20 de Mayo.

20 de Mayo.

20 de mayo, una fecha paradigmática en nuestras vidas, para nuestro Uruguay. No lo podemos negar. Es una fecha que vivimos con enorme preocupación. Nuestra deuda con el pasado, pero también con el presente y el futuro, es enorme y aún no la estamos saldando porque las dificultades que se oponen a la pública felicidad siguen siendo enormes y hoy en particular en medio del corona virus las incertidumbres aumentan y la crisis llega a grados insospechados.

No nos cansamos de escribirlo. Esto que hemos vivido y lo que estamos viviendo es en gran parte producto de la intervención de los servicios de EE.UU. Sin ellos la dictadura no hubiera sido posible, y que no se nos venga con el cuento de la guerrilla, que tanto dolor, sacrificios y sueños se llevó, en los hombros de gran parte de lo mejor de la juventud uruguaya, pero como dijera alguna vez Pepe Mujica: nos usaron.

EE.UU. llegó a ser luego de la segunda guerra mundial la principal potencia imperialista del mundo, el centro del capitalismo y del libre comercio mundial, hoy ya no lo es –la izquierda esto no lo analiza, no lo estudia, no lo comprende–.

El gobierno de la economía ha pasado de los Estados (EE.UU. entre ellos) a los complejos empresariales multinacionales que son hoy los que en pugna, por la tasa general de ganancias, lo hacen como lo previera Lenin en 1916 que iba a pasar.

Con una peculiaridad de que el centro del libre comercio y del propio capitalismo han pasado a China y su entorno, esta gobernada por el Partido Comunista.

Sin embargo hay un sector en los mandos privilegiados del otrora imperialismo yanqui que conservan los «servicios» hoy al servicio –valga la redundancia– de los fabricantes de armamentos, lo que hace pensar en la conservación de una estructura imperial totalmente carcomida por la crisis.

Nosotros no hemos pedido con la fuerza necesaria, que la humanidad toda conozca y juzgue los archivos del horror de los «servicios», que han significado y significan para nuestra América, que hoy siguen actuando incluso en ejemplos muy actuales como la última incursión en Venezuela.

La esperanza también surge porque en EE.UU. ese país que dio nacimiento, en medio del dolor, a fechas como el 1° de Mayo y el 8 de Marzo, se comienzan a mostrar señales liberadoras.

Por eso nuestra insistencia, hay que abrir todos los archivos, y hay que avanzar en un programa que una a toda la humanidad.

Jorge Aniceto Molinari.
Miércoles, 20 de Mayo de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*