El Presidente en la Facultad de Medicina.

El Presidente en la Facultad de Medicina.

Lo que está haciendo el Presidente Luis Lacalle Pou no es sencillo. Encara un tema crítico en el mundo como la pandemia del coronavirus respaldado por el accionar de prestigiosos científicos, y una base que tiene el país que nos viene desde los tiempos de don José Batlle y Ordoñez y que los últimos gobiernos habían reforzado.

Pero la otra pandemia, la de la crisis irreversible de la predominancia del modo de producción capitalista en el mundo no la encara de la misma manera, si usufructuando la falta de respuesta programática de todo el espectro político nacional e internacional.

Ayer en la Facultad de Medicina cuando lo encaran sobre el presupuesto de la Universidad y el Hospital de Clínicas responde: «pero este no es un problema de ahora».

La respuesta si no fuera en el marco de las restricciones a los presupuestos aludidos sería totalmente válida.

Pero hay restricciones apostando a que la actividad agropecuaria reactive el país en los años próximos. Y ello es suicida para la mayoría de la gente, salvo para una pequeña minoría asociada al sector financiero en el campo.

El desafío para el Presidente si es consciente de ello es convocar de la misma manera que se ha hecho con el covid19 a los científicos a debatir el tema.

Claro que no es fácil la izquierda está paralizada en su elaboración programática, fenómeno que no es solo nuestro sino universal donde el capitalismo solo crece en aquellas regiones comandas por China y su entorno liderando el libre comercio y además siguiendo las orientaciones del Partido Comunista de aquellas regiones que nuestra izquierda hace como que no existiera.

Es muy bueno que se reclame, que el Presidente sea receptivo, pero es necesario parar la pelota como se dice en el fútbol y buscar abrir los espacios del razano miento colectivo.

No podernos seguir los pueblos del mundo con monedas que sean variable de ajuste en los ingresos de los trabajadores y con impuestos sobre el consumo, los sueldos y las pensiones. Además ahora haciendo economías en presupuestos que son vitales para el país.

El Uruguay no lo puede cambiar solo, como se demostró claramente durante los gobiernos progresistas, tampoco puede avanzar estatizando la economía, es necesario abrir el debate en el Uruguay y en el mundo sabiendo que en la democracia existen condiciones para hacerlo.

Jorge Aniceto Molinari.
Sábado, 26 de Septiembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *