La situación política en Uruguay.

La situación política en Uruguay.

Comienza a circular la idea de un referéndum contra la Ley de Urgente Consideración (LUC), un modo de nuevo de legislar que inauguró en la historia del país la coalición multicolor. No tenemos dudas de que la ley contiene aspectos que son regresivos.

Ahora desde el punto de vista del hacer político, no nos seduce la idea, que seguramente va a ser analizada en los ámbitos en los que desarrolla su actividad el movimiento popular.

Por ahora desde la izquierda política y sindical la orientación es la resistencia a la política de la multicolor y esta medida podría estar encuadrada dentro de esa lógica.

Hemos dicho en cuanta oportunidad hemos tenido a mano que no alcanza con resistir es necesario hacer una propuesta hacia el conjunto de la sociedad que tiene que abordar dos herramientas cruciales: la moneda y los impuestos.

Es con estas dos herramientas manejadas sin el control social que la derecha hace sus ajustes.

¿Cual es el problema que se plantea?: que son herramientas que corresponde al manejo que los Estados hacen con los organismos financieros internacionales.

El análisis de estas herramientas está para nosotros antes incluso que lo que puede provocar el retroceso por la aplicación de la LUC.

Para el movimiento político y para el movimiento sindical es una situación inmejorable, pues este es un problema que todos en el mundo están viviendo salvo aquellos países que en estas circunstancias comanda el libre comercio y comienzan a ser el centro del capitalismo mundial.

¿O es que alguien piensa que la salida a la crisis del corona virus que ha acelerado una crisis ya existente, puede resolver de otra manera que no sea un acuerdo internacional a nivel de los organismos financieros terminando con la joda de la monedas y de los paraísos fiscales?

Jorge Aniceto Molinari.
Lunes, 6 de Julio de 2020.

Asado.

Asado.

Así no; nos enojamos y criticamos que el Presidente de la República haya ido a una obra en construcción a comer asado con sus obreros. A mi parece bien. Como me parece bien que el «Coni» Hughes haya ido a comer un asado a la sede del Sunca. ¿Y Uds. dirán, que tiene que ver? Pues a mí me parece más peligroso lo que hace Hughes que denuncia la presupuestación de más de 200 trabajadores de Antel, y eso amerita que el gobierno los deje sin esa presupuestación.

A mí me parece bien que haya puntos permanentes de contacto, de intercambios, eso es la democracia.

Lo que sí me parece mal es que la crisis se profundiza aquí y en todo el mundo y nosotros no tengamos respuesta, como no la tiene el gobierno y la multicolor.

Y no hablamos de resistir para mantener las conquistas, que eso es una necesidad, sino analizar de donde deben provenir los recursos para atender las necesidades de la gente que de eso nadie habla, como nadie habla de la moneda y de los impuestos. Mientras una inmensa riqueza de estos países sigue saliendo hacia los centros financieros y paraísos fiscales como lo denuncian los propios organismos financieros internacionales.

Jorge Aniceto Molinari.
Sábado, 4 de Julio de 2020.

China.

China.

Tomado de Resumen Latinoamericano, 30 de Junio de 2020.

El 1 de julio se celebra el 99° aniversario de la fundación del Partido Comunista de China (PCCh).

Xi Jinping.

Resumen Latinoamericano. Martes, 30 de Junio de 2020.

Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, ha subrayado en muchas ocasiones que hay que «permanecer fiel a nuestra aspiración original y mantener firmemente nuestra misión en mente». Las siguientes son citas de algunas de sus frases destacadas.

La aspiración original y la misión de los comunistas chinos es buscar la felicidad para el pueblo chino y la revitalización para la nación china.

Xi Jinping.

Todo lo que hace el PCCh es por el bienestar del pueblo chino, la revitalización de la nación china, así como la paz y el desarrollo de la humanidad. El pueblo es la base y el alma del PCCh.

Para una persona o un partido político, la cualidad más apreciada es mantenerse siempre fiel a su aspiración original pese a todas las vicisitudes que afronten.

La clave para mantenerse fiel a la misión fundacional del Partido es la conciencia de enfrentarse a los problemas y el valor de llevar a cabo un autoexamen.

Siempre debemos recordar que nuestro Partido proviene del pueblo y tiene sus raíces en el pueblo, por lo que nunca debemos alejarnos del pueblo, volvernos indiferentes o ignorar sus dificultades.

Para seguir siendo la vanguardia de los tiempos, la columna vertebral de la nación y un partido de gobierno marxista, nuestro Partido siempre debe medirse con los más altos estándares.

Fuente: CGTN.

Enlace del artículo original en castellano:

https://www.resumenlatinoamericano.org/2020/06/30/china-el-1-de-julio-se-celebra-el-99-aniversario-de-la-fundacion-del-partido-comunista/

Sin duda un hueso duro de roer para los que han dado por muertas las ideas de los maestros y no valoran los esfuerzos que en todos lados se hacen para que estas ideas sean estudiadas y comprendidas. China no es un modelo sino un ejemplo de cómo avanzar hoy en el mundo cuando la predominancia del modo de producción capitalista ha entrado en una crisis irreversible.

