Fue una sensación amarga.

Fue una sensación amarga.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Fue una sensación amarga. No es lo que veo en forma habitual en la TV pero esa noche en canal 10 en Polémica en el bar, estaba el Presidente del Sindicato Médico y este explicaba las gestiones que se habían hecho por la vacuna rusa Spunik V, lo acribillaron y la verdad que no hizo una buena defensa de la gestión privada que habían hecho con el laboratorio Gamuleya de Rusia. Estaba presente Alberto Sonsol y aún vivía Andrés Abt. Sentí como un gobierno daba paso a su sectarismo político, el de los malla oro, como un Ministro de Salud Pública, que venía haciendo buena gestión daba paso a las presiones empresariales, en este caso utilizando el poder del Estado contra una iniciativa privada. Y así nos está yendo a todos, aunque el Presidente, -¡bien!- en un acto que no cayó nada bien a los rubios del norte, se comunicó con el Presidente comunista de China para salir del pozo en el que se había metido. Perdimos tiempo, hay responsabilidades, y así como se constituyó el GACH para la emergencia sanitaria, hoy hay que constituir un GACH para la emergencia económica y no me preocupa que la idea haya sido del senador Manini, no es esto en lo que discrepo con su accionar sino en el tema de los derechos humanos y el de no respetar una investigación de la justicia amparado en los fueros.

Mientras tanto Cuba que ha invadido tantos lugares del planeta con sus brigadas médicas, se apresta a concretar una verdadera hazaña en el campo de las vacunas. Esperemos que nuestro gobierno y todo el espectro político actúen con una amplitud de criterio que no tuvieron antes.

Jorge Aniceto Molinari.

Montevideo, 13 de abril de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.