? Porque el primer programa no podía abarcar las etapas de desarrollo que la sociedad inevitablemente debía cumplir, es decir, que era absolutamente imprescindible transitar.

¿Había pues cosas que no estaban planteadas para el largo aliento, aún cuando luego se transformaron casi en asuntos de principios?

Pero, por supuesto.

No estaba planteada la expropiación total de la tierra ni el trabajo comunista integral de absolutamente toda la tierra.

El concepto de cooperativa no era una cooperativa estatal.

¿Cuál era la base de eso? Que el concepto de cooperativa permitía de alguna manera trabajar sobre distintos sectores e ir armando distintos áreas sociales con una ayuda exterior que inevitablemente Lenin veía como absolutamente necesaria.

En los análisis que se hacen de los partidos comunistas aparece la ayuda exterior como una cosa magnánima, es decir, una actitud solidaria, pero no como un hecho imprescindible de que sectores sociales del mundo pudieran comprender lo importante que es defender en determinado momento que haya formas de producción que permitan subsistir a un determinado régimen social.

11.

¿Ese asunto de ayudas, solidaridad, etc., no está también vinculado con la visión que Lenin tenía del mundo del futuro inmediato?

Obviamente es así. Hay que entender otro hecho.

La guerra del 14 al 18, fue una guerra que dejó todas las heridas abiertas y en una cantidad muy grande de gente, de dirigentes políticos, la idea de que esa guerra inevitablemente arrastraba a otra guerra.

Lenin, en un artículo sobre el valor del oro se refiere a que la segunda guerra mundial se iba a producir a fines de la década del 20 y señala como eje de la segunda guerra mundial la crisis en Estados Unidos, Japón y Alemania.

En ese artículo esta analizado ese tipo de coyuntura que se estaba dando e inevitablemente el proceso era tal, que se veía que las contradicciones no tenían solución en un mundo de paz.

Los mismos elementos que habían determinado la primera guerra mundial estaban latentes para gestar la segunda guerra mundial.

En cierta medida creo que aún no está suficientemente estudiado que los elementos que originaron la primera guerra mundial, ya estaban radicados en el hecho fundamental de que el comercio ya superaba los niveles estatales, llegando a un nivel tal que necesitaba de reglas absolutamente universales que permitieran compensar o complementar el desarrollo nacional con un desarrollo internacional con determinada armonía.

Al no haber reglas acordadas, había cañones.

Se imponía la ley del más fuerte, pero el problema era que el más fuerte tampoco podía imponer al final de la guerra su propia ley, porque las formas del desarrollo capitalista en el mundo rápidamente generaban nuevamente contradicciones.

Esto llevaba a la necesidad de regular de alguna manera realidades permanentemente nuevas. No es casualidad que luego de la segunda guerra mundial aparecen una cantidad de reglas universales: Los acuerdos de Bretton Woods, la fundación del Fondo Monetario Internacional, regulaciones y análisis a nivel de sectores economistas y sectores universitarios, en los distintos países más desarrollados, que buscan normas universales a los efectos de, «amortizar» las crisis e impedir que se vaya por la vía de las armas a nuevos enfrentamientos bélicos.

En esa misma dirección, previamente a la segunda guerra mundial y yo diría en el lapso de entreguerras, como forma precisamente de superar o de atenuar la crisis del capitalismo tienen un rol trascendente los planteos de Keynes.

12.

Exacto, en realidad Keynes es el «el sanador» a nivel del estado de las crisis que provoca este tipo de contradicciones; deflación, inflación, superproducción seguida de periodos de recesión con grandes niveles de desocupación y crisis sociales, etc.

Se trataba de que los estados, con determinadas normas, regulaciones, actuación directa en la economía, impidieran o mitigaran las crisis o su periodicidad.–

El quid de la cuestión era que los centros de propiedad, que estaban firmes en el desarrollo capitalista, las grandes propiedades capitalistas del mundo apostaban todo a no ser barridos, como lo habían sido en la Rusia zarista.

Pero la Rusia zarista no tenía poder, fuerza, decían los mencheviques.

Las burguesías alemana, francesa, europea en general, la inglesa fundamentalmente, tenían poder para solucionar los desafíos.

Iban a recurrir hasta las últimas condiciones, incluso al fascismo, como recurrieron posteriormente, como instrumento de la defensa de la propiedad, no iban a permitir que la propiedad fuera cuestionada.

Además, hay que tener en cuenta que la propiedad de ese período, que la propiedad industrial era construida sobre la base de sangre, sudor y lágrimas.

Hoy, en el día de hoy, cumple años Bill Gates. El hombre no tiene ni idea de la propiedad que tiene; tiene 60.000 millones de dólares de propiedad, y mañana va a tener 100.000.

La forma de concentración de la propiedad de esta etapa de la historia, es tan diferente que si mañana Bill Gates hace un giro en su cabeza y dice: «Yo quiero pasar como un tipo que soy el salvador de la humanidad y destino los 60.000 millones de dólares a ayudar a los pobres», queda como dios y la propiedad de él se esfumó, porque ya la propiedad, la forma de propiedad, depende de otras características de acumulación de la propiedad capitalista que no existía en esa etapa de la historia que estoy comentando.

En esos momentos, en Alemania la acumulación que los capitalistas hacían era en base a sangre, sudor y lágrimas y si tenían que matar para defender esa propiedad, iban a matar.

Ahí era tremendamente compleja la posibilidad de lograr un proceso revolucionario que triunfara «a la rusa» en Alemania.

Por eso mismo, me parece no hay que desmerecer como se hace a menudo, el hecho de que Rosa Luxemburgo y Carlos Liebnetk no tuvieron la capacidad de entender el proceso revolucionario para poder hacer lo que Trotsky y Lenin o Lenin o Trotsky hicieron en Rusia. El proceso era mucho más complejo, mucho más duro y mucho más difícil desde todo punto de vista. Y había una burguesía…

Y había una burguesía, claro, si, que iba a ser beligerante directamente.

13.

Rosa Luxemburgo, aparece señalando críticas al partido bolchevique, que en cierta medida están relacionadas con el hecho de entender que había que acordar con la burguesía reglas de juego que fueran aceptadas por todos, cosa que en Rusia era muy difícil de plantear porque la burguesía no tenía como establecer reglas de juego.

Las reglas de juego de la sociedad se discutían dentro del partido bolchevique. Es decir, también en cada etapa de la historia del hombre se discuten las reglas de juego; en el partido bolchevique era un hecho normal que un dirigente que discrepara, sacara un cajoncito, se parara en un cajoncito y dijera públicamente que estaba en contra de las medidas que su propio partido había adoptado.

Esa es la forma de entender porque en abril de 1917, Lenin estaba en contra de la resolución del comité central y sale a hacer actos por las zonas barriales de San Petersburgo, (ya en ese entonces Petrogrado) a proclamar que discrepaba con lo que se había resuelto en el comité central del partido bolchevique.

Y eso era un hecho normal.

Cuando Stalin y los que habían quedado en Rusia planteaban de qué había que desarrollar una etapa democrática burguesa, Lenin sale directamente a plantear de que había que discutir como había que hacerse cargo del estado, mientras los demás discutían como participar de los órganos del estado.

Ahí aparecen las bastante conocidas «tesis de abril», como consecuencia de las que se acusa a Lenin de haberse pasado al programa de Trotsky y que tiene su síntesis digamos, en «La catástrofe que se avecina y como combatirla».

Es bueno pues, echar una mirada a toda esa serie de procesos que se dan en los veinte años del proceso de entreguerras.

España, por ejemplo, se le va de las manos al sistema capitalista y la burguesía española es mucho más débil que la alemana o cualquiera de las burguesías europeas.

El proceso de desgaste de España, por sus derrotas en lo que tiene que ver con las posesiones de ultramar perdidas va entrando en una crisis tremendamente aguda. Es entonces que la burguesía mundial acude en defensa de la burguesía española para impedir que los sectores populares puedan llegar a un nivel mucho más desarrollado.

Allí se produce el problema de dirección tremendo ¿Por qué?

Porque el programa de la revolución española, en ningún momento aparece claro.

Todo el proceso que se da en la revolución del 17, entre «la catástrofe que se avecina» y posteriormente la «NEP» (Nueva Política Económica), impulsada por Lenin, a España llega de golpe, sin digerir.

Entonces en ese programa confuso, sectores de izquierda dicen «nosotros no queremos el stalinismo, nosotros no queremos que el estado se haga cargo de todo»; Otros sectores dicen «no hay otra salida que el estado se haga cargo de todo». La revolución española queda atrapada en medio de problemas sin solución ni salida.

14.

¿Qué relaciones hay con nuestra propia época?

Grandes problemas que teóricamente se han estado viviendo en el Uruguay, en Latinoamérica y en el mundo pasaron por el proceso de la revolución española y no fueron suficientemente elaborados.–

Por ejemplo, asuntos programáticos importantes. Por ejemplo la estatización; en la revolución española los anarquistas tenían un nivel muy elevado y tenían razones. Habían visto le experiencia rusa y habían observado al stalinismo en acción.

Ya el Stalinismo en 1936, había fusilado prácticamente a la dirección del partido bolchevique, y la persecución y la colectivización forzosa eran elementos que no podían ser ejemplos para Europa ni humanamente aceptados.

Entonces, ese proceso que se estaba dando en la Rusia de Stalin, en la Rusia soviética de Stalin, jugaba en contra de la revolución española, porque el programa de la revolución española no podía ser el de la Rusia soviética. Pero a la vez, no había otro programa para desarrollar.

¿Cómo se podía hacer cargo del estado español una organización política que no pretendiera entre otras cosas tener el control del aparato del estado?

Era imposible.

¿Y cuál te parece que fue el papel de la Internacional Comunista y del P.C.E.?–

Primero, tratar de influir a los cuadros dirigentes del P.O.U.M orientándolos hacia el modelo soviético. Estatizar todo.

En segundo lugar, tratar por todos los medios de canalizar y capitalizar de alguna manera el peso de la revolución española, si ésta llegaba a buen término, para sí.

¿Y Trotsky en que andaba a todo esto?–

El otro problema es que en esa etapa de la historia todavía Trotsky estaba vivo y el programa de Trotsky en ese proceso no es el de la estatización total.

El programa de Trotsky en ese proceso es buscar organizar desde abajo organismos populares…

¿Cuál era? ¿Cuál fue la actitud de Trotsky? Para entenderlo volvamos a 1921.

Hay un giro fundamental que se produce a raíz de la polémica que recoge un libro que es uno de los ejes de la revolución rusa, «Acerca del sindicalismo» de Lenin sobre Trotsky.

15.

Lenin criticaba duramente a Trotsky.

Trotsky es el organizador del ejército rojo, militariza absolutamente todo y logra un apoyo impresionante del pueblo ruso. Se construye a través del famoso tren rojo, interviniendo prácticamente en todos los lugares con una concepción moral, ética y disciplinaria de un nivel impresionante. En esa actitud de defensa del conjunto de la sociedad y abordando todos los problemas de la misma y centralizando todo a través del ejercito, obtiene un éxito tremendo. Cuando vuelve a Moscú y encuentra la crisis brutal de la industria rusa, pretende llevar los mismos métodos que había llevado a través de la guerra a los sectores más atrasados de la sociedad a través del ejército rojo.

Plantea la militarización y el sometimiento de los sindicatos al proceso de militarización y centralización. En ese momento, Lenin sale agudamente a señalar «en ese camino, vamos lentamente al fracaso, no podemos militarizar la sociedad» la etapa de la guerra termina, se necesita una nueva etapa de desarrollo de la sociedad, es absolutamente imprescindible restablecer relaciones económicas y sociales que son las que rigen las relaciones humanas del conjunto de la humanidad y Rusia no está apartado de eso.

Lenin hace una acción muy incisiva sobre ese tipo de problema y Trotsky reconoce que su posición es equivocada, es decir, da la razón y da el apoyo a posición de Lenin.

Este lío está combinado además con la forma en que se estaba moviendo ya la tercera internacional, que empieza a tener problemas absolutamente en todos lados.

Si hay algo que claramente faltó en el desarrollo leninista, fue que Lenin llegó a la tercera internacional con el programa de la revolución rusa y desarrolló la NEP para Rusia, pero no pudo desarrollar un programa que llenara el vacío en esa etapa de transición del mundo entre guerra y guerra.

La humanidad vio como programa leninista las 21 condiciones y estas pautas organizativas de los sectores vinculados al proletariado, a la clase obrera, pero no podían ser bases organizativas de la sociedad, porque la clase obrera no estaba en condiciones de dirigir el conjunto de la sociedad en los sectores más desarrollados del mundo.

Estaba en condiciones de incidir en la dirección en un país como Rusia, transformado ahora en la Unión Soviética. Estaba en condiciones de influir en Alemania, en un nivel muy pequeño, o en España, pero no estaba en condiciones de tener un programa para el conjunto de la humanidad. Ese programa de transición es el que Lenin no pudo desarrollar, esa etapa de transición entre guerra y guerra se limitó a lo atinente a la NEP en la Rusia soviética.

16.

Del basamento marxista de la estatizacion de los kioskos.

¿Por qué Eugenio Gómez y sus secuaces acusan a Arismendi de dar un golpe trostkista–oportunista? Aclaro que las expresiones no son mías sino del propio Gómez, en publicación que obra en mi poder y se adjunta (año 1961).

Hay dos cosas que van combinadas.

La primera es que todo opositor era considerado trostkista.

Eso era sistemático.

Planteara lo que se planteara si no estaba de acuerdo con la dirección del partido era trostkista.

En segundo lugar, la orientación de Arismendi tendiente a estar vinculado con la sociedad civil, con los sectores intelectuales, con los profesionales, con los distintos sectores de la clase obrera, a buscar lazos, medios y formas de negociación, de análisis permanente con distintos sectores (y es algo que caracterizará al P.C.U. orientado por Arismendi), el dialogo permanente con el conjunto de la sociedad – en suma– eso para Eugenio Gómez era trotskismo.