Jorge Aniceto Molinari.
Miércoles, 1 de Julio de 2020.

El aparato productivo.

El aparato productivo.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Por nuestra formación intelectual y por la cultura en la que vivimos es natural que nuestros enfoques hacia la política siempre tenga como destinatario el rol que cumplen las estructuras que detentan el poder político y todos sus alrededores: el Estado.

Tomemos un ejemplo si se quiere paradigmático. En Octubre de 1917 (Noviembre para el calendario nuestro, ahora universalizado), llegan al poder político en la vieja Rusia el Partido de Lenin en un proceso conocido como la revolución bolchevique.

Un hecho de trascendencia tal que marca un antes y un después. Sin embargo el programa del partido que comandó esa revolución recién es asumido por la misma y por su líder, Lenin, en Abril de 1917.

¿Qué pasó? Porque después el proceso se dio de manera tal que ese programa parecía definitivo para todas las revoluciones de carácter socialista del futuro. Pareció ser el diferencial entre «reformistas» y «revolucionarios», y hoy todavía hay quienes dictan cátedra sobre esas diferencias y llegan a una conclusión diabólica: «socialismo es propiedad estatizada» y el que no lo admita es un reformista y aún peor un aspirante a burgués.

En el Uruguay por ejemplo a principios del siglo 20 se dio en uno de los Partidos tradicionales un proceso orientado por José Batlle y Ordoñez, que realizó en el Uruguay reformas sociales de avanzada para lo que era el mundo en ese momento, absolutamente compatibles con lo más avanzado del pensamiento social ecuménico.

La izquierda de ese entonces era a imagen y semejanza de la europea, e incluso las corrientes anarquistas que llegaron a estas orillas en el Uruguay muchos de ellos se incorporaron al «batllismo», y a su vez surgió una corriente de una primera crisis del Partido Socialista, que se identificó como Partido Comunista (1920), más definido por su apoyo a la revolución rusa, que con la derrota de la dirección de esta, luego de la muerte de Lenin (1924), fue durante años reducto del stalinismo hasta el proceso de 1955 en que Rodney Arismendi lidera un profundo cambio en su orientación y proceder y la vincula incluso con lo mejor del viejo batllismo, también con militantes anarquistas y trotskistas.

Que mucho tiene que ver con la creación de la central de trabajadores: la CNT, ahora luego de la dictadura PIT-CNT y del propio Frente Amplio. Experiencia inédita en el mundo que hasta ahora no se ha repetido en esas condiciones en ninguna parte.

Ahora volvamos a Marx: ¿que estaba pasando con el aparato productivo del mundo, base fundamental para dar sustento a la «política», en todo este tiempo?

El mundo estaba cambiando ya rápidamente, en 1916 vísperas del proceso de la revolución rusa y en plena primera guerra mundial Lenin («El imperialismo fase superior del capitalismo») advierte que la dirección económica del mundo tiende a pasar a los complejos empresariales multinacionales, y que sus políticas tienen una fuerza mayor que las de los propios gobiernos de los Estados.

Los imperialismos de esa época en crisis y en plena guerra tendían a reacomodarse a una nueva realidad. El centro del capitalismo, el Reino Unido, se venía saturando y de su seno surgían los principales elementos que formarían luego de la segunda guerra mundial un nuevo centro para el desarrollo capitalista, lo que conocemos hoy como EE.UU. con una conocida y trágica trayectoria imperialista en nuestra América.

Los historiadores oficiales privilegian las historias políticas de estos procesos, y poco la base económica que los determina.

Es por eso que hoy prácticamente no se habla ni se escribe como es que el centro del libre comercio en el mundo y el propio centro del capitalismo se han venido desplazando hacia China y su entorno gobernada por el Partido Comunista.

Las fantasiosas construcciones políticas que se fabrican sin tener en cuenta las consecuencias políticas del desarrollo de la economía nos presentan todos los días una posible nueva guerra mundial tomando en cuenta los comandos políticos de determinados Estados sin tener en cuenta que muchas veces se promueve la guerra y los enfrentamientos bélicos como desahogo a las economías de multinacionales cada vez más agobiadas por el agostamiento inexorable de la tasa general de ganancias.

Esto no quiere decir que las tragedias que hoy significan las guerras localizadas no se generalicen, el peligro existe y el mundo debe resolverlo abordando la crisis económica determinada por la crisis irreversible de la predominancia del modo de producción capitalista. Que esta predominancia muera en paz es un desafío para toda la humanidad que pasa esencialmente por abordar el programa para una transición a un modo de producción superior. Esto se llama introducir la democracia en las relaciones económicas globales que aún hoy no existe.

Mucho se ha argumentado justificándolo, que el stalinismo que se origina de la propia revolución, que fue una necesidad de defender las conquistas mediante el poder del Estado aunque para ello hayan tenido que asesinar a los propios dirigentes bolcheviques que comandaron la revolución.

