Comentario de un amigo en Facebook.

Comentario de un amigo en Facebook.

Los últimos acontecimientos.

Dice un amigo en Facebook:

Indudablemente este gobierno no toma medidas en contra de las grandes corporaciones y los grandes capitales, incluyendo los bancos. Con referencia a los Bancos, este momento de crisis mundial, es la oportunidad propicia para aplicar el impuesto a las transacciones bancarias (Tasa Tobin). Con un pequeñísimo porcentaje que se aplique a cada operación bancaria (consultas, retiros, depósitos, transferencias, etc.), de cargo a la red bancaria de todo el planeta, se solucionan los problemas del mundo. Se recaudarían sumas de dinero tales que permitirían derogar todos los otros impuestos existentes. No sé, porque el Frente Amplio no lo propone. Algún país del norte de Europa lo aplicó (no tengo conocimiento de cual) y Mujica, en la ONU, lo mencionó. Después, lamentablemente, nada más.

Mi comentario:

Ahí junto con la moneda está el nudo del problema. ¿Por qué? Porque el grueso de las operaciones con dinero –comúnmente llamadas bancarias o financieras– se hacen por fuera de los bancos. Bastaría ver por ejemplo en el Uruguay lo relacionado con la actividad agropecuaria.

Los bancos intervienen en lo que se llama el blanqueo de capitales luego de lo que se llama lavado.

En el mundo aumenta constantemente el endeudamiento y los paraísos fiscales, a la vez que se produce lo que Marx analizaba como el constante agostamiento de la tasa general de ganancia.

Es un círculo vicioso, para la cual la industria de guerra –y porque no la de los medicamentos– alimenta una salida trágica. Pero en el barco estamos todos como lo muestra la actual epidemia de coronavirus.

¿Por qué entonces la importancia de un sistema impositivo basado en este tipo de impuesto? Porque obliga al registro de todas las operaciones con dinero, da muerte a los paraísos fiscales y pone a disposición de la sociedad una capacidad financiera para terminar con los principales problema que hoy la afectan, entre ellos el de la salud, hacer lo que al capitalismo ya no le es rentable.

¿Está la humanidad en condiciones de hacer esto ya?: , sin ninguna duda. Para ello hay que cambiar radicalmente la función que hoy cumplen organismos como el FMI, el Banco Mundial, la propia ONU. Hay que terminar con la joda de las distintas monedas y hay que entrar a organizar democráticamente la aplicación universal de una política de desarrollo social.

¿Es el fin del capitalismo? No, es el fin de su predominancia como ocurrió antes con otros modos de producción que no desaparecieron de golpe, pero abre las puertas a un desarrollo de la humanidad nunca antes conocido.

Por eso mi insistencia en el tema sin por ahora respuesta política a pesar de que mis notas se reproducen en varios lugares del mundo, y de que Mujica lo planteó en la ONU, sin que nunca más hablara del tema.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 31 de Marzo de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*