¿Y para vos?–

Eso es leninismo.

Es la concepción de Marx. No se puede vivir fuera del mundo.

No era solamente Eugenio Gómez y su gente. En la Argentina, por ejemplo, el PC opinaba que Arismendi tenía una orientación trostkista.

¿Dónde está el nudo de ese entuerto?–

La concepción de democracia avanzada, que no se inventó hace 15 años, era una concepción que permitía defender lo que para la humanidad había sido una conquista, el parlamentarismo, las instituciones, los partidos políticos, las organizaciones sociales, el debate periodístico y parlamentario, el intercambio y la confrontación de ideas a nivel civilizado, en el ámbito universitario, a nivel del conjunto de la sociedad.

Eso importaba la presencia protagónica del movimiento sindical, de diversas organizaciones populares, la integración de los estudiantes a las bregas, etc.

17.

En una compilación documental que se repartió en forma previa al último o penúltimo Congreso del P.C.U antes de la implosión, se distribuyó un texto llamado «Documentos», que curiosamente no incluye todo lo atinente al año 1955. Está obviamente clara para mí que ello se debe a que los documentos del 55 estaban plagados de citas y de vivas a Stalin.

Esta es una demostración práctica de la contradicción. Se hacían tantas citas a Stalin que si se las hubiera recortado habría quedado prácticamente amputado o invalidado el documento.

Se prefirió –evidentemente– no publicarlo.

¿Por qué era así?–

Yo creo que porque en 1955 un texto de esas características necesitaba estar rodeado o contextualizado en el culto estalinista para que en la URSS no fuera rechazado.

Ahora bien, Jorge, con todo respeto por tu posición, pero ambos sabemos que no estamos hablando de personalidades mediocres. ¿Por qué eran tan así las cosas?

Justamente.

Yo estimo que la posición de Arismendi era otra, era la de un dirigente comunista de un país que tenía relativa importancia, pero que era un partido comunista que incidía en la realidad, que incidía en la vida política de un país, que efectivamente cada día tenía más peso y efectivamente lo tuvo.

No olvidemos, a título de ejemplo, que el respeto que los cubanos tienen al partido comunista uruguayo de ese periodo es imponente.

Más yo creo que Arismendi y sus compañeros sabían que no podían incidir dentro de la URSS. Eso no implica que no conociera lo que pasaba dentro de la Unión Soviética; yo estimo que lo conocía hasta en su más mínimo detalle:

A mí me consta que sabía perfectamente que había una lucha tremenda y una crisis brutal; que conocía elementos de la propia Unión Soviética que acá no se conocían. Mas, él era consciente que no podía influir, que ni podía modificar la situación hasta tanto no se dieran determinadas cosas.

¿Cuáles eran esas cosas?–

Por ejemplo, la lucha interna que determinaba crisis o situaciones críticas.

18.

Él tenía amigos y compañeros del partido comunista uruguayo que estuvieron en la Unión Soviética, que vivieron en la Unión Soviética, que no estaban de acuerdo con el régimen soviético y, en la práctica, fueron disidentes. Es más, él tuvo que interceder en determinado momento.

Creo que esas cosas son innegables.

El problema es que eso en definitiva era el precio para poder seguir trabajando en una determinada dirección en el mundo.

Y el mundo, a su vez, no estaba quieto.

Se estaban produciendo hechos como el de la propia revolución cubana.

Y esta, por su parte, adoptó un programa de estatizar todo, porque estaba al lado del imperialismo. Ese programa podríamos llamarlo bueno o malo, pero para la situación dada era el único posible.

Los cubanos no tenían otra chance.

Y por demás, nosotros mismos en los sesenta seguíamos con la idea de que la única solución en un momento de lucha por el poder, pasaba por estatizar todo.

Perdona que sea tan insistente. Pero me parece que vale.

Nosotros seguíamos con la misma idea de «la catástrofe que se avecina y como combatirla».

Teníamos la idea de catástrofe, no de continuidad, de preparación de un proceso, de continuidades, de avances democráticos.

En los años 60 queríamos estatizar la banca, el comercio exterior, el mercado del tabaco y hacer la propiedad estatal…

Si teníamos que estatizar los puestos de diarios, estatizábamos los puestos de diarios.

Y no exagero. Acá festejábamos la estatización de los puestos de diarios en Cuba.

Un capítulo tercero.

En algún momento de nuestras charlas decíamos con Federico que el aporte que hacía Molinari a la temática que nosotros estábamos tratando de desarrollar era importante y fundamentalmente «sólido».

Con el compañero seguramente se podrá coincidir, discrepar, mas habrá –en todo caso– que coincidir con la coherencia interna de su visión.

En este tercer capítulo abordamos algunos elementos que parecen interesantísimas para hurgar hasta el fondo en esa visión.

19.

Jorge, me parece bueno para que nos entendamos seguir la línea de tu razonamiento dentro del método planteado.

Hacías reflexiones interesantes que incluso suponían, al menos en lo que me toca, ideas novedosas en tu óptica sobre aspectos del proceso uruguayo y del desarrollo de la propia izquierda local y del Partido Comunista Uruguayo.–

Me parece que hay una contradicción poco salvable entre la idea de llevar hasta las últimas consecuencias la revolución democrática burguesa, por un lado y el impulso o el camino elegido por la Unión Soviética y su incidencia en el mundo, fundamentalmente en el periodo estalinista.

Ah sí, yo no puedo concebirlo de otro modo.–

Una idea fue la del stalinismo. Se toma el poder, se estatiza todo y se aplica una serie de instrumentos de ordeno y mando.

La otra posibilidad, que yo vinculo con esa idea de revolución permanente –concepto mal tratado por ignorancia o por conveniencias políticas– era impulsar a los sectores más progresivos de la sociedad, a los trabajadores, a los intelectuales y cumplir tareas de organización social, mejorar los niveles de vida de la gente, impedir el retraso económico y apostar a superarlo y poner frenos a la pauperización de la gente como consecuencia de las crisis.

Y esa labor se realiza mientras en el resto del mundo también se camina, se avanza, se transforma.

Yo subrayo que Rodney Arismendi planteaba con claridad la necesidad de una democracia avanzada vinculada con gobiernos progresistas, habla específicamente de «alianzas de gobiernos y partidos en función de las necesidades democráticas de América Latina.»

¿Esto implica, a título de ejemplo y mirando las cosas desde la historia del siglo veinte que el programa leninista de 1917 era cuestionable en su validez?

El programa era bueno para un momento y tal vez el único viable para la Rusia de inicios de la revolución, por un lado y de terminación de la primera guerra, por el otro.–

No podía ser válido para el resto del mundo. No servía para España, Estados Unidos, Italia o Francia.

La Internacional Comunista, Comintern o Tercera Internacional presiona y actúa –teniendo como eje la propia Rusia– pero no viendo que luego de la primera guerra el capitalismo subsistía y buscaba nuevas formas de fortalecerse, más allá de las previsibles nuevas confrontaciones bélicas.

20.

Lo que se soslaya es la actitud esencialmente flexible y dialéctica de Lenin.

El comunismo de guerra era una cosa. Más luego rápidamente y en pocos años se estaba planteando la necesidad de acudir a nuevas formas de desarrollo, que se expresó por ejemplo en la Nueva Política Económica (N.E.P.).

En un trabajo que creo se llamaba «Acerca del valor del oro» Lenin decía que luego que el mundo cambiara y se revolucionara los hombres podrían hacer letrinas de oro, para darle a éste su verdadero valor.

Pero en esos años veinte había que darle al fetiche oro el valor que tenía, entender que la moneda tenía importancia y que era necesario construir y edificar una economía que tomara eso en cuenta y se vinculara fuertemente con el resto del mundo. Había que construir y fortalecer el trabajo cooperativo, organizar la sociedad para pasar esa etapa histórica y sabiendo –todavía– que habría una nueva guerra que tendría tres ejes (Alemania, Japón e Italia) y que probablemente se iniciaría a fines de los años veinte.

No se equivocó en mucho, dicho sea de paso.

El stalinismo hegemónico, la caída de Trostky, la creciente dictadura de la burocracia partidaria en la URSS olvidó toda idea de cambio, de evolución, de transformar para avanzar. De ahí las barbaridades de la colectivización forzosa entre otras cosas, la eliminación de toda disidencia, la concentración de todos los esfuerzos en las armas.

Pero, Jorge, como dice Gardel, el mundo siguió andando, pasó una segunda guerra mundial, hubo un nuevo orden…

¿Sabés lo que pasa?–

Si una sociedad no se desarrolla en lo interno, tampoco puede impulsar y desarrollarse en lo externo.

La URSS al trabajar como freno para construir su propia sociedad no podía trabajar para las transformaciones en el resto del mundo.

Si yo no predico y aplico la participación real de los trabajadores en las empresas, la organización de cooperativas, si no pongo las bases ciertas de una sociedad de nuevo tipo, no puedo pedir ni sugerir eso a nadie.

Y a menudo pongo un ejemplo que parece tragicómico. Pero es parte de los hechos.

21.

Para tener una máquina de escribir en la URSS había que tener autorización del Partido.

En los Estados Unidos para comunicarse con Internet desde la casa, la gente no le pedía permiso a nadie y pocos lugares en el mundo tienen en sus universidades todas las obras de Marx, de Lenin, de Trotsky como en el país del norte.

En la URSS, en las escuelas y liceos no se estudiaba la revolución.

¿Dónde se discutía de política en la URSS?

Y en ámbitos cerrados, en la cocina de la casa, donde padres e hijos podían charlar y calladitos la boca seguir luego en el trillo.

Y, apelando a la abundancia, ¿cuál es tu visión de la visión del P.C.U. sobre algunos de esos temas?

Todo lo que yo te decía antes, desde Marx hasta hoy se llama revolución permanente. Fue mal interpretado, mal difundido, mal analizado. En el P.C.U. se llegó a afirmar la barbaridad que el fenómeno revolución permanente significaba «revolución simultánea» en distintos países.

Lo de «simultánea» no tiene nada que ver con la idea matriz de cambio permanente. Lo que estaba planteado desde Marx y no solamente desde Trostky era la necesidad de combinar procesos de cambio en los países más atrasados con los países adelantados.

Lo internacional y su comprensión es el punto neurálgico.

No hay sociedad democrática autárquica, cerrada, incomunicada.

Uno de los méritos del Uruguay de fines del siglo 19 y comienzos del 20 fue ser una sociedad abierta.

¿Por qué José Pedro Varela fue uno de los primeros traductores de Carlos Marx?

Y… porque vivía en el mundo y no en una caja.

Por último, déjame afirmar una idea que me parece importante.

¿Cómo no te voy a dejar? Usted dele nomás.

Del mismo modo que se tenía por parte de la conducción del Partido una visión, que luego se trasladaba, de que los que no pensaban como nosotros «todavía» no habíamos comprendido las cosas, asimismo se afirmó la esclerosis como norma y el cambio como herejía.–

Claro que la Humanidad ha sido testigo de luchas de clases.

Más lo que es congelado es el criterio de que la burguesía es eterna –hasta que acaben con ella– y que la clase obrera es eterna, hasta que triunfe.

Van a luchar, uno va a perder, el otro va a ganar y finalizó el campeonato.

22.

Ese aspecto tal vez sea uno de los temas menos desarrollados de Marx.

Entre otras cosas porque no podía prever lo que vivimos en el siglo veintiuno que empieza dentro de unos meses.

Pero la repetición de la idea a lo largo y ancho del siglo veinte supone una carencia absoluta de desarrollo del pensamiento.

Nunca una clase derrotó a otra.

Siempre surgió un tercer elemento distinto a los anteriores.

No interesa el nombre. Importa que yo entiendo que la dialéctica no la puede derogar ni un general fascista, ni un romántico, ni Stalin pueden frenar el movimiento dialéctico.

A menudo nos quedamos sin síntesis que era el resultado y nueva afirmación –como resultado– de la confrontación de dos contrarios.

Una versión polémica y distinta.

Hay un asunto primero que es reiteración de lo que vos ya marcaste pero que me gustaría que lo afinaras un poco más, o sencillamente me lo reiteraras en términos que favorezcan la comprensión de todos.

Habíamos hablado de la revolución rusa, sus características, habías señalado como algunas ediciones señalaban que si bien en Rusia era más fácil hacer una revolución, en Inglaterra era más probable llegar al socialismo. A su vez, vos hacías un aporte crítico a un planteo de Arismendi que hablaba de lo atinente a la revolución rusa o al proceso de la Unión Soviética como un «escándalo teórico». ¿Por qué no charlamos algo sobre todo este lío?–

Apelando a los clásicos.

Eso está referido fundamentalmente a los prólogos, al Manifiesto Comunista, donde Marx y Engels establecen la característica del campesinado ruso y de la propiedad de la tierra en Rusia.

Ello podía dar origen a un proceso revolucionario, a una revolución campesina que se complementara con una revolución comunista en países más adelantados. ¿Esto qué significaba?

Significaba que desde el Manifiesto Comunista pasando por todos los textos de Marx y Engels, no hay en ninguno de ellos una idea sobre el posible aislamiento de los distintos estados para resolver los problemas de las sociedades en forma particular.

Es decir, las situaciones que se viven en cada uno de los estados son producto de un desarrollo universal de un sistema de explotación, es decir, el sistema capitalista que se expande universalmente, toma sus características nacionales, tiene sus formas nacionales, pero se complementa en el conjunto del universo y los países más atrasados se complementan con los países más adelantados.

23.

Las formas de producción más atrasadas se complementan con las más adelantadas. Entonces, pensar en un desarrollo histórico igual para Rusia que para Inglaterra o que para Estados Unidos, o que para Brasil era sencillamente absurdo.

No tiene por que pasar todas las etapas del desarrollo humano cada país en particular, sino que esos procesos se complementan.