Nosotros no nos afiliamos a esta tesis y por el contrario pensamos que lo más atrasado de la sociedad rusa encontró en Stalin y en el ingreso a filas bolcheviques de quienes no habían participado de la revolución un instrumento para hacerse del poder del Estado en la medida que los mejores cuadros de la clase obrera habían muerto en la guerra civil.

La acumulación primitiva de este capitalismo –de Estado– también costó sangre sudor y lágrimas.

Trotsky1 mismo siempre mantuvo como premisa la defensa de la existencia de la Unión Soviética como conquista de la revolución en plena guerra inter imperialista y aspiraba a cambios en su interior que no llegaron a concretarse.

La contradicción eclosiona luego en el tiempo cuando los capitalismos de Estados del llamado socialismo real son impotentes ante el desarrollo del capitalismo mundial que impone sus condiciones con el instrumento fundamental del mercado.

Pero como dice el tango: el mundo sigue andando y tampoco los llamados «Estados capitalistas» han podido condicionar y gobernar al capitalismo real que hoy tiene su centro de libre comercio y su propio centro desplazándose a China y su entorno.

La vida le ha dado la razón a Lenin, no a Kausky (teórico del super imperialismo), el problema es que aún hoy la izquierda no tiene programa para resolver la ecuación.

Está claro que no es estatizando que se la resuelve, aunque hoy la crisis del corona virus hace que hasta en Alemania se esté hablando de estatizar para hacerle frente, y que nunca las estatizaciones pueden ser descartadas como salidas coyunturales como lo fueron en las propias revoluciones socialistas que han ocurrido hasta la fecha.

Ahora el mundo necesita un programa que aborde la crisis –hoy acelerada por el corona virus– con un centro que es la necesidad de la toma de los organismos que dirigen la política económica del mundo: el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Es desde ellos que debe asumirse la moneda única y universal y que los impuestos sean sobre la circulación del dinero dando muerte a los paraísos fiscales y a los sistemas impositivos basados en el consumo, los salarios y las pensiones.

Es sobre la base de estos enormes fondos que debe planificarse el aparato económico del mundo, con eficiencia, y con un objetivo, en la salud, la educación, la vivienda y el trabajo pleno de toda la población mundial con eficiencia sin engorde de aparatos burocráticos estatales y dando digna sepultura a la rentabilidad que movió el aparato productivo durante todos estos años de predominio del modo de producción capitalista.

No es el fin del capitalismo como modo de producción como no lo fue la revolución francesa para el feudalismo, es si la muerte de su predominancia, y el abrir al mundo a una posibilidad de desarrollo en armonía con la propia naturaleza, que hoy no existe por la predominancia de ese interés capitalista movido por la rentabilidad, que pone en riesgos sus equilibrios de sustentabilidad.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 30 de Junio de 2020.

Nota:

1Cumplió un rol fundamental para el triunfo de la revolución rusa, tanto en la organización de la insurrección como en la construcción desde un tren, del ejército rojo, durante todo el periodo de la guerra civil. Junto a Bujarin, eran con Lenin los teóricos más destacados del Partido Bolchevique. Los dos, Trotsky y Bujarin, mantuvieron un profundo debate teórico con Lenin sobre las aplicación de las ideas de Marx en el desarrollo de la revolución, su lectura nos enseña hoy que las dificultades que tenemos ya estaban presentes en ese entonces, la vida porfiada en su desarrollo le ha venido dando la razón a Lenin, y hoy comprendemos mejor las causas de su derrota en 1924 y el rol actual que cumple China en el mundo.

A 47 años…

A 47 años…

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

A 47 años del golpe de Estado en 1973, se sigue dando al hecho sólo una dimensión nacional.

Lo decimos por enésima vez. Sin la intervención de los «servicios» de EE.UU. el golpe no se hubiera dado, como prácticamente en toda América, en la propia Cuba, donde el dejar hacer a la heroica guerrilla de Fidel, hicieron que se les fuera de las manos un movimiento que ellos calculaban sólo para derrocar a Batista.

Si bien ahora la crisis global del capitalismo ha hecho del «imperialismo norteamericano» un servicio de gendarmería de los complejos empresariales que gobiernan el mundo y que están desplazando el centro del sistema y el libre comercio hacia China y su entorno gobernada por el Partido Comunista, es bueno saberlo para hacer un reconto histórico más ajustado a la realidad.

Valorar lo realizado por el pueblo y sus organizaciones como la huelga general, es de enorme importancia, venimos de una rica historia donde ya a inicios del siglo 20 teníamos leyes de avanzada en el mundo, con José Batlle y Ordóñez y luego con los años, el propio partido Comunista del Uruguay fue diferente en el mundo a los partidos ganados por la concepciones estatistas del estalinismo que se excluían del proceso de la economía mundial en el que hoy si están incluidos países con fuerte origen estatista como China, Vietnam, la propia Cuba.

El Partido Comunista de Uruguay fue pilar en la construcción del Frente Amplio y de la CNT, instrumentos de centralización ciudadana y de avances que hoy se pueden exhibir ante el mundo frente al corona virus por ejemplo, como parte de un pueblo que valora sus principios, aún en la variedad de principios filosóficos.

