ES COMUN LA CREENCIA….

ES COMUN LA CREENCIA….

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Es común la creencia de que en nuestro mundo occidental y cristiano los trabajadores tienen derechos que han conquistado con sus luchas, y que en el mundo oriental –China, Vietnam – no.

Esto tiene mucho que ver a como se ha venido dando el desarrollo del modo de producción predominante en el mundo.

La revolución francesa al influjo del libre comercio terminó por quebrar la estructura del feudalismo e implantar conceptos que comenzaron a universalizarse a diferentes ritmos en distintas zonas del planeta, nacía también una nueva organización empresarial que primero tuvo el marco de los Estados pero que luego los superó. Lenin advertía esto ya en 1916.

El Reino Unido fue la cuna de terribles explotaciones obreras, pero también fue la cuna de conquistas obreras que fueron saturando su propio desarrollo capitalista e exigiendo a los burgueses a buscar otros horizontes.

En el nacimiento de EE.UU. la cosa no fue sencilla, pero tal vez el hecho más importante que le permitió ser el nuevo centro del capitalismo y del libre comercio fue la enormemente costosa unidad nacional, en la que mucho tuvo que ver la visión de sus líderes pero también los adelantos tecnológicos como el desarrollo del ferrocarril uniendo todos sus confines.

Artigas, San Martín, Bolívar soñaron para esta parte del continente un desarrollo similar, pero fracasaron, los otrora viejos imperialismo lograron balcanizar.

Estamos asistiendo a la época en que un nuevo hecho histórico está cambiando el mapa económico del mundo. Ahora también EE.UU. siente los efectos de la saturación capitalista y junto con la vieja Europa instrumenta emisiones monetarias sin respaldo que están haciendo pagar al resto del mundo.

Entonces surge la pregunta: ¿Cómo es que el capitalismo logra desarrollarse en la zona en que China y Vietnam gobiernan con sus partidos comunistas? En esa zona el capitalismo reasume el libre comercio mundial y siente que arrastra a la economía del mundo por su índice de crecimiento lo que le permite que en esa zona las masas tengan un nivel de vida bastante superior por ejemplo que al nuestro en esta parte de América.

Ahora esto tiene un límite que es siempre el de la rentabilidad con la que se mueve el modo de producción capitalista en esta zona y hacia el resto de la humanidad.

Cuando afirmamos que la actual guerra de Rusia y Ucrania, es el intento de desahogo de la industria de la guerra con sede en prácticamente todos los países de mayor desarrollo, sabemos que no se nos entiende, entre otras razones porque de acuerdo a nuestro modesto conocimiento no se entiende que está pasando hoy con la economía del mundo.

Argentina por ejemplo –su gobierno- está intentando firmar un acuerdo con el FMI, que dentro de las coordenadas capitalista podría ser ventajoso para este gobierno así como también para el propio Fondo donde un descalabro en Argentina provocaría quiebras en cascadas.

Ahora el pueblo argentino no puede sentir entusiasmo por esto, es eternizar la pobreza, aun cuando el capitalismo podría retomar un cierto índice de reanimación.

¿Pero frente a ellos que se plantea?, ¿incorporarse a la zona de libre comercio –la mayor en la historia de la humanidad – que encabezan entre otros China y Vietnam?

Para hacerlo con éxito se necesita una integración de las organizaciones políticas, sindicales y sociales que estamos lejos que se encare. Eso es tal vez el mayor atraso de todo esto porque en la izquierda existe miedo, incertidumbre, el temor a lo desconocido.

¿Ahora existe otro camino posible, en países como los nuestros en que los ajustes monetarios envilecen el trabajo nacional y potencian las exportaciones de los grandes grupos del capitalismo?

El problema es con que programa se encara esto: nosotros no tenemos dudas hay que poner en discusión, la moneda única y universal y el impuesto sobre la base de la circulación del dinero haciendo invalida toda operación que no esté registrada donde la sociedad democráticamente lo determine, dando así muerte a los paraísos fiscales y permitiendo a la humanidad poner a trabajar a billones y billones de moneda fuerte que hoy se refugian en esos antros, siendo la base que estimula todas las lacras de la sociedad actual.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 6 de marzo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.