Se van combinando los desarrollos y tomando los más avanzados con los más atrasados combinándose políticamente y socialmente.

¿Como parte de la lógica del sistema capitalista?–

Como parte de la lógica del desarrollo universal, en el cual el sistema capitalista es el predominante en esta época.

Antes fue el Feudalismo y antes fue la esclavitud y antes fue cualquier régimen de explotación.

Nunca ningún régimen de explotación se dio puro y nunca ninguno dejó de tener desarrollos desiguales y combinados.

Entonces tenemos en el caso del desarrollo de la Rusia zarista, fábricas impresionantes como la Putilof, del nivel más alto del mundo del desarrollo industrial, en forma contemporánea con formas feudales que se daban en el campo, con formas de explotación también de propiedad colectiva de la tierra que hacían que el planteo de propiedad de la tierra de los campesinos fuera un elemento que se combinara con esos elementos industriales adelantados.

Ahora, ¿cuál fue el cambio que se produjo en el pensamiento?

¿Cuál fue el aporte fundamental de la concepción leninista en lo que tiene que ver con el desarrollo de la revolución rusa? Que Lenin organiza fundamentalmente el partido de la clase obrera, organiza los sectores explotados de la sociedad, vinculados con el campesinado pero fundamentalmente el partido de la clase obrera.

Organiza ese partido, y en el momento en que se produce la crisis que da origen a la primera guerra mundial, ese partido se encuentra en una situación muy particular.

El pueblo ruso es movilizado por la guerra.

No hay nada en la historia de la humanidad que movilice tanto como las guerras.

En un proceso de guerra, de crisis brutales como las generadas por esta crisis del sistema capitalista que desemboca en la primera guerra mundial, se produce la movilización impresionante de toda la sociedad que antes podía mantenerse dentro de los marcos normales del zarismo, de la disciplina con la que contaba el régimen social en particular.

24.

Entonces, ese elemento determinó que lo que Lenin en un momento mostraba como un proceso en el cual la clase obrera y el pueblo contribuían fundamentalmente con la alianza con el campesinado, a entablar la democracia en Rusia.

Mas la impotencia y la incapacidad programática y organizativa de los sectores dirigentes de la sociedad le impedía en ese momento asumir la dirección de la sociedad.

La burguesía incipiente rusa y los sectores socialdemócratas que planteaban una etapa de desarrollo capitalista regular, normal, dentro de las normas que ellos veían en los países occidentales, es decir, el sistema parlamentario funcionando con partidos, con organizaciones sociales vinculadas, etc. Pero ello no se compadecía, en la vida real, con las necesidades y posibilidades ciertas de tránsito de la sociedad rusa.

Lenin aparece no «escandalizando» al marxismo, como en forma desacertada se ha afirmado, escandalizando en todo caso a la social democracia europea, puede ser.

Esta no veía, dentro de los cánones normales de la concepción marxista, el hecho de que en un país atrasado o con realidades combinadas de adelanto y atraso, que en un país como Rusia aparecieran concepciones, que plantearan ya la lucha por el socialismo.

Entonces esa contradicción que veían los sectores socialdemócratas hacía que su plan, su programa, su actividad para actuar significara la instalación de partidos en una asamblea constituyente, la organización de un poder establecido a modelo y semejanza de lo que eran países como Inglaterra, Francia, Europa en general, no tuviera sustento. Porque la base empresarial, la base burguesa de todo eso no tenía fuerza, estaba en el aire, es decir, estaba en situación de absoluta debilidad.

Entonces, eso motivaba el hecho de que Lenin planteara, en un momento crucial de la crisis del zarismo, cuando éste se derrumbaba, cuando los sectores socialdemócratas o los partidarios de Kerenski planteaban que «en Rusia no existe ningún partido capaz de solucionar el problema que tenemos en este momento», que ese partido existía y estaba en la escena política rusa.

Él entendía que había un partido que podía solucionar los desafíos del momento, que ese partido era el partido bolchevique.

Tenía las conexiones, las vinculaciones con la sociedad y el programa para llevar adelante una solución en esa emergencia, en esa situación concreta. Ese programa, fue el trascendente «De la catástrofe que se avecina y como combatirla». Los sectores de la socialdemocracia y los sectores bolcheviques plantearon «ese no es el programa de Lenin, ese es el programa de Trostky», por eso es que compañeros con enorme autoridad y capacidad señalan que Lenin llevó adelante el programa de Trostky.

25.

Conforme a tu visión, ¿qué significaba ese programa? –

¿Y el programa de Trotsky que significaba? Implicaba que la clase obrera era capaz de conducir este proceso en conjunto con la sociedad siempre y cuando tomara algunas medidas de estatización de la sociedad, de control absoluto de la sociedad para promover a partir de eso un desarrollo que vinculara esta situación revolucionaria de Rusia con el resto del mundo. La dictadura del proletariado puede ser mantenida en tanto se desarrollen las condiciones revolucionarias en el resto de la humanidad. Estamos al principio de un proceso revolucionario, se rompe el eslabón más débil que era el de la Rusia zarista.

Ese eslabón más débil en plena guerra mundial fue el que inmediatamente todas las naciones del sistema capitalista del mundo acudieron a reforzar. Por ello el bloqueo, el primer bloqueo al terminar la primera guerra mundial, el bloqueo sobre Rusia, sobre la Rusia Soviética que llevaron a cabo 14 naciones.

La URSS salió de la situación con un ejército rojo organizado sobre la base de los sectores de la clase obrera y sobre, fundamentalmente, la estatización. Mas esa fue la gran preocupación inmediata de Lenin, porque Lenin adoptó el programa de «la catástrofe que se avecina y como combatirla» con esa concepción, frente al desastre. En modo alguno era para Lenin una salida definitiva, un proyecto programático de largo aliento.

Después de este proceso, Lenin entiende y expresa que los bolcheviques que fuimos revolucionarios frente a la crisis que originó la primera guerra mundial, ahora debían ser reformistas y necesitaban crear las bases sociales, culturales, ideológicas, económicas, que determinen la posibilidad de que se sustentara un nuevo régimen.

Mientras tanto, en su concepción, podrían intentar alcanzar a las naciones más avanzadas que eran las que inevitablemente iban a ser las primeras en llegar al socialismo. No nosotros, lo que no nos pueden impedir a nosotros somos que ya estemos construyendo las bases culturales políticas y sociales que determinen que nos pongamos en carrera a los efectos de llegar a los niveles más avanzados»(?). Esa es la idea de revolución permanente, concepto tan mal manejado, tan deformado, tan maltrecho por visiones mediocres y sin apoyatura teórica-práctica alguna.

26.

¿Desde tu punto de vista, por donde pasa fundamentalmente el futuro de la izquierda?–

El programa del Encuentro Progresista Frente Amplio pasa fundamentalmente por la democratización de la discusión programática.

Ese es el gran desafío que tenemos nosotros en este momento.

Si podemos hacerlo y llevarla a límites mucho más allá de lo nacional, buscar apoyos, referencias, elementos en otros lugares del mundo, hacer que nuestros problemas sean problemas que sean analizados con un criterio que mire al mundo y no la comarca solamente, vamos a encontrar ecos inusitados.

¿Hay que enterrar algunas ideas?–

Hay que aprender del pasado. Hay un hecho que sigue siendo un elemento de referencia.

El último reducto de las formas estatistas de la revolución en el mundo fue Cuba.

Cuba estatizó todo y no tenía otro camino; no había otro programa posible para la revolución cubana que ese.

Sin embargo hoy, Cuba defendiendo la salud, la educación y el derecho de los cubanos tienen necesidad de insertarse en el mundo y abrir la discusión hacia el mundo. Si Cuba permanece hoy en la forma que ha permanecido es fundamentalmente porque cuenta con una simpatía de sectores populares, universitarios, distintos sectores de la sociedad de los países desarrollados.

Sino no podía haber sobrevivido, más allá de los sacrificios heroicos del pueblo cubano. Habría desaparecido, habría sido liquidado como lo fue la revolución chilena.

En el tiempo del triunfo del socialismo chileno o de la unión popular o la propia revolución española, no era viable que existieran procesos como la propia Cuba al día de hoy.

Si Cuba existe es porque existe ese tipo de simpatía a nivel general. Creo que con el mismo nivel de simpatía pueden originarse movimientos que se orientan de alguna manera a plantearle al mundo las dificultades que nosotros tenemos.

Nosotros vamos a tener grandes dificultades, acaba de salir la 609, (MPP) hablando de un salariazo.

¿Y qué posibilidades tenemos para un salariazo?

27.

Si nosotros no democratizamos esa discusión, si no ponemos en discusión el tema programático que hoy debe discutirse en el mundo, es decir, no solamente en el plano del Keynesianismo moderno sino en el plano de la acumulación primitiva ya hecha en la humanidad.

Hay que democratizar esa discusión. En caso contrario, entramos en un pantano que no tiene salida, entramos en crisis que no tienen salida.

Esto no es un asunto de fatalismos. Aquí juega el factor humano y la capacidad de cada compañero con responsabilidades de conducción.

Hoy el programa y la democracia van directamente vinculados. La posibilidad de profundizar la democracia y la posibilidad de levantar programas, puntos que signifiquen de alguna manera la vinculación de Uruguay con el mundo, son elementos absolutamente decisivos.

Otro asunto es que aún de los sectores más conservadores del mundo capitalista de hoy, aparecen elementos que están mostrando la enorme preocupación por el hecho de la exclusión social de sectores cada vez más numerosos. Tenemos que saber buscar respuestas.

Nosotros podemos tener una solución en la medida que busquemos normas universales, criterios generalmente válidos a nivel de la humanidad. Por eso decía lo de Keynes.

O hay reglas de juego a nivel del propio sistema a nivel universal, o solamente quedan instancias de marginación, destrucción ecológica, exclusión sistemática y creciente. Son cosas que hay que intentar, el keynesismo fue en definitiva la respuesta de alguna manera del propio desarrollo de las ideas revolucionarias de Marx y de Engels, de alguna manera fue una respuesta capitalista a la profundidad de las crisis que el propio funcionamiento del sistema conllevaba.

La previsión social fue de alguna manera la respuesta capitalista al hecho de que los movimientos revolucionarios cuestionaban toda la propiedad burguesa.

Hoy la propiedad burguesa que se concentra de una manera escandalosa está absolutamente cuestionada de arriba abajo.

El tema pasa por poner reglas que nos permitan avanzar civilizadamente, es decir, sin llegar a rupturas o enfrentamientos que provoquen tremendas catástrofes.

Y ahí está todo mezclado; está mezclada la ecología, está mezclado el desarrollo económico, están mezcladas las reglas democráticas de la sociedad, está la transformación de la empresa, está la desaparición de las empresas «monumentales».

Empiezan los módulos más chicos.

28.

Toda esa transformación en el mundo empieza a pesar y va a pesar directamente sobre este fenómeno de desarrollo de las características de un gobierno popular de Uruguay.

En ese sentido, el optimismo está por el lado de la capacidad de comprensión, de análisis, de profundidad.

Los elementos negativos pueden estar provocados por el hecho de que el Encuentro Progresista Frente Amplio no tiene aún instrumentos donde analizar rigurosamente los nuevos datos y realidades.

Yo creo que no tiene estructuras partidarias que permitan esto Yo personalmente avizoro que uno de los lugares donde la discusión se va a dar con mayor intensidad es en el partido socialista que ha conservado históricamente su estructura y sus formas orgánicas y que tiene un congreso, tiene instrumentos que no tienen las otras organizaciones.

No es un asunto de ser biológicamente optimista, como diría don Washington Cataldi.

Acá el asunto es que hay elementos para pensar en que se puede progresar socialmente a niveles más avanzados.

No hay de parte de los sectores conservadores tampoco una resistencia como podía haber en el período anterior, porque su realidad con relación a las relaciones mundiales son distintas.

Lo que puede haber acá es una paciencia- impaciencia social muy grande contradictoria. Obvio que sea así cuando hay sectores de la sociedad que muestran ya una situación de exclusión a ritmos que asustan.

Ese es un tema de democratización, de descentralización, de desregularización del aparato del estado, cosa que es muy difícil para quienes aspiran a tener el control del aparato del estado, pero esa desregularización no se puede hacer si no se apunta a nivel universal.

Es decir, hay que promover desarrollo de otra índole a nivel mundial, no a nivel de los estados.

En ese aspecto la discusión de los neokeynesianos como les llamo yo, va avanzando, va determinando nuevos modelos, nuevas características.

Yo confío en que las ideas que fundamentalmente son de Marx y de Engels, hoy empiecen a ser coronadas en el momento en que los sectores más conservadores de la sociedad pensaron que Marx y que Engels ya habían quedado en la historia.

Sin embargo, siempre se vuelve a Marx, para negarlo o para reafirmarlo, pero siempre vamos a volver a aquellos viejos pensamientos de Marx con respecto al desarrollo histórico de la sociedad y que aparentemente en determinado momento de la historia parecía que no tenían nada que ver con lo que estaba pasando.

29.

Pero cada vez tiene más que ver con lo que está pasando, independientemente de que Marx no podía prever en 1850 que las sociedades capitalistas modernas, la organización empresarial moderna iba a ser totalmente diferente a lo que era en aquel momento cuando la acumulación primitiva obligaba a grandes empresas y a grandes concentraciones industriales.

Hoy la acumulación primitiva llegó a su fin y las empresas empiezan a sufrir un proceso de desglose, de desregulación, de organización de la sociedad de una manera totalmente distinta a como estaba armada en aquella época del desarrollo de la humanidad.

Son temas que están ahí, que están palpitando.

Por eso es que en cierta medida, el drama que significó para muchos militantes la crisis del partido comunista no tiene salida si no se explica dentro de este contexto mundial, dentro de nuevas perspectivas internacionales.

La crisis del partido comunista en si no tiene respuesta.