Una enorme valoración a aquella lucha y a la vez hacer el esfuerzo por ubicarla en un contexto correcto, para poder entender los hechos y planificar el futuro.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 27 de Junio de 2020.

De actualidad.

De actualidad.

En mis funciones en el Banco Hipotecario (ingresé en 1961 y egresé en 1999) coincidí en el tiempo en la Institución con los ingresos realizados por Directores del Partido Nacional luego del restablecimiento democrático en 1985 de la Escribana Beatriz Argimón y la Doctora Ana Lía Piñeyrua.

Si bien en mi constante actividad gremial nunca tuve relación con dichas funcionarias me sorprendía la forma en que sus correligionarios blancos (hombres y mujeres) hablaban de ellas y no precisamente en términos elogiosos.

La escribana Argimón siempre me impresionó como dispuesta a la negociación, al diálogo, a intentar puentes y para mí eso era un hecho positivo.

Luego he constatado que en sus funciones políticas en el Partido Nacional ha provocado más reacciones negativas en sus propias filas que en las adversarias.

En el incidente sobre las pasantías en la Intendencia de Colonia, donde el rol fundamental de separar a Moreira lo jugó el Doctor Larrañaga (al que le bastó conocer los hechos para proceder), la condena que algunos blancos hacen a la escribana me parecen fuera de lugar.

Hasta llegar a esto de ahora que no creo llegue a la renuncia, pero es una mancha más que se agrega junto a la del Doctor Da Silveira por ejemplo, que cargan contra una gestión que en el tema de la pandemia viene siendo más que aceptable y en el plano económico no sorprende la Ministro porque se viene moviendo en los mismos parámetros que se movía el Cr. Astori. Sin embargo a nivel del pueblo se comienza a sentir más que antes que los ingresos no dan.

Sin embargo el futuro es preocupante porque además desde el Frente no solo no se hace una autocrítica sino que se pretende hacer normal una falta de programa para abordar la crisis económica de la que el país forma parte en la situación general del propio capitalismo.

Jorge Aniceto Molinari.
Jueves, 25 de Junio de 2020.

Para opinar.

Para opinar.

Copio y opino sobre esto que me llega por Facebook:


Cómo fue (?).


Cómo fue que pasamos tan rápido de aquel masón antitabaco y su contador mágico, y aquel otro viejo crack de las patas sucias y las uñas largas que andaba en un escarabajo, el que tenía una perra a la que le faltaba una pata, venerado en el mundo entero admirado por Kusturica, Noam Chomsky y hasta Aerosmith, Rockefeller también lamentablemente.


Como fue que pasamos de aquel gobierno con amigotes como Benedetti, Galeano, Vigliettti, Rosenkof, Aparaín y otros… A Fernando Cristino y sus amigos grabando videos de madrugada en la puerta de un boliche y pidiéndole a Larrañaga «en el cual confían, que le dé una mano a Fer».


Cómo carajos fue que terminamos tan tan rápido con el ministro del interior en Intrusos diciendo que con Susana Giménez no hubo «Excepcionamiento», con la Soja/Merca, con la vicepresidenta «aconsejando amablemente» a su «ahijado» que no hable más del dealer del presidente, admitiendo escuchas telefónicas ilegales, tráfico de influencias estructural, red de explotación sexual de menores, pedófilos, cabildantes sin comprensión lectora en el parlamento, subas en las tarifas en medio de una supuesta pandemia, seguros de paro, desocupación, aumento para jubilados por debajo de la inflación, escalada de violencia a todo nivel, y cada día una nueva perlita multicolor… (?).

Y todo esto con un blindaje mediático sin precedentes.

La puta madre, cómo fue que nos pasó algo así en tan poco tiempo?

Mi opinión:

Muy buena pregunta. Que también compartimos con países hermanos. La crisis irreversible de la predominancia del modo de producción capitalista tiene distintas formas de expresión pero abarca a todo el planeta.


Y la culpa no es de la gente sino de la falta de instrumentos programáticos para poder abordarla, es grave y necesita que se aborde de inmediato.
He dado de mil maneras cual es mi posición y a la vez he reclamado que los compañeros den la propia. ¿Votamos mal? Voté al Frente sabiendo que iba a perder porque siendo la mejor opción sus carencias eran cada vez mayores, y su orientación inaccesible para el común de la gente y eso a la larga se paga como está sucediendo ahora.


Que es lo que justifica tantos grupos: ¿el acceso a los cargos del Estado?, ¿qué es lo que justifica la crisis de los partidos que fueron siempre usinas de ideas? Primero fue el Partido Comunista y ahora el Socialista.

Acabo de leer la resolución del Comité Central del PCU del 21 de junio: ¡¡No caracteriza la crisis del capitalismo!! De ahí surge que se equivocó la gente con su voto pero no asume responsabilidades.


Compañeros den sus opiniones, es preferible equivocarnos entre nosotros porque la vida nos va a poner de nuevo en tareas política en la que se asuma la responsabilidad del porvenir de la gente.

Jorge Aniceto Molinari.
Martes, 23 de Junio de 2020.