Como una peripecia nacional, no tiene respuesta.–

No tiene explicación, hay que explicársela en función de todo esto porque además lo otro significa prácticamente el suicidio, es decir, no es mirar el mundo hacia delante y ver la experiencia positiva que se hizo en determinado período que se vivió y que se actuó.

El gran problema de lo que se llamó la renovación fue eso; daba a entender que se abría una etapa histórica en la cual estaba inexorablemente comprendido todo lo que se había hecho en todas las tiendas del pensamiento humano.

Yo insisto muchas veces en la conferencia de Copenhague donde Trotsky en el año 32 incorpora el pensamiento de Freud incluso en la parte final donde dice: va a llegar el momento en que también la psiquis humana pueda ser analizada con la meticulosidad científica y ver las distintas tendencias, formas, no para controlar todo, es decir cómo podría ser la concepción estalinista más acérrima, tener todo absolutamente controlado…

¿La psiquis incluida?–

La psiquis incluida.

El gran tema era permitir la expansión más sana y más pura de la sociedad y como diría Trotsky, el hombre nuevo no va a ser revolucionario, porque no va a tener la necesidad de ser revolucionario.

30.

El hombre nuevo va a ser producto de una sociedad muy distinta de la que nosotros estamos hoy viendo y en la cual estamos en cierta medida en la prehistoria.

Estamos entrando en una etapa en la cual la acumulación primitiva terminada, los bienes abundantes en la sociedad permiten la planificación y la organización mucho más de acuerdo con el desarrollo humano.

Montevideo. Invierno de 1999.

Declaración con puntas.

Declaración con puntas.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Richard Hayden Black.Reproduzco estas declaraciones que se han difundido del senador republicano (EE.UU) Richard Black que no he podido chequear totalmente su veracidad o su desmentido1.

Que esta poderosa nación del norte ya no sea en el mundo la líder del libre comercio, si bien no se hacen sobre ello valoraciones, en lo personal entiendo es uno de los acontecimientos económicos del mundo actual que trae con ello de seguro, importantes transformaciones, y rica en pronunciamientos desde los más variados orígenes.

Richard Black, senador republicano por el estado de Virginia, Coronel retirado del ejército de EEUU y ex funcionario de la OTAN, declaró que tienen que terminarse las operaciones de cambio de régimen que ha emprendido Estados Unidos contra Venezuela y también en otros países del continente americano, y las sanciones que están provocando «sufrimientos inimaginables» a mucha gente, deben ser derogadas.

Estados Unidos ha «satanizado» la moneda venezolana, haciéndola «inservible», y luego decimos: «Miren qué mal gobierno es éste, su moneda no vale nada». Y no fueron ellos los que la hicieron inservible, sino que «nosotros hicimos que no valiera nada», argumentó Black.

«Luego, tenemos un bloqueo, de hecho, a sus exportaciones petroleras… y entonces decimos: “Pero fíjense, no pueden dar de comer a su población”. Y ¿saben qué?, no pueden dar de comer a su población porque nosotros hemos cortado toda su fuente de ingresos».

«Nosotros (EEUU) sencillamente tenemos que dejar tranquila a Venezuela. Déjenlos ser. Déjenlos ocuparse de su gobierno. Creo que eso sería mejor para el mundo entero… No es mi gobierno, y no soy yo, o algún estadounidense, quien deba determinar cómo van a ocuparse los venezolanos de sus asuntos internos», señaló Black.

Ah, pero entonces «vamos de nuevo, y nos involucramos en Bolivia», y «seleccionamos a un candidato escogido por nosotros…». «Hubiese sido mucho mejor que los bolivianos decidieran ellos mismos, su situación», declaró Black.

«El problema con toda esta desestabilización, donde se derrocan gobiernos, uno tras otro, es que se exacerban los enredos migratorios y los problemas con los carteles de las drogas. Y hace que esa desestabilización en Latino América cree las condiciones para la enorme y descontrolada migración hacia los Estados Unidos, a través de su frontera sur», señaló.

«Yo creo que si dejamos de micro gestionar la región y dejamos que su población pruebe con la forma de gobierno que ellos quieran, nosotros estaríamos mucho mejor. Creo que Latino América sería mucho más próspera y mucho más estable, y así se eliminarían muchas de las presiones qué hay sobre Estados Unidos», terminó diciendo el senador Black.

Comentarios:

Alguien me comentó: lo de Venezuela es culpa de Maduro. Otro amigo, que es reconocer hechos reales que están sucediendo y son la causa del agravamiento de la crisis en estos países.

Sin embargo en lo personal creo que tienen aún un valor mayor. Lo de Trump es un repliegue oportunista de lo que fue un sector de la oligarquía imperialista hacia un capitalismo de Estado, sin tener el aparato político propio suficiente para poder bancarlo por mucho tiempo, y sin que el Estado pueda resolver los problemas de la gente.

Tal vez el ejemplo más notorio y duradero de capitalismo de Estado, ha sido en la historia el encabezado por Stalin y la Unión Soviética, que no terminó en una tragedia aún mayor por el rol cumplido –muy cuestionado en la izquierda– de Gorbachov.

Ese capitalismo trágico en múltiples aspectos –desarrollo y represión– pudo llevarse a cabo porque nació de la revolución social más profunda que ha conocido la historia.

Se podría decir que a Lenin no le dieron las fuerzas para poder abordar el ensamble de la revolución con una realidad mundial que necesitaba un programa para ello. Las famosas 21 condiciones2 en definitiva sirvieron para dividir a la izquierda porque su programa no lograba la unidad de objetivos que era necesario.

La preocupación de Lenin reflejada en una enorme cantidad de textos era sobre sus dos principales dirigentes con gran capacidad ideológica, tanto Trotsky como Bujarin. Su principal organizador había fallecido de tifus en 1921 (Svedrov) que motivó la llegada a la dirección del aparato partidario de una figura que resultaría nefasta en la historia de la revolución como lo fue Stalin, al que intentó separar de las tareas de dirección y fue derrotado con las consecuencias ya conocidas. La opinión de Lenin permaneció oculta y se conoció 30 años después.

Esto es tan así, que la izquierda en el mundo aún hoy es incapaz de elaborar un programa que vaya más allá de la estatización de la economía o con algunos atenuantes a los que se llama erróneamente socialismo, pero que en esencia es lo mismo: el control del aparato del Estado cuando el desarrollo económico de la humanidad ya superó largamente las fronteras de los Estados como lo vaticinara Lenin en «El imperialismo fase superior del capitalismo» (1916).

Lo que está diciendo Richard Black es que aquellas personas que han hecho tareas para la derecha en el mundo, y no son guerreristas o no son criminales de guerra sienten la necesidad de una salida que hoy no se las brinda nadie.

Vamos entonces a lo que en determinado momento sostenía Marx, el programa de la izquierda deberá convertirse en el programa de toda la Humanidad.

Hoy la izquierda no está a la altura de esa necesidad y nuestra tarea es abrir el debate para que se pueda llegar a ello, pues los elementos ideológicos para poder hacerlo ya existen.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 3 de Febrero de 2020.


Notas:

1Las fuentes de información han sido varias, pero en estas cosas la seguridad solo la da el que se supone es el propio autor de las mismas.

2Las 21 condiciones eran la base programática en el mundo para constituirse en Partido Comunista y adherir a la Tercera Internacional.

El escándalo en la ideología.

El escándalo en la ideología.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Jorge Aniceto Molinari.Si bien hay muchos hechos puntuales en la realidad actual, entendemos de un gran valor volver e insistir sobre aquellos aspectos de la teoría que en su momento significaron y significan de alguna manera, una guía para la formación de generaciones de militantes de la izquierda y de la sociedad toda.

No hay mejor antídoto para el proceso de derechización y fascismo que provoca en la sociedad la crisis actual y la falta de respuestas programáticas frente a ella, que analizar las experiencias que nos da la historia.

La revolución rusa llegó a su cima con la conducción del Partido Bolchevique y el trabajo ideológico formidable, fundamental de Lenin. Ha sido el único Partido en la historia de la humanidad hasta hoy, que se construyó atendiendo a lo que estaba elaborado en textos magistrales que analizando el capitalismo había dado toda una guía para la acción política, y en lo que se destacaban los estudios de Marx y Engels. Lenin no solo que no se apartó un ápice de ellos sino que con un espíritu crítico y a la vez analítico incorporó nuevos elementos que hicieron de su aporte algo fundamental para entender lo que hoy está pasando.

Sus polémicas con Plejanov en la formación del Partido y luego en la tarea de construcción en revolución con Trotsky y Bujarin, son enseñanzas que hoy hay que tener presente. No para tomar como una verdad revelada sino como una guía para aprender a aplicar un método en el accionar social y político.

Lenin fue derrotado en 1924 cuando su intento de separar de la dirección del Partido a Stalin fracasó. La burocracia había dado un golpe y los textos de Lenin sobre estos hechos se conocieron 30 años después.

El capitalismo con sus liderazgos maltrechos salía de la tragedia de la primera guerra mundial y reconstituía sus fuerzas en las que preferían en la pugna que significaba su desarrollo y el egoísmo de clase, tener como rival a un capitalismo de Estado y no al de las conquistas sociales por parte del proletariado en el mundo. Vivía en medio de un peligroso equilibrio social. Más de uno de sus estadistas buscó por medio de los seguros sociales (seguridad social, previsión social) ese equilibrio.

El stalinismo mientras perseguía y asesinaba a los bolcheviques, heredaba como ejemplo para el mundo, las conquistas de la revolución de octubre.

A Trotsky mismo, no fueron pocos los militantes que lo increparon por defender a la Unión Soviética a pesar de Stalin. Su defensa era muy clara: «la Unión Soviética es una conquista de la humanidad».

Es como si hoy no entendiéramos que la caída de Venezuela, o de Cuba significarían un gran retroceso aún cuando pudiéramos señalar errores y hasta horrores burocráticos que nada tienen que ver con lo que fue el stalinismo, aunque hay mucho de lo que fue su origen.

El horror que significa en el mundo actual la promoción y la derrota de la llamada «primavera árabe» en la que participaron intelectuales europeos de izquierda, que no entendieron que sin desarrollo de una base social que lo posibilite, es imposible hacer un proyecto de sociedad nacional democrática. Introdujeron la inestabilidad social y el caldo de cultivo para la industria de la guerra, para la tragedia social actual y el padecimiento de las migraciones.

El propio fomento de los nacionalismos sin una base económica democrática a nivel mundial, tiene el marco de intereses sectoriales que pugnan por un desarrollo capitalista propio y en definitiva van en contra de la defensa misma de la razón de ser de las nacionalidades, como lo analizaba Lenin.

Rodney Arismendi, conductor del Partido Comunista uruguayo, constructor fundamental de la unidad sindical y política en el país, hablaba para interpretar los acontecimientos de la revolución de rusa de que Lenin había producido un escándalo en la ideología, pues había acercado los textos de los maestros a lo que estaba pasando con la construcción del llamado socialismo real y originado la reacción de la socialdemocracia europea, comprometida con los créditos para la guerra de sus respectivas burguesías.

Permítasenos, en nuestra modestia de conocimientos, señalar que dentro de sus enormes valores y aportes, esa fue una idea que aún sigue haciendo daño a la izquierda y es sobre ello que queremos hacer algunas puntualizaciones para enriquecer el debate importante que tarde o temprano se debe dar sobre la ideología.

Lo cual conlleva nuestra propia autocrítica, pues en 1971 muchos de estos temas nos eran confusos y aún no teníamos una base ideológica suficiente como para entender porque el camarada profesor Julio Rodríguez afirmaba que el stalinismo era el trotskismo sin Trotsky. Seguramente a su tiempo volveremos a examinar estos temas, ya que con Batlle y Ordoñez, con el Doctor Carlos Quijano y con el propio Julio, creemos haber aprendido a valorar a los maestros en una dimensión que antes no comprendíamos y que en la etapa actual resulta fundamental para poder entender que está pasando.

No hay texto, análisis, desarrollo, en la obra de Marx, Engels y Lenin, donde se analice la posibilidad de construir un modo de producción alternativo –no es otra cosa el capitalismo de Estado– en competencia y confrontación con el capitalismo que es lo que se propuso el stalinismo usufructuando las conquistas formidables de la revolución de octubre. Capitalismo de Estado coyunturalmente necesario para defender el propio aparato productivo en beneficio de la gente en cada una de las crisis anteriores en el desarrollo y crecimiento del modo de producción predominante.

Para esa defensa de las conquistas, el ejercicio de la Dictadura del Proletariado, en contraposición a la dictadura ejercida dentro del modo de producción capitalista por la burguesía y sus formas imperialistas. Dictadura del Proletariado a la que se recurre con las huelgas, con las ocupaciones, incluso con las revoluciones cuando las masas se sienten ahogadas por la explotación como ocurre hoy en muchos países y la burguesía trata de meterlas dentro del corset de su propia dictadura.

Sabiendo que dentro de esas conquistas están los derechos democráticos de las masas, el derecho a la salud, a la enseñanza, el voto, el voto secreto, los derechos de la mujer, de los niños, de los ancianos…

Está fuera de esos objetivos hacer de cada Estado centro de la economía en confrontación con el desarrollo ecuménico de la misma.

El capitalismo como sistema trató de circunscribir los problemas a cada país y los revolucionarios fueron coptados por el aparato del Estado y llamaron a eso socialismo y sus programas ya no tuvieron la dimensión universal con la que fueron desarrollados en los textos de los maestros.

Estamos hablando a principio del siglo 20 de crisis iníciales de un modo de producción predominante, con situaciones de una gravedad tal que determinaron la existencia de tragedias como las guerras, dos de ellas mundiales.

El modo de producción capitalista se repuso y continuó su desarrollo, de un centro inicial: el Reino Unido con su saturación, pasó a un centro que se desarrolló con el encabezamiento de EE.UU. como nación emergente, fue en su momento el nuevo «súper imperialismo».