El BID.

El BID.

Este episodio sobre la Presidencia del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), no debe pasar sin que se analice, y en esto comparto la preocupación del ex Presidente Sanguinetti.

En lo personal quiero compartir con mis compañeros y en particular con los compañeros del gremio bancario. A la salida de la dictadura, cada situación que se daba en la banca era propicia para que planteara una vez y otra también que el gremio como gremio (AEBU) buscara la opinión del BID y en particular la del contador Enrique Iglesias siempre muy vinculado al mismo. Tanto es así que un congreso de la Banca Oficial, este resolvió por unanimidad hablar con el BID sobre la situación del Banco Hipotecario, a lo que un apreciado dirigente me dijo: «sabes porque votamos esto, pues para que no rompas más las pelotas, porque nadie va a ir a hablar con el BID» a lo que respondí si sos el Presidente del gremio seguramente irás vos.

A fines de 1999, y el país en campaña electoral, el gremio publicó y difundió entre los candidatos un documento titulado: «El sistema financiero, asunto de Estado». El BID en la persona del Cr. Enrique Iglesias acusó recibo del documento e invitó a una delegación de AEBU a visitar el BID y el Banco Mundial en su sede en Washington, visita que se hizo en el 2000, y la delegación fue integrada por Eduardo Fernández, Juan José Ramos, Ángel Peñaloza, Cr. Julio Fornaro, Gustavo Weare y Leonardo Di Doménico. La visita fue de enorme valor –lamentablemente poco relatada por sus participantes– tanto es así que –es mi opinión– abrió el camino para que en la crisis del 2002 Juanjo y AEBU tuvieran parte del camino recurrido para poder negociar.

Hoy la situación es más complicada por eso la importancia de este hecho y me gustaría que mi gremio AEBU se expresara públicamente al respecto, no es un hecho menor.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 21 de Junio de 2020.

Dos herramientas: moneda e impuestos.

Dos herramientas: moneda e impuestos.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

Es una práctica que he asumido, que juzgo tiene buenos resultados, me permite analizar con profundidad los argumentos que pretendo rebatir y a la vez explicar los míos, que no es poca cosa en estos tiempos.

En estas circunstancias se trata de la argumentación de la economista venezolana Pasqualina Curcio que reproduzco en forma textual, con la que coinciden equívocamente –en mi criterio– muchos militantes de la izquierda.

Covid-19: polígrafo de estos tiempos. Pasqualina Curcio.

Mural simbolizando la bandera china.

Lunes, 15 de Junio de 2020. Red Angostura. Venezuela con Diosdado.

Pacqualina Curcio.Pasqualina Curcio.

Cual detector de mentiras, el covid-19 ha dejado en evidencia por lo menos dos fenómenos que se han venido sucediendo desde hace ya varios años: la decadencia del imperio estadounidense y el fracaso del capitalismo.


Decadencia del imperio estadounidense. Desde que finalizó la II Guerra Mundial, EEUU se perfiló y así se vendió como la gran superpotencia económica, militar, tecnológica y energética. Entre 1947 y 1991 y en el marco de una Guerra Fría sustentada en la Doctrina de Contención [del Comunismo] de Truman (1947), EEUU impuso su poder en el mundo. El Plan Marshall fue la carnada para incursionar sigilosamente en Europa Occidental y evitar la propagación del socialismo en esas tierras, claro que apoyado con su brazo armado, la OTAN (1949).

La principal arma utilizada por EEUU para imponerse ha sido el dólar, que desde 1944, en Bretton Woods, se decidió que fuese la moneda de referencia mundial. El haber otorgado el privilegio a un solo país de que su moneda rigiese todo el sistema monetario del planeta ha sido un grave error que hemos cometido como humanidad.

Pero es que la humanidad cometió un segundo error, y fue haber permitido que EEUU se desprendiese del patrón oro en 1971 y basara el precio del dólar, al cual seguían referenciadas el resto de las monedas, en algo tan etéreo y manipulable como la confianza/desconfianza. Un tercer error fue haberle permitido que se impusiera obligando a que todo el petróleo se comprase en dólares, lo que implicó graves consecuencias: la inundación de dólares en el mundo y el establecimiento de un sistema de compensación de pagos dominado por el país del norte, el Swift.


Hay que reconocerlo, fue la estrategia perfecta de dominación. Es por el poder del dólar que EEUU ha amenazado y chantajeado al mundo entero. Cuando los países no se doblegan a sus intereses, proceden a bloquearlos financieramente en el sistema Swift, y si tampoco les resulta, comienzan a atacar sus monedas y a manipular su precio referenciado al dólar.


Desde hace ya varios años, EEUU ha estado perdiendo ese súper poder, su economía ha perdido espacio y el dólar se ha venido a pique. Sus reservas internacionales no cubren ni siquiera el 2% de la exorbitante deuda externa y no les alcanzan ni para 2 meses de importaciones (por eso el desespero de abrir su economía en plena pandemia). Desde hace décadas, en EEUU es más lo que se importa que lo que se exporta, y su dependencia comercial sobre todo con China es cada vez mayor. No tiene el oro suficiente para respaldar su moneda y, por si fuera poco, desde hace rato se quedó sin reservas petroleras.