Hoy EE.UU. también se ha saturado y su lucha interna que se extiende a lo que ha sido su influencia en el mundo comandando en su momento el libre comercio y la diversidad de monedas pero imponiendo la hegemonía del dólar; confronta con complejos empresariales multinacionales que ya se van desplazando a hacia un nuevo centro: China y su entorno.

Mientras tanto corrientes «nacionales» de capitalistas se amurallan para desarrollar lo que queda del aparato productivo nacional, usando como estandarte a Trump y al ala más conservadora del Partido Republicano.

De aquel imperialismo quedan «servicios» que actúan como gendarmes manteniendo y aumentando sus características criminales en la defensa de una de las válvulas de escape del sistema a la crisis: la industria de la guerra.

Hoy la crisis de la predominancia del modo de producción capitalista es tal que se da esta situación insólita e incompresible sin recurrir a lo que los maestros analizaron en su momento.

El capitalismo no va a ser sustituido por un sistema alternativo que lo derrote en una confrontación. Por el contrario, su predominancia necesita morir en paz, para evitar una tragedia mayor aún a la Humanidad y eso que hoy hace que la tasa general de ganancia haga cada vez más difícil su actividad productiva. Va a pasar a las manos de la organización democrática de la sociedad para que esta determine no el fin del capitalismo como modo de producción sino que con una nueva predominancia de la sociedad, esta planifique una actividad global que atienda a las necesidades del conjunto de la sociedad humana.

Ocurrió con la esclavitud, con el feudalismo, también ocurrirá con el capitalismo. De esa nueva realidad resurgirán las ideas socialistas y el «hombre» nuevo será producto de nuevas relaciones de producción a las que la sociedad podrá llamar «socialista» por su carácter liberador del ser humano dando inicio a la verdadera historia de la Humanidad.

De aquel viejo programa apoyado en estatizaciones para mantener el funcionamiento del aparato productivo mientras desde el poder se defendían los derechos y conquistas de los trabajadores, pasaremos a este que tiene como herramientas la medida monetaria única y universal, y como modo de obtener fondos para el desarrollo de la sociedad un sistema impositivo basado en la circulación del dinero, dando muerte a los paraísos fiscales, y a los sistemas impositivos basados en el consumo, los salarios y las pensiones.

Seguramente para ello será necesario tomar la conducción de la economía mundial desde el Banco Mundial y desde el Fondo Monetario Internacional como los medios más importantes para imponer desde ellos estás líneas programáticas.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 16 de Diciembre de 2019.

El derecho a criticar.

El derecho a criticar.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

El haber sido por muy poco tiempo universitario en mi juventud tal vez me restrinja el derecho a ser crítico con los universitarios de hoy. No me ocurre lo mismo con la militancia política que la he asumido en sus distintos niveles prácticamente desde que tengo uso de razón.

¿A qué quiero llegar? A que siento la necesidad de hacer una fuerte crítica a los sectores universitarios que tienen que ver con la ciencia política –no conozco que el fenómeno se extienda a otras disciplinas– por su falta de iniciativa para promover en la sociedad nuestra y en su vinculación con el mundo, el debate de los problemas graves que hoy se viven.

No escapa a mi conocimiento que en el mundo actual los motores generadores de ideas deberían ser los partidos políticos (en especial los llamados de ideas, aunque en definitiva todos deberían serlo) y que ello no está ocurriendo.

Tomemos el ejemplo de nuestro Partido Comunista, fundador del Frente Amplio, de la Central Sindical, participe activo bajo el liderazgo de Rodney Arismendi de la vida política de toda nuestra América. De activa incidencia además en la propia vida universitaria. Hoy es un partido nacional, sin opinión sobre cómo transcurre el desarrollo capitalista en el mundo. Tienen declaraciones donde ubican siempre el bando al que apoyan, pero todos sabemos que en política esa no es la enseñanza de los maestros y que no alcanza.

Nuestro Partido Comunista aún no reconoce que Lenin fue derrotado en 1924 y que la vida confirmó el juicio de José Batlle y Ordoñez a la muerte de Lenin. En que además Batlle valoró lo que significó para el pueblo ruso y para la humanidad el triunfo de esa revolución.

El no hacerlo le trae consecuencias como el de tener que explicar permanentemente por ejemplo la dictadura del proletariado, que para los maestros era la necesidad de los trabajadores de arrancar conquistas elementales para el desarrollo de su vida a la dictadura de la burguesía. En cosas tan elementales como por ejemplo acá, en el Uruguay reciente, la responsabilidad empresarial frente a los accidentes en el trabajo. Es cierto esa conquista se plasmó a través de la ley, ¿pero hubiera sido posible sin los trabajadores movilizados?

Los sectores conservadores de la sociedad admiten la organización de los trabajadores como una imposición de la que siempre buscan liberarse o de buscar sectorialmente de asociarlo a sus fines, cosa que muchas veces han logrado, a través de la burocratización del aparato sindical.

Confundir el trabajo de Lenin en el desarrollo de las libertades democráticas en el propio Estado soviético, e incluso en todo ese periodo de lucha ideológica en que combatió con las ideas de Trotsky sobre el comunismo de guerra (Trotsky reconoció luego su error) y de Bujarin sobre el socialismo a paso de tortuga, cuyo desarrollo teórico fuera tomado como propio por Stalin en el texto «Cuestiones del leninismo» –Stalin era incapaz de desarrollar un planteo teórico de esa entidad– que culminaron también con el asesinato del propio Bujarin, y el desarrollo a ultranza del capitalismo de estado. Recordemos que Lenin en sus análisis le daba al capitalismo de estado un valor coyuntural, necesario para salvar el aparato productivo de la destrucción de la burguesía.

Trotsky, uno de los grandes líderes de esa revolución y uno de los perseguidos hasta el asesinato por Stalin, siempre supo diferenciar la dirección enfermiza de ese Estado de lo que significaba la Unión Soviética como conquista para la humanidad, como sustento para otras revoluciones, y para llegar a lo que es hoy, en que el desarrollo capitalista, con su predominancia en una crisis irreversible, a tener a China gobernada por un Partido Comunista como el nuevo centro de su actividad actual. Liderando además el libre comercio mundial que fue lo que en sus inicios (el comercio) dio origen a la etapa capitalista de la humanidad y a la superación del feudalismo.

Hoy no hay una explicación a esto, y ello se siente también en el ambiente universitario y no solo ahí, en las investigaciones, en la actividad de las distintas cátedras. No es lo mismo reunir datos e investigar que tener la iniciativa de caminos a recorrer. A esto están referidos en gran parte los aportes de Antonio Gramsci. No es otra cosa la hegemonía de la que él habla.

Es muy común escuchar y leer opiniones en las que se dice, por ejemplo: hay que juntarse y estudiar un camino para la crisis de la seguridad social.

Y está bien. Ahora eso no es lo más importante, lo más importante es tener una posición y jugarse documentada por ella, sin la cual las reuniones, los congresos, las conferencias transcurren sin consecuencia.

Es cierto para ello se necesita estudio, certezas, intercambios, pero el problema es pegar el salto y jugarse por una posición, eso hacían los maestros, eso hacía Batlle, Quijano, Seregni, Arismendi.

Eso es lo que explica la necesidad de la lucha de tendencias en cualquier organización que tenga vida activa. Trotsky explicaba que esto es necesario como el aire que respiramos, donde también absorbemos toxinas pero si dejamos de respirar morimos.

El capitalismo en sus inicios también fue pujante, y continuó, conquistando todo el planeta, en su predominancia la humanidad ha conocido avances increíbles, la rentabilidad lo explicaba todo y el mercado regulaba esa rentabilidad que era la madre de todas las realizaciones.

El llegar a los límites posibles trae como consecuencia que esa rentabilidad, comienza a agostarse, y con ello el crecimiento de todas las lacras de la decadencia, uno de cuyos ejemplos más dramático es el permanente crecimiento de los paraísos fiscales, el endeudamiento frenético de los Estados, la industria de la guerra, los juegos, la droga. La corrupción comienza a ser una necesidad para la subsistencia del sistema, una especie de opio. En eso cayó Lula, Correa, la propia Cristina, y podríamos seguir. Muchos de los juicios contra ellos son inventados por la propia corrupción capitalista, como está saltando hoy en cada uno de estos Estados. También ha pasado y pasa en nuestro Uruguay con otra intensidad y tal vez con otro traqueteo.

Una de las críticas más comunes es de que la izquierda gobernando también es corrupta, o de que no ha podido gobernar sin corrupción y es correcta la crítica, salvo que la humanidad no ha salido del capitalismo y de él no se puede salir por Estados. Con el agravante de que el gobierno de la economía del mundo ya no radica en los Estados.

Es aquí donde llegamos al meollo del asunto.

Chávez nos dijo en una oportunidad: la campaña electoral que me llevó a la Presidencia de la república de Venezuela la financió el Zar de las comunicaciones Cisneros. Ganadas las elecciones se presentó Cisneros ante Chávez y le dijo: «los ministros van a ser tal y cual», a lo que Chávez respondió: «el Presidente soy yo y a los ministros los designo yo», y ahí comenzó otra historia que Uds. Conocen.

Se está dando un fenómeno democrático formidable en México con Andrés Manuel López Obrador. Ahora la económica está estancada o tiende a estancarse. La derecha espera su momento porque las contradicciones de esta sociedad son enormes.

Entonces no hay nada más importante –no importa el lugar desde donde desarrolle la actividad– para quién siente la causa de la humanidad, que ayudar a preservar lo conquistado, sabiendo a la vez que ello no va a ser posible si no se avanza en un programa de transición que permita a la humanidad ayudar a la predominancia del modo de producción capitalista a morir en paz.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 24 de Agosto de 2019.

¡Viva Batlle!

¡Viva Batlle!

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Hacen casi 30 años. Era afiliado al Partido Comunista y militante del gremio bancario. Se aproximaban las elecciones nacionales y departamentales (coincidían), y se me ocurrió escribir y repartir mi opinión a mis compañeros del Banco Hipotecario y del gremio bancario. (Su difusión superó mi aspiración inicial).

Me llegaron versiones de que la misma fue analizada por los Ejecutivos del Partido Colorado donde se analizó su legalidad y del Partido Comunista que se vio como positivo pero por medio de uno de sus dirigentes se me sugirió eliminar la referencia a Stalin.

Viva Batlle.

La verdad es que el boletín repartido en la puerta de acceso del personal del banco y con la colaboración del inolvidable Pelado Molfese, fue muy bien recibido y además reproducido por otros compañeros para distribuir en otras instituciones.

Lo reproduzco hoy porque mucho tiene que ver con lo que está pasando en la contienda electoral actual.

Consultados los abogados del Banco por un miembro del Directorio (de mayoría colorada), manifestaron que estaba ejerciendo un derecho ciudadano por fuera de la Institución y que no tenían base legal para imponer limitaciones.

Por otra parte, el boletín no fue modificado pues en los hechos estaba defendiendo el criterio de Lenin, de que en el Partido las opiniones son libres y la disciplina (el llamado centralismo democrático) está referida a resoluciones a las que se llega por parte de los responsables en el libre ejercicio de sus facultades y el Partido se preocupa por ejecutarlas correcta y disciplinadamente y comprometer a todos en su aplicación. Nada diferente al funcionamiento de la histórica Convención colorada en tiempos de Batlle y Ordoñez.

Recordemos además que en esa elección ganada por el Dr. Lacalle Herrera, el Frente Amplio gana por primera vez a través del Dr. Tabaré Vásquez la intendencia de Montevideo.

El boletín tenía de un lado la foto de Batlle haciendo alusión a que desde 1929 a 1989 habían transcurrido 60 años de su desaparición física, el título: ¡Viva Batlle! y del otro el texto que transcribo:

A mis compañeros y amigos:

¿Te fijaste que en esta campaña electoral nadie nombra al Pepe Batlle?

¿Te preguntaste por qué será?

Durante años el retrato del Pepe juntó muchos votos, y ahora ¿por qué ha desaparecido?

Yo me respondo: es que votar por cualquiera de los dos Jorge nada tiene que ver con Don Pepe.

Si votas a Jorge Batlle, en realidad estás votando por el programa de Lacalle y votar a Pacheco, es como volver a votar a Bordaberry (el blanco candidato colorado), ¿me explico?

¿Y el Hugo Fernández? Bueno, no corre, y a Don Pepe ni lo nombra.

Por supuesto los blancos, con Don Pepe nada que ver; fíjate que Don Pepe impulsó la creación del Banco de Seguros; dijo que era para que no fuéramos bobos y le regaláramos la plata a los gringos. ¿Y Zumarán? bueno en realidad lo que él hizo fue abrir las tranqueras –me explico– y muchos ya se fueron a galope tendido.

Por supuesto que a Carlos Julio no se le va a ocurrir defender a Batlle, bastante trabajo tiene con explicar que él no es comunista, y que sus votos no le van a servir a Lacalle.

¿Y en otras tiendas? El Hugo (se refiere a Batalla) tampoco habla de Don Pepe. Claro, si nombra mucho a Batlle, la gente puede pensar que vuelve al Partido Colorado, y en ese caso la figura de Zelmar cada vez más grande, pero cada vez más lejana, perdónenme, yo pienso que Zelmar nunca hubiera abandonado al General.

¿Y nosotros? Yo te confieso, que el 26 de noviembre a la noche, tengo unas ganas bárbaras de salir a 18 a gritar ¡viva Batlle! pero Don Pepe Batlle y esto sólo podrá producirse si gana el Frente, si crece, si gana Montevideo.

Se me podrá decir: sí, pero Don Pepe no era de izquierda y además dicen que era masón.

Bueno, despacito por las piedras. En primer lugar masones eran los de antes, los de ahora están para… (ponele vos adjetivo).