El covid-19 no sólo ha dejado en evidencia la debilidad económica de EEUU, que se manifiesta en la actitud prepotente y malcriada de su gobierno en plena pandemia, además, pareciera ser un catalizador del reordenamiento mundial que desde hace años se está gestando.


El mundo está avanzando hacia un orden multipolar basado en nuevas rutas, pero sobre todo con normas comerciales no impuestas por EEUU y que respeten la autodeterminación de los pueblos. Un orden con un sistema monetario reconfigurado en el que no volvamos a cometer el error de referenciarlo a una sola moneda, sino que sean varias, muchas. Un mundo en el que no sea solo el Swift la alcabala financiera sino que una gran variedad de sistemas de compensación de pagos esté disponible y que sea decisión de los Estados soberanos, cuál o cuáles utilizar.


Fracaso del Capitalismo. Otra gran verdad que ha puesto al descubierto el covid-19 es el fracaso del capitalismo y en particular del neoliberalismo (su expresión más salvaje). Fracaso que no es precisamente para la burguesía la cual no ha dejado de acumular y concentrar capitales durante todo el siglo XX y lo que va del XXI, sino para las clases asalariadas, que a pesar de que con su fuerza de trabajo han generado un aumento de la producción mundial de 1127% después de la II Guerra Mundial, la desigualdad y la pobreza han sido cada vez mayores.


En estos tiempos de pandemia ha quedado claro que son los 3.700 millones de pobres, o sea, la mitad de la población mundial, los que se han visto más afectados por el virus. El Banco Mundial en su reciente informe estima un aumento de 180 millones de pobres en 2020.


Paradójicamente y con profunda indignación, el mundo entero lee la noticia de que «desde el 18 de marzo de 2020 los multimillonarios estadounidenses se han enriquecido en US$ 565.000 millones, han aumentado 19% su riqueza desde que comenzó la pandemia» mientras 42,5 millones de personas han perdido sus empleos en ese país.


El covid-19 está mostrando las grandes contradicciones internas y debilidades en EEUU. No solo por su incapacidad para contener la propagación del coronavirus, sino por la exclusión, la discriminación, la pobreza y la represión que hemos estado mirando por la tele. Todas propias del capitalismo.


El neoliberalismo, cuyo sustento teórico es el monetarismo de Von Hayek y de su discípulo Milton Friedman, fue instaurado en 1970 en EEUU. En 1980 comenzó a permear en América Latina –el Pan Cóndor ayudó con la tarea–. Thatcher y Reagan lo impusieron en Europa a partir de 1980 con la llamada «Revolución Conservadora» y después de que Occidente, apoyado por Gorbachov, logró disolver en 1990 la Unión Soviética, impusieron el capitalismo en esas tierras. Lo disfrazaron de Glasnost y Perestroika.


Los resultados los mostramos en el gráfico que acompaña este escrito. La desigualdad en EEUU aumentó 40% (1970-2015), en Europa aumentó 30% después de la «Revolución Conservadora» (1980-2015) y en Rusia, 58% después de la Perestroika (1990-2015).


Las grietas del capitalismo. Lo más probable es que después de la pandemia el mundo siga viviendo, predominantemente, en capitalismo. Quizás el neoliberalismo sea sometido a una revisión, iniciativa que no surgió por el coronavirus, pues lleva tiempo siendo un planteamiento de los propios capitales que, con el propósito de salvar al sistema, se han planteado «reinventarlo». Están preocupados por la exorbitante desigualdad no por un asunto de filantropía, sino porque atenta contra el propio capitalismo en la medida en que mayor desigualdad implica más pobreza y bajos niveles de poder adquisitivo impidiendo un mayor crecimiento económico y acumulación. Lo han planteado en los recientes Foros Económicos Mundiales realizados en Davos.


No es que la «revisión del neoliberalismo» esté mal, pero no es la solución. Son las relaciones sociales del proceso de producción basadas en la propiedad privada de los medios de producción, y con ella la explotación del trabajador, las verdaderas causas de la desigualdad. No caigamos en la trampa.


Seamos realistas, el capitalismo nos acompañará por un buen tiempo, aunque cada vez más agrietado. La pregunta que debemos plantearnos es ¿cómo aprovechar sus grietas para avanzar hacia un mundo más justo y más humano?

Enlace del artículo original en castellano:

http://redangostura.org.ve/?p=4976

Mi análisis:

Siempre leo con atención y respeto los análisis de la economista Pasqualina Curcio y parto de la base de que su intención es buscar lo mejor para el querido pueblo de Venezuela. No comparto el enfoque que da a los temas que encara.

El rol de la moneda o de las monedas nunca puede sustituir el análisis de lo que pasa con el aparato productivo. Primero fue el trueque y luego el ser humano encontró en los metales preciosos la posibilidad de tener una mercancía para el canje, que con el tiempo ha sido sustituido por el papel moneda y ahora por los valores asignados por las autoridades monetarias correspondiente.