En segundo lugar, sabés lo que dijo Batlle en enero de 1924 en el diario «El Día» cuando murió Lenin. Algo así como, salvando las diferencias ideológicas, de pie, Lenin ha muerto. Y le rindió su homenaje señalando que había sido un gran revolucionario.

Claro, tú me podrás decir que luego de Lenin vino Stalin, que entre otras cosas asesinó o mandó asesinar a los compañeros de Lenin, y el nazismo, que vio su gran oportunidad, se lanzó sobre el primer Estado de obreros y campesinos y esto le costó a la Unión Soviética 20 millones de muertos.

Pero la Unión Soviética no pudo ser derrotada, y las ideas de Lenin, a las que rindió homenaje Batlle, hoy son retomadas por Gorvachov y la lucha en el mundo sigue.

Mi viejo votaba a Batlle (a Don Pepe) para que los pobres fueran menos pobres aunque los ricos fueran menos ricos.

Claro el después, sin abandonar a Batlle comenzó a votar al Frente Amplio.

Claro, yo algo leí de Batlle, sobre los trabajadores en la dirección de las empresas, sobre la propiedad social de los medios de producción y de cambio.

Por eso, compañeros y amigos, yo creo que si el 26 de noviembre a la noche tenés ganas de gritar, ¡Viva Batlle!, tenés un solo camino, votar al Frente Amplio.

Yo además, dentro del Frente Amplio, respetando todas las valiosas opciones que se presentan, voy a votar a Democracia Avanzada, por el Pepe, por Lenin, Gorvachov, por mi viejo (que ya no está), y por mis hijos y los hijos de mis adversarios.

Anímate y acompáñanos.

Tal el documento. No se me ocurriría hoy cambiar ni un punto, ni una coma. Si señalar que muchos de los problemas que en ese entonces estaban planteados hoy son aún mayores y el mundo enfrenta una crisis de la predominancia del modo de producción capitalista irreversible. De eso seguiremos hablando con orgullo del camino recorrido y del aprendizaje realizado y que hacemos esfuerzos por continuar.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 6 de Agosto de 2019.

Enlace del artículo original en castellano:

http://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/08/viva-batlle.html

Relación trabajo capital.

Relación trabajo capital.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Los que en la actualidad vivimos sobre el planeta no hemos conocido otro modo de producción predominante que no sea el capitalista. Nos hemos educado en su existencia y en su desarrollo. La inmensa mayoría de la humanidad creyéndolo como el fin de la historia e ignorando que los modos de producción también nacen, se desarrollan y declinan hasta morir.

¿Pudo ser de otro modo? Los «ideólogos», que nacieron fundamentalmente del stalinismo y de las claudicaciones de la socialdemocracia europea (con honrosas excepciones como las de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht) ante las guerras inter capitalistas, aún hoy tratan de explicarnos que es necesario construir un sistema estatal alternativo que compita y derrote al capitalismo. También dentro de estas corrientes existen los que teorizan sobre la existencia de una especie de super imperialismo.

Días atrás en Facebook se mostraba la devoción de un sector importante del pueblo ruso ante el Mausoleo a Lenin, en esa oportunidad me permití opinar esto:

Aún tiene un inmenso valor lo que don José Batlle y Ordoñez escribiera a la muerte de este maestro. La historia mostró que Batlle tenía razón y razones, aún cuando ignoraba los detalles de la lucha que en ese momento estaba librando Lenin contra la burocracia, que ya estaba dando pasos hacia el capitalismo de Estado. La acción de la revolución como antes la de la revolución francesa trajeron a la humanidad avances inmensos, pero también fue terrible la reacción también como en la revolución francesa. El legado de Lenin no es el mausoleo que él jamás hubiera permitido se hiciera, sino los 55 tomos de sus obras que pasaron indemnes el stalinismo –hazaña de la intelectualidad revolucionaria–, y hoy son un material formidable para retomar el estudio del desarrollo de las sociedades dentro del capitalismo y la necesaria transición a un sistema superior si logramos que la predominancia de este modo de producción muera en paz.

¿Qué tiene que ver esto en la relación capital‑trabajo? Y tiene que ver porque el origen del capital es el trabajo y de allí nace una relación en la que el conjunto de la sociedad no tiene una idea clara de cómo nace, como se desarrolla y como será en el futuro.

La revolución rusa conmovió el mundo y para muchos era el nacimiento de un nuevo modo de producción basado en la propiedad estatal del capital. Marx explicaba que ello no era posible, Batlle lo leyó y lo interpretó correctamente aún cuando conociendo el papel de Lenin, no había en esa época posibilidad como hoy de conocer prácticamente en forma instantánea, cual era la reacción de este, ante el desafío histórico al que sometió la burocracia a la revolución rusa. Recordemos que en forma muy similar a la revolución francesa, prácticamente todos los cuadros dirigentes de la misma fueron eliminados.

Ahora no nos podemos saltear esta etapa de la historia, porque la URSS, vivió 70 años y porque sus consecuencias aún persisten en actuales formaciones estatales incluida la propia China, o en la resistencia burocrática –muchas veces necesaria– desde el aparato del Estado a las acciones demenciales a las que someten a los pueblos las multinacionales con gendarmes como EE.UU.

Hasta llegar hoy a la paradoja, de que China sea la abanderada del libre comercio y EE.UU. del de la economía amurallada.

Todo esto hoy luego que la humilde plusvalía inicial originó que para reproducirse se transformara en capital y llegara como en la actualidad a todos los confines del planeta.

Esto lo explicaron con claridad primero Marx y Engels y luego Lenin, y nosotros pensamos que hasta la fecha sus argumentos no han sido rebatidos, si tergiversados dándole interpretaciones que nada tienen que ver con el detallado desarrollo que de sus ideas ellos hicieron.

El trabajo dio en determinada etapa de la historia nacimiento al capital, que en su desarrollo rompió las cadenas del feudalismo e impuso el libre comercio, de este nacieron los derechos democráticos de las masas, las propias naciones en su forma actual y el desarrollo internacional capitalista.

Cuando el capitalismo asentó su poder sus ideólogos proclamaron el fin de la historia. Según ellos el mundo ya no iba a conocer una forma superior de organizarse, pero eso suponía ignorar u ocultar el crecimiento demencial de los paraísos fiscales y la incapacidad del propio capital en conseguir fuentes permanentes de rentabilidad.

El trabajo creado por la rentabilidad de la inversión capitalista en un marco de predominancia de este modo de producción está llegando a su fin, no es el fin del trabajo, es el fin por agostamiento de la rentabilidad capitalista y del trabajo que ella genera. No es para mañana ni de golpe, es un proceso en el que necesariamente surgirán, madurarán las ideas para superarlo, el proceso está abierto y no es lineal.

En estos días mucho se habla a nivel político en el Uruguay de que luego de la creación de trabajo en la primeras etapas de gobierno del Frente Amplio, ahora se nota ostensiblemente una gran preocupación por que ello no sólo deja de ocurrir sino que son más los trabajos que se pierden que los que se crean.

En el debate político el problema de fondo está ausente, se habla de dificultades en la educación, de falta de cultura de trabajo, de excesiva carga de la seguridad social, del costo de los servicios del Estado, de la burocratización, etc. etc…, todas ellas razones válidas para el debate pero que no salen de un círculo vicioso en su razonamiento.

No se habla del fondo del asunto, que no es otro que aún en la pérdida de la rentabilidad el capitalismo sigue creciendo1, creando un nuevo centro como lo es China y su entorno, y de allí surgen las iniciativas de inversiones que necesariamente marcan las condicionantes del desarrollo del sistema productivo en toda la humanidad. Los Estados, sus burocracias, agarran lo que pueden, cada vez menos y acotados.

Ahora a nivel político, sin duda que es importante reclamar códigos, respetar, porque es en la crisis que aparecen los apurados por hacer el peso a como sea y el menosprecio por pensar. Pero sin ver lo que pasa con el aparato productivo a nivel mundial y en pensar soluciones a la crisis irreversible que vive dentro de la predominancia del modo de producción capitalista, es imposible pensar en soluciones locales que no sean más que paliativos. No es honesto ocultarlo.

Por eso reclamamos que ese sea el debate; Mujica lo insinuó y lo expuso en la ONU en setiembre del 2013, pero luego no sabemos porque abandonó ese centro de desarrollo en su pensamiento; lo asustaron, se asustó, o como afirma el Tambero Zabalza, «te dejaste engañar hermano» el Pepe siempre fue así: «vendedor de versos». No comparto, creo que algo pasó, pero la verdad es que no lo sé. Su grupo político habla de Renta Básica Universal, que opera como descolgada de los problemas centrales que fueron planteados en la ONU: la fuente de los impuestos y el valor de la moneda.

Pero lo dicho, dicho está, está escrito, tiene un enorme valor, es lo que debería decir hoy un comunista y desgraciadamente no se dice, porque se duda a la hora de reivindicar el pensamiento de los maestros. Que es en definitiva el asunto que ellos desarrollaron, escribieron y documentaron exhaustivamente.

O es que hay conformidad con un cuarto gobierno del Frente Amplio en el Uruguay que es casi ya inevitable –lo cual no me disgusta– se da porque no tiene oposición, o por lo menos nadie se plantea sustituirlo realmente. El objetivo opositor es tener más cargos pero no competir por el trono. ¿Es que vamos a pensar recién ahí que hacer por ejemplo con los impuestos y con la moneda, argumentando que requieren un debate ecuménico, lo cual también es verdad?

Claro está que esto si el juego de los «servicios» que actúan por encima de los partidos políticos y en conexión directa con los grandes medios de prensa, como lo muestran claramente los actuales acontecimientos internacionales, no intentan que ocurra otra cosa, más cuando los desequilibrios son una constante en todas partes del mundo y es notorio el nerviosismo y el estado general de ánimo que ello provoca.

Porque convengamos que de los paraísos fiscales, de las emisiones demenciales de moneda en EE.UU. y Europa, que son señales inequívocas de la época en que la predominancia del capitalismo necesita morir en paz, de eso no se habla. Y en eso no se diferencian Gobierno y Oposición.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 16 de Febrero de 2019.

Nota:

1 Datos: El FMI pronostica un crecimiento en el PIB de China del 6,2% en 2019, superior al del 3,5% previsto para todo el mundo, el 2% para las «economías avanzadas», el 2,5% en Estados Unidos, el 1,6% en la Eurozona y el 1,3% en Alemania.

Errores.

Errores.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Nuestra vida está llena de ellos, forma parte del aprendizaje, el experimentar, el ensayar, luego con los años el asumirlo ya no es tan sencillo, entran a jugar prejuicios en los que nos vamos formando o deformando.

La política forma parte de ese aprendizaje y como ciencia tal vez la más difícil en tanto estamos involucrados en ella querámoslo o no.

Lo que nos rodea en nuestros primeros años nos marca y sus enseñanzas de la que muchas veces no somos conscientes hacen a nuestra formación.

Mi padre, Aniceto José Alfredo, iba a llamarse José pero nació el día de san Aniceto, y la familia de tradición católica –no practicante– sin abandonar los otros dos nombres incorporó el del santo, mi madre María, mi viejo carpintero independiente, hacía que yo tuviera que aclarar que no era el niño Jesús. Mi viejo era anticlerical y antimilitarista, se decía seguidor de las ideas del viejo Batlle, aunque siempre aclaraba que sus seguidores no eran leales a su pensamiento, y con respecto a los partidos de «ideas» señalaba su respeto pero mantenía distancia. En Paysandú mi ciudad natal, se escuchaban las radios argentinas más que las uruguayas y en nuestra formación las revistas argentinas estaban presentes: el Billiken, luego El Gráfico, etc. etc. Mi viejo escuchaba con atención a Perón y a Evita, acentuando una frase como distintivo: Perón tiene razón cuando dice que quiere menos pobres, aunque haya menos ricos.

Sólo había hecho hasta tercero de escuela, y luego a trabajar para ayudar a la familia, su madre había muerto cuando él tenía 11 años, era el mayor de los hermanos.

Su preocupación era que sus hijos estudiaran, leyeran. Recuerdo con emoción una colección de 23 libros cuyo autor era Monteiro Lobato, dirigida a la formación de la infancia en todos los saberes del quehacer humano. Hace poco me enteré de un excelente prólogo a esa colección escrito por la ex Presidente de los argentinos la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, coincidiendo en el destaque hacia esa colección, y con igual sensibilidad.

Sin embargo mi idea de libertad, me llevó en mis primeras incursiones en el quehacer de la política a considerarme anarquista, pero el topo de la historia comenzaría su trabajo; fue un notable militante, y ser humano: Horacio Bazzano, el que en aquellas primeras incursiones por el gremialismo estudiantil, me alcanzó para que leyera nada más ni nada menos que «El manifiesto del Partido Comunista» de Marx y Engels; «lo voy a leer y te voy a señalar en lo que estoy en desacuerdo», le dije. Como se lo devolví solo atiné a decirle: «esto es irrefutable».

Pero la historia no era tan sencilla. Había existido la revolución rusa, se había creado la Unión Soviética y su figura central ya era Stalin. En Paysandú además estaban dando batalla al stalinismo, los trotkistas. Eran muchos ingredientes para una mente en formación. Me hice fanático de la revolución rusa, y de sus líderes, Lenin, Trotsky; identificaba la formación del ejército rojo dirigido desde un tren con una de las más grandes hazañas militares del siglo XX, tal vez por eso la bandera que flameara sobre el Reichstag cuando la derrota nazi, tenía la hoz y el martillo a la usanza de los trotkistas en la foto famosa del fin de la guerra.

Sin embargo, había en el desarrollo de la compresión ideológica cosas que resolver, como por ejemplo el porqué Lenin, había «retrocedido» con la NEP, y no había estatizado toda la economía como proponía en 1938 el programa de transición de Trotsky. El accionar de los trotskistas me parecía de una pureza que el pensamiento de los que se decían aplicaban las ideas de Lenin no tenía. Fue con el correr de los años que le escuché al Dr. Carlos Quijano defender la NEP (la nueva política económica de Lenin), y no faltó alguien que me dijera que su defensa era propia de quién era abogado del Banco de Londres. Sin embargo su análisis me obligó a volver sobre las diferencias entre Lenin y Trotsky, a estudiar, volver a Marx, y también a los análisis de José Batlle y Ordóñez. Mis errores había que asumirlos, de mi batllismo familiar de la infancia, había pasado al anarquismo, de este al Manifiesto Comunista, luego a la revolución rusa y el trotskismo, para volver a través de este a Lenin, y de la mano de Lenin al reencuentro con Marx y Engels.

Con el POR trotskista participé en la fundación del Frente Amplio, como militante estudiantil y luego como militante sindical del gremio bancario en el proceso y fundación de la central sindical, la CNT; en diciembre de 1971, me aparté del POR, tal vez para madurar ideas en forma independiente; recién en octubre de 1978, me incorporé al Partido Comunista, con la idea de colaborar en la lucha contra la dictadura. En mi lugar de trabajo el Banco Hipotecario del Uruguay, la agrupación comunista nunca dejó de funcionar, lo cual no deja de ser un hecho muy significativo, pues además mis camaradas nunca cuestionaron mi forma de pensar opuesta al stalinismo y sus métodos. Fueron años de reconstrucción y de construcción, la dictadura se había dado el objetivo de barrer con las ideas de progreso humano y nosotros nos aferrábamos a lo que habíamos aprendido en el convivir democrático del gremio y de las distintas corrientes ideológicas.

La vida nos depararía un nuevo desafío: el derrumbe del mal llamado socialismo real. Los viejos dirigentes y también algunos de los nuevos no estaban dispuestos a reconocer que Lenin había sido derrotado en 1924 y que Batlle había tenido razón en su editorial a la muerte de Lenin. Al fallecer Arismendi, el vacío fue enorme, y figuras de un enorme valor humano fueron sobrepasadas por los hechos. Se reconocían los «errores» de Stalin, pero se hacía responsable de los mismos a Lenin, que había sido su principal víctima.

Se reinventó para el Uruguay el «socialismo democrático» como si el socialismo pudiera ser no democrático, con lo cual se pretendía desligarse del stalinismo sin analizar políticamente qué significaba. Como si con el objetivo de estatizar la economía se pudiera construir un socialismo democrático, o abandonar ese objetivo.

En lo personal quedé en el medio de las dos corrientes: una que sostenía de que socialismo es propiedad estatizada, y la otra la del socialismo democrático, sin Lenin, pero también sin Marx. Ni me fui ni me quedé, aspirando aún hasta hoy a que se reabra el debate para poder imponer el deseo de que se tome a los maestros por su verdadero valor que es lo que la humanidad tarde o temprano va a rescatar.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Seguí militando en el gremio bancario y ya en el 2000 en el sector jubilados asumiendo el desafío del posible quiebre de la Caja Bancaria.

En ese desafío me reencontré con las enseñanzas de los maestros y centré mis estudios en dos herramientas fundamentales para el cambio global de la sociedad: la moneda y los impuestos.

Por supuesto que este razonamiento, para quienes se educaron con el peso ideológico del stalinismo, es incompresible, para mí era la aplicación de lo que había aprendido de los maestros.

La Caja Bancaria creada en 1925, se correspondió a uno de los últimos sectores en vincularse a la seguridad social en el país y en sus orígenes incorporó como fuente de su financiación una especie de impuesto a las transacciones financieras. Hay que tener en cuenta que la Caja es anterior a la fundación de AEBU (sindicato bancario), que es de 1942. Esa fuente de ingreso por supuesto que resistida fue dejada de lado en una reforma de 1943, pasando a tener la fuente de recursos igual a la de los otros organismos de seguridad social.

No vamos hacer en esta nota una historia de las vicisitudes que son comunes a toda la seguridad social, si bien la actividad de los bancos no ha tenido como otros sectores directamente el informalismo aunque la tendencia a crearlo es común a todos. Bastaría con analizar cómo se realiza hoy toda la actividad financiera en el Uruguay y en el mundo. Lo cierto es que la Caja en el 2001 siente directamente el cimbronazo, y sus plazos de vida estaban acotados, para lo cual era necesario una reforma y nuestra prédica estaba orientada a una resolución unánime del PIT CNT (en su Congreso) de promover el impuesto a las transacciones financieras como una medida a la cual debía tender el conjunto de la sociedad como medio de obtener recursos con fines sociales.

La Caja logró una ley que la equilibra y le da sustentabilidad en un plazo razonable, si bien el país y el mundo deben darse una organización de la seguridad social, incluida la salud, sin duda que un nuevo marco de organización social, en este están condenadas a la larga al fracaso.

Esta experiencia me afirmó más en las ideas que he venido defendiendo, y la intervención del entonces Presidente Mujica en la ONU (septiembre del 2013) insinuando como salidas para la humanidad precisamente estas dos herramientas me afirmó más aún. Fue un discurso comunista aunque luego, ni él ni su grupo han vuelto a hablar del tema.

Hoy puedo decir con convicción que estas son ideas inspiradas en los maestros, y que en mis primeros pasos me hice eco de deformaciones que aún perduran en la generalidad del pensamiento político de los distintos sectores del abanico partidario y que mi batalla es por ayudar a restablecer el pensamiento de quienes gestaron y dejaron en textos una inmensa obra que la humanidad necesita rescatar para superar esta etapa. Porque en definitiva la ciencia es eso, partir de lo hecho, estudiarlo, aprender y construir nuevos elementos de superación, pero siempre es necesario tener en cuenta aquellos aportes que han sido pilares en la construcción humana.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 25 de septiembre de 2018.

El imperialismo, los imperialismos.

El imperialismo, los imperialismos.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

El dirigente del Partido Socialista Manuel Laguarda, dedica una nota en «La Diaria» a este tema, importante sin duda para la definición de las políticas. Tema además que en su momento originó una importante polémica entre Lenin y Kausky, en la que además no fueron los únicos destacados protagonistas de la misma.

Tal vez lo más importante al inicio del análisis es precisar de que nuestro enfoque parte de que los modos de producción como lo seres vivos nacen, se desarrollan y luego decaen hasta su desaparición, pero a diferencia de estos no se reproducen, sino que dejan paso luego de una transición a un modo de producción superior, lo cual tampoco es fatal, porque podría ocurrir que el desarrollo de un modo de producción como el capitalista en la actualidad podría poner en riesgo la existencia de la civilización humana.

Marx además agregó otro concepto fundamental, el de que la base material es la que determina todos los otros aspectos de la superesctructura social, incluida las corrientes políticas que en su seno se desarrollan.

Lenin en 1916 escribe «el imperialismo fase superior del capitalismo» en el que analizando la base material del desarrollo capitalista concluye en que el gobierno de cada Estado que hasta ese entonces (primera guerra mundial) era algo así como el comando gerencial del sistema, pasaría a un comando gerencial superior a cargo de los complejos empresariales multinacionales que es lo que el sistema capitalista protocolizó en Mont Pelerin –a la salida de la segunda guerra mundial– con el nacimiento y desarrollo de las instituciones que han caracterizado al neoliberalismo.

Aquí una precisión, pues mientras Kausky pronosticaba la creación de un super imperialismo, Lenin con este trabajo mostraba no sólo que el capitalismo no iba a tener un mando único sino que esa confrontación intercapitalista se daría como se dio, con poderes muy superiores al de los Estados.

Claro, esto da por tierra una muy extendida cultura estatal, en la que se han movido prácticamente todos los partidos políticos, alentados además por la derrota de Lenin en 1924 y el triunfo coyuntural del stalinismo, 70 años en un Estado y los coletazos subsistentes, una suerte de capitalismos de Estado.

Todos los partidos políticos sin excepción teorizan sobre el desarrollo de sus respectivos Estados. También lo hace Laguarda; ese parece ser el objetivo de la nota. El objetivo del desarrollo nacional, sin duda que compartible, choca entonces contra las posibilidades objetivas de su desarrollo. Por ejemplo no nos dice si ese desarrollo corresponde a capitalistas nacionales o a emprendimientos estatales predominantes o totales en la economía nacional. Y tampoco en que se basa para sostener que deba ser así.

Conviene aclarar que siempre estos análisis deben relacionarse con la etapa de desarrollo del modo de producción predominante. Batlle y Ordoñez, conocedor profundo de las ideas de Marx, pero no atado a ninguna organización que se autoproclamara como la aplicadora de esas ideas, cuando realizó los desarrollos estatales que le dieron al Uruguay la solidez social que aún conserva, fue muy cuidadoso en establecer los límites del Estado, sabiendo que ello era un muro de contención para los abusos capitalistas nacionales e internacionales. Era la etapa en que el capitalismo aún predominaba en su desarrollo Estado por Estado. Hoy ya no es así ni siquiera en EE.UU., aunque en los hechos este es el principal gendarme del sistema y en particular de la industria de guerra.

El documento redactado por Batlle para el diario «El Día» a la muerte de Lenin es muy preciso en este sentido.

Mientras aplicando las enseñanzas de Lenin, podemos entender como el centro más importante del capitalismo que era Inglaterra se traslada a EE.UU. luego de dos guerras mundiales, hoy ese traslado se está produciendo hacia China gobernada además por el Partido Comunista, las otras concepciones no lo pueden hacer. El capitalismo cumple así con el pronóstico de Marx de que ningún modo de producción abandona su predominancia sin agotar todas sus posibilidades. Hoy es China quién aún se las da, manteniendo un índice de crecimiento que de otro modo le sería imposible y aceleraría su crisis.

Entonces surge la pregunta: ¿Después qué? Porque además las posibilidades de desarrollos nacionales, estatales o privados, es una etapa que se está cerrando en todo el mundo. La transición que Mujica insinuó en la ONU (septiembre del 2013) y sobre la cual luego no volvió, ni él, ni los partidos que integran el Frente, efectivamente tiene dos herramientas: una la moneda única y universal, otra los impuestos que deben ser sobre la circulación del dinero dando muerte a los paraísos fiscales, y haciendo ilegal toda transacción que no esté debidamente registrada ante los organismos que la sociedad determine. No más impuestos al consumo, los salarios y las pensiones.

Los fondos así reunidos son invertidos en salud, enseñanza, vivienda, salarios en aquellos proyectos y obras que la humanidad necesita y que hoy no realiza porque al capitalismo ya no le son rentables. Hacer que el trabajo prácticamente sea obligatorio, transformando las cárceles y los centros de recuperación en eso, verdaderos centros de recuperación. El trabajo como centro de organización social.

Las discusiones que se han dado en el Frente Amplio sin tener en cuenta estas consideraciones, cuando en el mundo el libre comercio lo comanda China, y el amurallamiento el gobierno de Trump en EE.UU. parecen de una desubicación ideológica absurda, producto de la falta de profundidad de los análisis.

Inexorablemente hasta que la lucha en el mundo se encauce en estos centros, nuestros países tendrán que hacer políticas de coyuntura producto de las circunstancias y no resultado de una planificación que la humanidad necesita en forma urgente.

Necesitamos que nuestra izquierda retorne al estudio de los maestros, no para quedarse religiosamente en ellos sino para encontrar la fuente renovadora de su pensamiento.

Laguarda con su nota seguramente está contestando y polemizando con una anterior en la que el autor reivindica de algún modo el ultra nacionalismo socialista para enfrentar desde el Estado al Imperialismo y para la cual las aperturas actuales de las economías como la cubana, la china o la vietnamita son la explicación de lo que ellos podrían llegar a calificar como retroceso ideológico.

Confieso que no es un tema sencillo de explicar, voy con un ejemplo:

Un querido compañero, coterráneo además, sobre el tema China me escribe esto:

Lo de China, en tu análisis queda claro, «desarrollar el capitalismo, vanguardizar para luego dejarlo morir». Leer a Marx, se puede… lo difícil es aplicarlo… Falta conciencia y lealtad a sus ideales… seguiremos remando…

Mi respuesta:

«Desarrollar el capitalismo, vanguardizar para luego dejarlo morir». No es esta precisamente una expresión correcta y en estas cosas conviene ser preciso.

Para vanguardizar es necesario tener consciencia de lo que se está viviendo, y la construcción económica actual no se hace conscientemente sino por normas que el propio capitalismo en su predominancia ha ido creando. Contrariamente a lo que piensa la generalidad de la gente el gobierno en el mundo no radica en los Estados, sino en los complejos empresariales multinacionales que a su vez están en pugna entre si (Lenin, 1916).

La adquisición de la consciencia, para la muerte en paz de la predominancia capitalista, depende de la capacidad de construir la voluntad política a través del programa. Por lo tanto lo que hoy hace el capitalismo es producto de sus propias necesidades que predominan y no porque esté vanguardizando, y por otro lado esperar su muerte puede ser suicida. Marx lo decía en una frase: la humanidad necesita pasar de la pre-historia a la historia.

Que el Frente no discuta en su programa la exposición de Mujica en la ONU, en la que se insinúan puntos como la moneda única y universal, que los impuestos se hagan sobre la circulación del dinero, danto muerte a los paraísos fiscales, a los actuales impuestos sobre el consumo, los salarios y las pensiones, sabiendo además que eso no se puede aplicar por separado en cada Estado, es hoy un tremendo atraso.

En los hechos el programa que se está discutiendo (próximo Congreso del Frente Amplio) es un saludo a la bandera. No discute los problemas reales que hoy vive la economía global.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 7 de setiembre de 2018.

El aporte patronal.

El aporte patronal.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

La senadora Verónica Alonso destapó la olla: «Debemos analizar la posibilidad de que la edad jubilatoria vaya a 65 años, el déficit de la seguridad social es a la larga insostenible». Puede no ser textual, si el concepto.