Es cierto que las maniobras con las monedas han sido todo un capítulo que se jugó y se juega en todo el mundo. Pero también es cierto que directamente sobre ello incide el desarrollo del aparato productivo.

Hasta la segunda guerra mundial el centro del capitalismo, del libre comercio y de las acciones imperialista era el Reino Unido, a la salida de la segunda guerra mundial la saturación del capitalismo inglés dio paso al desarrollo de un nuevo centro, del libre comercio, del capitalismo y del desarrollo imperialista, pero ya en el mundo el poder económico comenzaba a desplazarse de los Estados a los complejos empresariales multinacionales preocupados por la afectación de la baja de la tasa general de ganancia, que había incidido en las guerras imperialistas y ahora comenzaba a incidir en las nuevas crisis.

¿Por qué EE.UU. logró que no prosperara la propuesta de Keynes de moneda única universal a la salida de la segunda guerra mundial? Porque los nuevos imperialistas veían en el manejo de la moneda una posibilidad directa de diferenciar su producción en el mundo, y además de tener como una de sus armas el manejo de la misma.

¿Cuántas devaluaciones se hicieron en nuestros países para ajustar los ingresos de la población trabajadora mientras los burgueses cada vez más atados al mercado mundial y al rol de EE.UU. operaban en dólares?

Hemos asistido en estos tiempos a la debacle de EE.UU. en su rol imperialista y a que los complejos empresariales multinacionales buscaran un nuevo centro para su desarrollo, y para el propio libre comercio, dándose la contradicción de que ese centro ha comenzado a ser China y su entorno gobernada por el Partido Comunista, que ha utilizado la base estatizada de su economía para vincularse al desarrollo económico universal de estos complejos.

¿Ha hecho mal el Partido Comunista chino en aplicar esta política? Pensamos que no, y que aún con sus problemas en el crecimiento interno ha sido fiel al pensamiento de los maestros. Porque hay una cosa que Marx enseña y es que el curso de la economía es la que determina toda la otra superestructura de la sociedad y la economía tomada globalmente es siempre más poderosa que lo que pueda hacer cada Estado y ellos se prepararon para crecer junto con la economía del mundo.

Pero el capitalismo no va a desaparecer por un enfrentamiento con otro modo de producción, y más aún cuando ese otro modo de producción no es otra cosa que capitalismo de Estado. Va a desaparecer dando razón a Marx por el agotamiento de sus posibilidades medidas en la posibilidad de rentabilidad en su accionar productivo.

Pero aún así lo que la humanidad hoy necesita es que muera su predominancia, para que la sociedad pueda liberar las fuerzas que hoy están contenidas en el chaleco de fuerza de la rentabilidad y de las especulaciones de las burguesías nacionales.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 17 de Junio de 2020.

El asesoramiento científico.

El asesoramiento científico.

(Abordando eso gris, que parece la teoría).

El gobierno uruguayo que preside el Dr. Luis Lacalle Pou, ha afrontado la crisis que afecta al mundo del corona virus, buscado el asesoramiento de un grupo destacado de científicos que son patrimonio del país. Ha realizado además los contactos necesarios a nivel político para que su accionar esté debidamente respaldado.

No ocurre lo mismo en el plano económico, aún cuando de entrada comenzó dando una señal mencionando las enseñanzas de John Maynard Keynes a sugerencia de la Ministro de Economía Economista Azucena Arbeleche, recordemos que fue Keynes el que a la salida de la segunda guerra mundial propuso que el mundo fuera a una moneda única y universal.

Todas las señales indican –es de lamentar– que no se va a ir por el mismo camino, y en ese terreno todo lleva a actuar en función de las presiones de los sectores de la economía que exigen recuperar su «ventaja» –que alegan perdida durante los gobiernos del Frente Amplio–, sobre la base de achicar ingresos de los sectores asalariados y pensionarios, con un efecto directo, constriñendo el mercado interno. Política que aplicada nos introduce como ya sucede en otros países en un difícil campo de inestabilidad social.

¿Descarta el gobierno en este plano tener un asesoramiento de la misma magnitud en el terreno de la economía? La propia postura de la oposición parecería conducir a que se busque más confrontar que llegar a un razonamiento común en este plano que entre otras cosas implicaría ubicar al Uruguay buscando salidas universales de la que son responsable los organismos financieros internacionales. Eso en lo que tanto hemos insistido del planteamiento de Mujica en la ONU (Septiembre del 2013) que sorprendió, del que nadie se dio por enterado y el propio Mujica abandonó.

¿Qué es lo que hay hoy en concreto? La primer medida fue de solidaridad obligatoria para los sectores de la actividad pública y de las jubilaciones de determinados sectores vinculados a ellas; fue una clara señal.

Ahora se anuncia un segundo paso: la congelación de los salarios para la actividad privada, que es en definitiva congelación para los sectores sindicalizados, pues todo el mundo sabe que las remuneraciones de la actividad privada son realizadas de acuerdo a objetivos empresariales, absolutamente discrecionales, en línea con el grado de confianza en la pirámide empresarial.