A partir de allí hemos escuchado y leído de todo. Ramón Ruiz delegado de los trabajadores en el Directorio del Banco de Previsión Social, remarcó la necesidad de analizar todas las variables y no alguna por separado, de todos modos puso énfasis en lo que llamó una incorrección, lo que fue una medida propuesta en su momento por el Ministro Astori, llevando los aportes patronales del 15% al 7,5% del salario. Recordemos que la justificación a esta medida como lo de no acentuar los impuestos sobre el capital tienen explicación en el objetivo de facilitar una política de inversiones que cree puestos de trabajo.

En el mismo sentido que Ruiz la Central Sindical el PIT-CNT, volvió a remarcar la necesidad de más aportes patronales, tanto en el tema previsional como directamente a Rentas Generales para el Presupuesto General de la nación.

Es cierto que la Central Sindical ha estado omisa en su capacidad de analizar el sistema impositivo que rige en el país, y cuando lo han hecho, sus observaciones parecen hechas más que para integrar un programa a justificar su estado crítico sin ir al fondo del asunto.

Es una verdad de Perogrullo pero conviene repetirla porque muchas veces parece como que se ignorara: todo aumento en el costo de la cadena productiva se carga al producto, a la mercancía, e inmediatamente el capitalista mide las consecuencias de ella en la rentabilidad, y cuando ella cae llega para él el momento de cambiar el rumbo. No precisa que recuerde aquí cada una de las veces que eso ha sucedido o está sucediendo. Es además una regla sin la cual el capitalismo no podría funcionar.

Entonces ¿qué piensan políticamente quienes tienen responsabilidades de dirección sindical en estas circunstancias? Se insiste o se cambia el rumbo. Algunas veces incluso hemos oído que se debe hacer cargo el Estado de lo que no funcione por estas circunstancias y de lo nuevo, para generar puestos de trabajo o conservar los existentes.

Esto en el mundo ya no tiene teoría que lo avale; el último «teórico» fue Stalin y poco o nada pudo aportar, a no ser el haber dejado una profunda confusión en la izquierda y una injustificada resistencia a volver a los textos de los maestros, y en nuestro Uruguay a las enseñanzas de José Batlle y Ordoñez. Cada uno en su momento apoyados en el rol del Estado, con funciones coyunturales de empresario, pero advirtiendo de la necesidad de defenderse del estatismo y de la función coyuntural de su rol empresarial.

La seguridad social, la previsión social luego, nacieron como el resultado de duras luchas sociales en que la explotación capitalista se hacía sentir. Aún en estas etapas de pleno desarrollo capitalista, era tal la competencia y la avidez por la plusvalía y su reinversión que la atmosfera de confrontación llegó a preocupar a quienes tenían la responsabilidad de la conducción de los Estados aún en su función de comando gerencial del capitalismo. La revolución no se iba a hacer esperar, y para prevenirla el sacar de la rueda de la acumulación capitalista el monto necesario para construir un almohadón frente a los problemas sociales, pareció –no sin resistencias– saludable a todos.

Tal vez es en ese clima donde mejor se pueda entender lo que pensaba Marx sobre la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado.

El aporte patronal nunca fue una iniciativa personal del capitalista, sino una necesidad de su propio desarrollo impuesta por el propio curso de los acontecimientos. El burgués no renuncia a ser capitalista, hace el cálculo político, renuncia conscientemente a la velocidad en que concentra sus recursos para la competencia.

El problema es que hoy el marco de las inversiones y su rentabilidad no es un país, es el mundo. Las reglas entonces son claras y las consecuencias también. Los sistemas nacionales de seguridad social están condenados en el tiempo a ser deficitarios e insostenibles, dentro de la forma actual en que su proceso de capitalización se desenvuelve.

Alonso destapó la olla, e hizo una propuesta absolutamente insuficiente frente a tamaña problemática.

Restablecer el funcionamiento capitalista clásico, es como pretender a mis casi 80 años, volver a ser joven. Se trata entonces de entender que los aportes patronales clásicos ya no van a volver y de lo que tenemos que hablar es de cómo encarar una problemática cada vez más acuciante desde el punto de vista social y humano.

Queda claro –al menos para mí– que hay que eliminar los impuestos al consumo, a los salarios y a las pensiones e ir al impuesto sobre la circulación del dinero. Que lo recaudado atienda directamente con una administración social –en lo posible no estatal– las necesidades de la salud, de la enseñanza, y del trabajo. Trabajo este que debería ser obligatorio para todos, así como obligatoria la preparación para el mismo. Tamaña tarea necesita de un encare ecuménico y los Estados pueden aportar en la medida que sus propias estructuras no se conviertan en una traba.

¿Estamos soñando? No, estamos dando ideas frente a una realidad dramática que va llevando al mundo a un estado de crisis insostenible, donde la muerte en paz de la predominancia del modo de producción capitalista necesita que se pare la guerra y empiece a primar la paz.

Es esta nueva realidad que debemos construir que el mundo podrá hacer realidad obras de bien común que hoy al capitalismo como sistema predominante ya no le son rentables y la humanidad necesita para seguir su avance. No estamos hablando del fin del capitalismo, estamos hablando del fin de su predominancia, como ha ocurrido con los modos de producción anteriores, salvo que este llegó hasta los confines mismos del planeta y lo que viene parte ya de ese nivel.

Mujica insinuó este camino en la ONU en setiembre del 2013, y después se quedó. Nunca llegué a entender el porqué, incluso en bromas algunos amigos me dijeron que su discurso era de mi autoría lo cual implicaba un gran desconocimientos de los importantes alcances intelectuales de quién fue Presidente de la República, y de exagerar los míos, si bien –es cierto– nos debe todavía reflexiones sobre su vida de militancia tupamara y no lo digo por mí que poco importaría sino por las futuras generaciones que necesitan de todos los elementos para abrirse camino, y la verdad es una herramienta insustituible.

¿Podremos abrir el debate? Nosotros estamos dispuestos, pero con eso no alcanza. Es necesario que se comprenda su necesidad, y ganemos voluntades para hacerlo, ¿habrá un debate político más importante? Ahora sólo se está hablando de cargos y de listas, y de vez en cuando surgen campanazos como éstos de la seguridad social, que nos advierten que hay algo más de lo que ocuparse y preocuparse.

Jorge Aniceto Molinari.
Paysandú. Jueves, 23 de agosto de 2018.

La guerra…

La guerra

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Ya la realidad actual de la guerra es una tragedia, que amenaza extenderse con consecuencias terribles para la humanidad toda.

Se han quedado cortos los expresivos versos interpretados por León Gieco:

«Sólo le pido a dios
Que la guerra no me sea indiferente,
Es un monstruo grande y pisa fuerte…».

Los expertos en el tema nos explican una multiplicidad de razones para que hoy los enfrentamientos parezcan no tener solución de continuidad.

Nosotros somos tercos y a la vez imbuidos de una filosofía humanista que bajo ninguna circunstancia queremos abandonar. La guerra es la forma más criminal del hacer político. Y el hacer político tiene su razón de ser en la economía.

Hoy los presupuestos de las naciones desarrolladas encuentran un trágico equilibrio circunstancial en la industria de guerra. Ahora ni el más recalcitrante conservador de los economistas del capitalismo piensa que esto se pueda constituir en una salida viable, y a lo sumo esperan un milagro que en economía no existe, ni aún sobre los escombros de la guerra. Además parten de una análisis de la segunda guerra mundial en el que esconden los verdaderos motivos y el verdadero resultado: el pasaje de los gobiernos de Estado, al gobierno en pugna de los conglomerados empresariales multinacionales, que hoy lo ejercen y someten. El pasaje del avance de una costosa construcción democrática, a la dictadura abierta de la burguesía ejercida desde estos instrumentos económicos que hoy gobiernan el mundo, donde dirimen su interés en pugnas alejados del interés general de la gente.

Donde sólo el fascismo está convencido de su utilidad, pero donde la inercia de todos los otros sectores se transforma en una inanición criminal.

Cuando la segunda guerra mundial Stalin temía más una reacción en contra suya de los generales del ejército rojo que a la propia reacción asesina de Hitler. Pero en última instancia no había los instrumentos políticos capaces de cambiar esa realidad, y la esperanza era que los nazis no se animaran a lanzarse contra la Unión Soviética. Seguramente no era lo que pensaba el Mariscal Gueorgui Zhúkov, que reaccionó organizando la heroica respuesta rusa al nazismo, apoyado en la tradición revolucionaria del ejército rojo y de los generales que en un número muy importante pagaban con la cárcel, y condenas de muerte, la persecución enfermiza hacia ellos de Stalin.

Hoy la paz imprescindible para el desarrollo de la humanidad sólo es posible dando muerte a la predominancia del modo de producción capitalista, que supone medidas para que el capital acumulado sin rentabilidad pueda ser utilizado en beneficio de la humanidad toda. Así de sencillo.

¿Ahora cómo explicamos esto?: el capitalismo en esa falta de rentabilidad que lo hace promover las peores lacras de la sociedad va creando una burbuja de capitales ociosos que amenazan con extender aún más la guerra y el uso de armas nucleares, en un combo terrible y sin ninguna solución de progreso posible.

¿Es posible otro camino? Si es posible, si esos capitales fueran dispuestos para realizar las obras que hoy la humanidad necesita pero que al modo de producción capitalista no le resultan rentables.

No estamos hablando de disponer de capitales para el desarrollo burocrático de los Estados a través de un capitalismo de Estados, estamos hablando de establecer en forma universal de un sistema impositivo basado en la circulación del dinero y en la aplicación universal de planes de desarrollo a través de las formas de producción más eficientes sin descartar ninguna, que atiendan, la salud, la educación, la vivienda, sacando de la marginalidad a millones de seres humanos e incorporándoles a un aparato productivo en desarrollo, nadie deberá vivir sin trabajar o a lo sumo dedicando el tiempo en el aprendizaje para ello.

Para esto es que necesitamos una medida única y universal monetaria para la economía, así como existe el metro, el kilo, el litro…

Y por supuesto que en esta tarea hay que incorporar todo el desarrollo intelectual que la humanidad ha acumulado, llevando al plano de la planificación estratégica de todo esto, todos los antecedentes democráticos que se han ido conquistando.

¿Es esto posible, o es solo un sueño irrealizable?, nosotros creemos basados en las mejores tradiciones que sí, que es posible, para lo cual es necesario poner manos a la obra, cuya tarea fundamental es la voluntad política que lo lleve adelante. No puede haber hoy ninguna organización social, política, religiosa que omita expresarse sobre esto, y a partir de allí todo es válido en propuestas que auguren un desarrollo del aparato productivo.

Ya no son más posibles planes nacionales, regionales e incluso continentales solamente, si estos no están supeditados a un interés humano universal. No ignoramos la existencia de políticas económicas nacionales e incluso continentales por parte de intereses particulares de sectores, en proyectos que no tienen posibilidades reales de desarrollo en el espacio en pugna en que actúan los conglomerados empresariales multinacionales que gobiernan realmente el mundo.

En el Uruguay los ejemplos son tremendos, y no sólo producto de una forma de hacer política que al país le viene haciendo daño desde hace mucho tiempo (desde que el batllismo desaparecido su creador perdió su rumbo, como certeramente lo analizaba el Dr. Carlos Quijano desde los editoriales económicos de «Marcha»), y porque además las propias multinacionales las conducen al fracaso. Usan y luego tiran aunque se trate de gobiernos y de realidades sociales que abarcan a millones de seres humanos. Es parte también de lo que analizamos, es la lógica que conduce a extender la guerra.

El espacio para desarrollar en avance la política económica que hoy necesitamos es el planeta todo, y necesariamente se van a solapar dos modos de producción uno ayudado a morir y otro ayudado a nacer.

Esto de ninguna manera significa borrar las nacionalidades –incluso, entre otras, las creencias religiosas–, por el contrario supone poner éstas al servicio del bien común, cambiando radicalmente lo que hoy se hace de ponerlas unos contra otras en beneficio de las políticas de la guerra.

Allá por 1848, Marx y Engels cerraban su magistral Manifiesto del Partido Comunista con la frase: «¡Proletarios de todos los Países, uníos!».

Sería terrible para la especie humana si hoy, 170 años después, no diéramos respuesta a este llamado en el que hoy se parte de la necesidad no ya de programas nacionales sino de un programa universal que ponga en manos de la gente el destino democrático de la humanidad.

Por supuesto, que debo pensar que muchos de mis lectores no aceptan el programa y el camino que propongo para estas ideas, lo mínimo que pido es que se debatan y que si estoy equivocado lo demuestren y propongan para el bien de todos un camino mejor.

Mejorar individualmente al ser humano, siempre es una tarea loable y es en definitiva una finalidad social, insuficiente si de mejorar la sociedad se trata, pues ésta requiere en su crisis de desarrollo, de medidas asumidas universalmente, giro en la gobernanza mundial con dos herramientas centrales: la moneda y los impuestos, lo que llamamos la tarea de ayudar a morir en paz a la predominancia del modo de producción capitalista, conquistar la democracia en las relaciones económicas del mundo.

Si por el contrario pensamos en primero cambiar al ser humano para cambiar luego a la sociedad, podemos llegar a la conclusión de que la guerra es inevitable. Ahora debemos admitir que la tarea insoslayable de construir la voluntad política del cambio ya es un avance en la transformación de cada uno de nosotros. Nuestra tarea es la de mostrar que esos objetivos son alcanzables, es más que es imperioso alcanzarlos.

Cuando se crearon las Naciones Unidas, el mundo pensó sanamente que era un instrumento a desarrollar, y con ese destino se crearon organismos de un enorme valor colectivo, pero pronto se comprobó el divorcio entre construcciones políticas, culturales, sociales… de interés general humanitario y un curso económico divorciado de esas intenciones. Hoy se trata de revertir esa situación, para lo cual es necesario un programa por medio del cual la sociedad pase a tener el control democrático de la economía.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 15 de abril de 2018.