En un intercambio con compañeros de AEBU (sindicato bancario) decíamos lo siguiente: «En Aebu por la característica de nuestro trabajo, en lo personal jubilado, fui delegado titular por 11 años en el Consejo Honorario de Caja Bancaria (2005-2016) hay compañeros que conocen bien el tema. Lamentablemente poco o nada se debate aún cuando la crisis lo va a traer a primer plano. No se trata de grabar el gran capital, ni siquiera de gravar el capital pues en este sistema, el capitalista, descarga siempre sobre lo que produce el costo y cuando este anula su rentabilidad busca otro horizonte u otro país. El problema por lo tanto no tiene solución nacional. Hoy por ejemplo todo el sistema impositivo recae sobre el consumo (60% del presupuesto con una importante evasión) sobre los salarios y sobre las pensiones (jubilaciones). ¿Entonces como ponerle el cascabel al gato? Existe un sistema jurídico que permite que los capitales circulen libremente y que cuando hay que reclamar un pago por cualquier tipo de incumplimiento puedan recurrir al poder judicial. ¿De qué se trata entonces? Hacer que el sistema impositivo opere sobre toda la circulación del dinero, haciendo no legal toda transacción que no esté debidamente registrada donde la sociedad democráticamente lo determine. Esto supone la muerte de los paraísos fiscales y el control de la sociedad sobre todas las lacras sociales. Para ello se necesita que el dinero tenga una única medida universal, como lo es el litro, el metro, el kilo, los más comunes. Supone que se eliminen los impuestos al consumo, a los salarios y a las pensiones».

«La crisis es tan grande que este camino es inexorable y no existe otra alternativa, para que los organismos financieros internacionales tengan los instrumentos necesarios para reactivar toda la economía sobre la base de las necesidades de la gente en un marco de eficiencia, no burocratización pero dejando de lado la rentabilidad capitalista que hoy está impidiendo la actividad productiva».

«¿Esto se puede hacer?: si se puede hacer ya, los medios técnicos existen, falta la voluntad política que lo ejecute, de la que deben formar parte nuestra AEBU y el PIT-CNT, y también los que políticamente estén comprometidos con la suerte de la gente».

La crisis económica es irreversible, pega directamente sobre la predominancia de un modo de producción que se mueve en función de su rentabilidad, y más allá de los sube y baja de los valores bursátiles la realidad es que en EE.UU. se indica que ya hay 42 millones de desocupados, en el último índice algo bajó aunque podría atribuirse a un efecto rebote –por citar el ejemplo más paradigmático– y si bien en las emisiones de dólares y euros, Europa y EE.UU. se asocian para descargar la crisis sobre el resto de la humanidad, la verdad es que eso tampoco ya les va alcanzando.

Entonces no estamos hablando de un asesoramiento científico similar al que se ha recurrido para el corona virus, sino además del inicio de uno mayor, de relación de Uruguay con el mundo, que permita abrir el debate que hoy está cerrado hecho que nos conduce a una tragedia.

¿Será capaz Luis Lacalle Pou de dar este paso?, ¿Es consciente del desafío? ¿Se está ayudando desde la izquierda a abrir este camino?: por ahora no, y lo que es más grave es que sólo se ve como centro la administración del Estado y no la profundidad de la crisis económica que exige salidas ecuménicas.

Por otra parte en otro comentario este referido a un editorial de AEBU llamando a movilizarse decíamos:

Dice el editorial: «Una movilización que enfrente las tendencias concentradoras de la riqueza que profundizan las desigualdades y la exclusión. Una movilización que parta desde la acción solidaria que sostiene ollas populares para colaborar con los más desprotegidos, al tiempo de promover la negociación colectiva, la defensa del salario y los puestos de trabajo. Una movilización firme y responsable, porque la emergencia es la gente».


Esto dice el editorial de AEBU y lo compartimos. Lo que no compartimos es que las tendencias concentradoras de la riqueza se puedan combatir en el marco de un Estado. Es más, con todo lo que se hizo durante los 15 de años de Frente Amplio la concentración de la riqueza continuó, con el agravante que habiéndose puesto control al movimiento del capital financiero este en su mayor parte continuó operando por fuera del control bancario y sin que el país pueda ir más lejos de lo que fue.

Además, habiéndose hecho un manejo mesurado de la moneda, se ha dejado libre el camino para que con sólo un movimiento cambiario se opere el ajuste a la baja de los salarios y las pensiones, sin que el pueblo tenga un instrumento de defensa.


Por otro lado se han acentuado los impuestos sobre el sector de la sociedad que el propio Frente Amplio centró sus ingresos presupuestales, el IVA y los impuestos a sueldos y pensiones y en particular castigando al sector estatal.

No hay ninguna razón válida para que el movimiento obrero no se dirija a sus pares en el mundo planteando este problema que hoy es la otra gran pandemia que tiene que soportar la humanidad y es la del permanente deterioro de las condiciones del trabajo asalariado.

Jorge Aniceto Molinari.
Montevideo, 6 de Junio de 2020.